29 mayo, 2007
Pantalla completa Reproducir
1 de 2

Caracas. EFE, Reuters y AFP. Manifestantes chocaron ayer con la Policía en varias ciudades venezolanas, en una jornada de protestas violentas contra el gobierno por no renovar la concesión a la televisora RCTV, horas después de que la cadena apagara la señal por la que emitió durante 53 años.

Cuatro estudiantes fueron heridos de bala en la Universidad de Carabobo, en la central ciudad de Valencia, en medio de manifestaciones contra la decisión gubernamental de no renovar la licencia de transmisión del canal privado Radio Caracas Televisión (RCTV).

El ministro del Interior, Pedro Carreño, informó desde una guarnición militar en Carabobo de que hubo “enfrentamientos” en las escuelas de Educación e Ingeniería de la casa de estudios de esa entidad, en los que cuatro estudiantes resultaron lesionados.

Carreño también dijo que las protestas registradas ayer en Caracas y otras ciudades venezolanas forman parte de un presunto “plan opositor” que busca utilizar el caso de RCTV como “filón para atentar contra la paz y la seguridad ciudadana y del Estado”.

Cacerolazo. En horas de la noche se escuchó un “cacerolazo” en zonas de clase media y barrios populares en Caracas, mientras grupos de jóvenes levantaban barricadas de protesta.

Varios centenares de estudiantes de diversas universidades de Caracas se concentraron ayer en el barrio de Chacaíto en nombre, dijeron, de la “libertad de expresión” y en apoyo al canal pionero de la televisión venezolana.

La concentración, al principio pacífica, se vio empañada por la violencia cuando un grupo de jóvenes intentó dirigirse hacia la vía principal del barrio, la avenida Francisco de Miranda, lo que generó una respuesta policial con el lanzamiento de gases lacrimógenos.

También se reportaron manifestaciones estudiantiles en Barcelona (220 kilómetros al este de Caracas) y San Cristóbal (650 km al suroeste de la capital).

RCTV, decana de la televisión venezolana con 53 años en el aire, dejó de transmitir a la medianoche del domingo, luego de que el gobierno del presidente Hugo Chávez decidió no renovar su concesión, argumentando razones técnicas.

La televisora era la única de señal abierta y de alcance nacional que mantenía una línea editorial de oposición.

En su lugar, el Estado venezolano lanzó ayer la nueva televisora TVes, dedicada principalmente al entretenimiento, aunque también tendrá un noticiero.

La “línea informativa” del nuevo noticiero “viene dada por el consejo directivo del nuevo canal 2, con base en el Código de Ética del Periodista Venezolano”, precisó la información de la estatal Agencia Bolivariana de Noticias (ABN).

De acuerdo a la programación de la primera semana de TVes, el noticiero tendrá dos emisiones, una matutina y otra nocturna.

La programación de la nueva emisora pública también “incluirá gastronomía, información, opinión, deportes, dramáticos, infantiles y música, entre otros géneros”, de acuerdo con ABN.

El canal opositor que subsiste es el de información 24 horas Globovisión, cuya señal en abierto llega sólo a Caracas y a la tercera ciudad del país, Valencia, y es difundida también por cable.