AFP. Hace 6 días
Ceremonia de inauguración de la nueva embajada estadounidense en Bagdad, el 5 de enero del 2009.
Ceremonia de inauguración de la nueva embajada estadounidense en Bagdad, el 5 de enero del 2009.

Washington. Estados Unidos ordenó este miércoles el retiro de su personal diplomático no imprescindible de la embajada en Bagdad y del consulado en Erbil por “una amenaza inminente” en “conexión directa con Irán”, en medio de tensiones crecientes entre Washington y Teherán.

Horas después del anuncio, uno de los funcionarios del Departamento de Estado, se refirió a “las milicias iraquíes bajo el mando y control de la Guardia Revolucionaria de Irán”, el ejército ideológico de la República Islámica de Irán, como una amenaza “real”.

Estados Unidos ha incrementado la presión sobre Irán en los últimos días, acusándolo de planear ataques “inminentes” en la región y reforzando su presencia militar en el Golfo.

“Numerosos grupos terroristas e insurgentes están activos en Irak y atacan regularmente tanto a las fuerzas de seguridad iraquíes como a los civiles”, escribió el Departamento de Estado en una advertencia para los viajeros.

“Las milicias sectarias antiestadounidenses también pueden amenazar a ciudadanos estadounidenses y compañías occidentales en todo Irak”, agregaron las autoridades.

En la tarde del miércoles, fuentes del Departamento de Estado detallaron que hay “múltiples flujos de amenazas directamente relacionadas con Irán”.

El año pasado, Estados Unidos cerró su consulado en la ciudad de Basora, en el sur de Irak, donde impera la ley tribal y abundan los grupos armados, culpando al “fuego indirecto” de las fuerzas respaldadas por Irán y advirtiendo a su rival de represalias por cualquier daño.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, realizó la semana pasada un sorpresivo viaje a Bagdad para fortalecer los lazos con Irak mientras despliega su “máxima presión” contra Teherán, archirrival de Estados Unidos, pero aliado de Irak.

Pompeo dijo entonces a periodistas que había hecho el viaje por una “escalada de la actividad” de las fuerzas iraníes y afirmó que la amenaza de ataques era “muy específica”.

En Bagdad se reunió con el presidente Barham Saleh y con el primer ministro Adel Abdel Mahdi, con quienes conversó de “la importancia de que Irak garantice que es capaz de proteger de manera adecuada a los estadounidenses en su país”.

Pero Rusia, un importante puntal de Teherán, considera que la crisis actual se remonta a la decisión de Washington de retirarse del acuerdo nuclear con Irán.

El Kremlin expresó sus preocupaciones sobre que las tensiones sigan subiendo. “Hasta ahora hemos constatado una sostenida escalada de las tensiones en torno a este tema”, manifestó el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, un día después de que Pompeo se reunió con el presidente ruso, Vladimir Putin.

El funcionario indicó que le entristecían las decisiones tomadas por Irán, aunque argumentó que Washington provocó a Teherán.

Irán, gobernado por clérigos chiitas, tiene mucha influencia en su vecino, especialmente en la zona con mayoría chiita del sur de Irak.

El asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, advirtió de que Washington respondería de forma implacable a cualquier ataque de Teherán.

El lunes, una serie de ataques de origen desconocido en la región del Golfo atizaron la tensión. Ni Arabia Saudí ni los Emiratos Árabes Unidos, dos aliados muy cercanos a Estados Unidos, han precisado la naturaleza de los ataques.

¿Cuánta amenaza?

El Pentágono informó de que desplegaría varios bombarderos B-52 con capacidad nuclear a la región en respuesta a señales “claras y recientes de que las fuerzas iraníes y sus aliados están elaborando preparativos para un posible ataque a las fuerzas estadounidenses”.

El martes, el general británico Chris Ghika, portavoz de su país en la coalición internacional en Irak y Siria, manifestó que “no se ha agravado la amenaza que representan las fuerzas proiraníes en Irak y Siria”.

El mayor general Christopher Ghika, de la coalición internacional en Irak, negó que se haya dado un aumento de la amenaza iraní en la región.
El mayor general Christopher Ghika, de la coalición internacional en Irak, negó que se haya dado un aumento de la amenaza iraní en la región.

Tanto el líder iraní, el ayatolá Alí Jamenei, como Pompeo han bajado el perfil a los temores de que sus países se encaminen a un conflicto.

Jamenei expuso a los funcionarios iraníes que la pugna “no es de carácter militar porque no va a haber ninguna guerra”.

Pompeo, por su parte, afirmó ante losrusos en el balneario de Sochi que Estados Unidos en lo fundamental “no busca una guerra con Irán”.

Peskov comentó de todas formas a los periodistas “que con Pompeo no hay garantías”, y “que hay una situación obvia que desafortunadamente está en escalada”.