1 mayo, 2014

Washington. AFP. Al menos 35 muertos dejaron los tornados y las fuertes tormentas a lo largo de seis estados de Estados Unidos, dijeron ayer medios norteamericanos, mientras millones de residentes del sur y este del país se preparaban para un empeoramiento de las condiciones climáticas.

Alrededor de 75 millones de personas habitan en las zonas de riesgo que podrían ser afectadas por fuertes tormentas de vientos y tornados, según los reportes del Servicio Nacional de Meteorología.

Se trata de los estados de Misisipí, Alabama y Tenesí, donde el lunes murieron al menos 17 personas, y Arkansas, Iowa y Oklahoma, donde fallecieron las otras 18 el domingo anterior.

Las fuertes lluvias causaron ayer fugas de gas en Piedmont Street, en un vecindario de la ciudad de Pensacola, Florida. | AFP.
Las fuertes lluvias causaron ayer fugas de gas en Piedmont Street, en un vecindario de la ciudad de Pensacola, Florida. | AFP.

El organismo dijo ayer que se esperan tormentas eléctricas fuertes en el sur de Misisipí, el oeste de Alabama y el este de Luisiana.

Los gobernadores de Alabama y Georgia declararon el estado de emergencia en sus jurisdicciones.

Víctimas. Entre los muertos, se halla el estudiante de la Universidad de Alabama John Servati, quien pereció por salvar a su novia de la caída de un muro y que, de otra manera, la hubiera aplastado, informó The Clarion-Ledger.

“Llamé a mi entrenador cuando me enteré esta mañana; quedamos aturdidos por un momento”, manifestó un amigo de la víctima, Colton Fremont.

“Era surrealista oír que se había muerto uno de mis mejores amigos de toda una vida”, agregó.

Residentes de Tupelo, en Misisipí, hurgaban entre los escombros de sus viviendas y comercios que quedaron destruidos.

El tornado que arrasó Louisville, Misisipí, fue, de acuerdo con los primeros informes meteorológicos, de categoría EF4; es decir, muy intensa. Tuvo vientos de una velocidad entre los 265 y 320 km/h.