3 agosto, 2015

San Salvador. AP. Seis cabecillas de una pandilla que se encontraban presos en una cárcel de máxima seguridad se fugaron el domingo tras haber sido trasladados a la estación de la Policía para ser presentados ante un tribunal en una ciudad del este de El Salvador, informaron las autoridades.

Los reos fugados, que de acuerdo con las autoridades son los cabecillas del grupo Mirada Loca de la pandilla Mara Salvatrucha (MS 13), fueron identificados como Daniel Antonio Ramírez, alias Spider; Lorenzo Antonio Rodríguez, el Abuelo; Juan José Guevara, Moisés Ernesto Escamilla, Skyper; Wilfredo Vásquez Girón, el Duende, y Miguel Enrique Madrid Mendoza, el Terrible, quienes eran procesados por homicidio agravado y extorsiones.

Los pandilleros se hallaban presos en el centro penitenciario conocido como Zacatraz, 56 kilómetros al este de la capital, pero hace 15 días fueron trasladados junto a otros pandilleros a la estación de la Policía Nacional Civil de San Miguel, a 135 kilómetros al este de San Salvador, para presentarlos ante un tribunal especializado donde estaban siendo procesados.

A Zacatraz son enviados los cabecillas de las pandillas y otros delincuentes de alta peligrosidad, donde pierden beneficios penitenciarios y no tienen contacto con el exterior.

La Fiscalía General de la Republica confirmó la fuga y ordenó la detención de los policías que custodiaban a los pandilleros, y también giró instrucciones para investigar a las jefaturas de la Policía en San Miguel.

Según las primeras investigaciones, los pandilleros cortaron los barrotes de una ventana a tres metros de altura.

Pandillas paralizaron el servicio de buses la semana anterior. | AFP
Pandillas paralizaron el servicio de buses la semana anterior. | AFP

El director de la Policía, Mauricio Ramírez Landaverde, dijo que ordenó una investigación para deducir responsabilidades y que también se había iniciado la persecución de los fugados.

Según las autoridades, los pandilleros tienen presencia en gran parte de El Salvador y están involucrados en la mayoría de crímenes que se cometen a nivel nacional. El 70% de los homicidios es atribuido a las maras o pandillas. El 2014 cerró con 3.942 homicidios en el país, 1.429 más que el año anterior. Estados Unidos declaró a la Mara Salvatrucha una organización criminal transnacional.