AFP, AP. 13 julio

Washington. Un grupo de 12 agentes rusos de inteligencia fueron inculpados por el pirateo informático de correos electrónicos del partido Demócrata en 2016, anunció este viernes el Fiscal General Adjunto de Estados Unidos, Rod Rosenstein.

El fiscal general adjunto de Estados Unidos, Rod Rosenstein, habla sobre los agentes rusos inculpados durante una conferencia de prensa en el Departamento de Justicia, el viernes 13 de julio de 2018 en Washington.
El fiscal general adjunto de Estados Unidos, Rod Rosenstein, habla sobre los agentes rusos inculpados durante una conferencia de prensa en el Departamento de Justicia, el viernes 13 de julio de 2018 en Washington.

La denuncia fue elaborada por el Fiscal Especial Robert Mueller, quien conduce una investigación sobre la alegada injerencia de Rusia en la campaña para las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2016.

El anuncio de estas inculpaciones se conoció a pocos días de la reunión que el presidente Donald Trump mantendrá con el mandatario ruso, Vladimir Putin, en Helsinki, el próximo lunes.

De acuerdo con Rosenstein, los 12 agentes rusos de inteligencia fueron inculpados por “conspirar para interferir en las elecciones presidenciales de 2016”, incluyendo el pirateo de los correos internos del partido Demócrata.

Por ello, 11 de los agentes fueron también inculpados por “conspirar para invadir computadoras, robar documentos, y distribuir documentos con la intención de interferir” en la elección.

El agente restante fue acusado de “conspirar para infiltrarse en computadoras de entidades en la administración de elecciones”.

De acuerdo con Rosenstein, él mismo informó a Trump sobre las inculpaciones antes de formular su anuncio de este viernes.

Es el señalamiento más claro hasta ahora de que Rusia intentó interferir en las elecciones norteamericanas. Las agencias de seguridad estadounidenses han coincidido en que Rusia trató de ayudar a la campaña de Trump y perjudicar a la demócrata Hillary Clinton.

El fiscal Mueller investiga denuncias de que hubo coordinación entre los rusos y los allegados de Trump para manipular las elecciones. Sin embargo, en este proceso judicial no se acusa a ningún allegado de Trump de participar en ese hacking, o de estar en contacto alguno con esos funcionarios rusos. Tampoco se denuncia que el conteo de votos fue manipulado.

Aun así, Rosenstein dijo que la Internet "permite a gobiernos extranjeros atacar a estadounidenses en formas inusitadas. Unas elecciones libres son algo preciado por todas las naciones, y siempre tendremos adversarios que tratarán de exacerbar las diferencias nacionales para confundirnos, dividirnos y conquistarnos”.

Antes de este reciente anuncio, 20 personas y tres empresas habían sido acusadas en la pesquisa conducida por Mueller. Entre ellas están cuatro responsables de la campaña de Trump o de su presidencia, tres de los cuales se han declarado culpables y han accedido a cooperar con la averiguación, y 13 rusos acusados de lanzar una potente campaña por las redes sociales a fin de influir en la campaña electoral.

Horas antes del anuncio, Trump lanzó otra diatriba contra la investigación de Mueller, quejándose de que le impedía forjar mejores relaciones con Rusia. Trump y Putin se reunirán el lunes en Helsinki en Finlandia, un encuentro que fue solicitado por el mismo Trump.