Política

Fiscalía abre computadora y celulares del presidente Carlos Alvarado por caso UPAD

Este lunes empezó la diligencia judicial de apertura de los dispositivos tecnológicos decomisados, el 28 de febrero de 2020, en Casa Presidencial

La fiscala general, Emilia Navas, allanó Casa Presidencial el 28 de febrero de 2020, para determinar si la Unidad Presidencial de Análisis de Datos (UPAD) accedió a datos confidenciales de los habitantes.

La Fiscalía General de la República abrió este lunes dos teléfonos y una computadora decomisados al presidente Carlos Alvarado, el 28 de febrero de 2020, durante un allanamiento a Casa Presidencial.

La diligencia es parte de la investigación para determinar si la Unidad Presidencial de Análisis de Datos (UPAD) accedió a información confidencial de los habitantes.

Además de los teléfonos y la computadora, la Fiscalía también accedió a un par de llaves mayas, informó la fiscala general, Emilia Navas.

El proceso de extracción del material contenido en los dispositivos se extenderá al menos por dos semanas.

“Ya se empezó a hacer el respaldo de la computadora y estamos cargando los teléfonos, para poder hacer el respaldo de ellos”, comentó la fiscala.

Según Navas, como en el momento del allanamiento se decomisaron dispositivos de distintas personas, estos se irán abriendo de acuerdo con un orden indicado por la Sala de Casación Penal.

Los siguientes dispositivos móviles en ser revisados serán los pertenecientes a Víctor Morales Mora, ministro de la Presidencia en el momento del allanamiento.

Por el caso de la UPAD son investigados el presidente Alvarado, Morales Mora, y el entonces viceministro de Planificación, Daniel Soto Castro.

También son investigados los analistas de datos Alejandro Madrigal Rivas, Diego Fernández Montero y Andrés Villalobos Villalobos, así como el exasesor legal presidencial, Luis Salazar Muñoz, y la exjefa de despacho del presidente, Felly Salas Hernández.

La Fiscalía investiga los presuntos delitos de violación de datos personales, abuso de autoridad y prevaricato.

Creación de la ‘imagen forense’

“En este momento, lo que estamos haciendo es la creación de la imagen forense, que significa respaldar la información de cada dispositivo”, precisó Navas.

La fiscala comentó que la extensión de esta etapa dependerá de la cantidad de información que contenga cada dispositivo.

Posteriormente, vendrá el proceso de análisis de la información recabada en cada uno de los aparatos tecnológicos abiertos.

“En este momento, ninguna de las partes tendrá acceso a la información respaldada. Eso se dará después, cuando se haga el análisis de la información”.

“Si para el momento del análisis de la información respaldada se encuentra información relevante para la investigación, la misma se incluirá formalmente como material probatorio. Si no es relevante para el proceso, se descartará su uso”, agregó Navas.

Diligencia atrasada

¿Por qué la diligencia de apertura de los dispositivos decomisados en febrero de 2020 se realiza casi un año después?

Consultada al respecto, la fiscala dijo que el atraso se debe a que los abogados del presidente Alvarado han presentado diversas gestiones que han dilatado el proceso.

“Esto se hace hasta ahora porque las partes intervinientes, en concreto, la mayoría de ellas los defensores del señor Presidente, han hecho muchas gestiones que han venido atrasando esta diligencia judicial, que se está realizando casi un año después de que se secuestraran los dispositivos”, aseveró.

Alegatos presidenciales

Los abogados del presidente, Rodolfo Brenes y Róger Guevara, habían presentado dos gestiones en contra de la forma en que fueron sustraídos los aparatos electrónicos personales del mandatario durante el allanamiento en Casa Presidencial.

Los defensores del mandatario denunciaron actividades procesales defectuosas con el objetivo de “resguardar el debido proceso”.

La primera de las gestiones señalaba que, al extraer información indiscriminadamente, la Fiscalía obtuvo “información que no está relacionada con la investigación de la UPAD y que es relevante para la seguridad nacional, las relaciones internacionales y la salud pública”.

La segunda gestión argumentaba que la orden judicial que autorizó el secuestro de los dispositivos de Alvarado “no se fundamentó adecuadamente, ni era estrictamente necesaria y proporcional”.

No obstante, los magistrados de la Sala III declararon sin lugar ambas acciones.

Carlos Alvarado: ‘Siento tranquilidad’

El presidente Alvarado también se refirió al asunto, en declaraciones dadas este lunes a Telenoticias.

“Creo que es positivo que esto se genere, porque hemos depositado en la institucionalidad el que llegue a la verdad de los hechos y la pueda compartir con los costarricenses. Yo, por eso, siento una gran tranquilidad”.

“Ahora sí, tengo que agregar un elemento. Sí, desde ayer se informó, por mis abogados, que hay elementos de que la Fiscalía, antes del día de hoy, ya habría revisado correos y otros materiales electrónicos, y eso sí no nos parece correcto, porque no se hizo en presencia ni de un juez ni de mis defensores. Y si estamos depositando en la institucionalidad el que esto se esclarezca, pues hay que hacerlo con el debido proceso, y eso tampoco se informó a la Sala Tercera”, puntualizó el mandatario.

La fiscala Emilia Navas negó esa versión: “Yo les doy garantía a ustedes, al país y a todas las partes intervinientes en el proceso de investigación, que no hemos entrado en conocimiento de ninguna información de ningún dispositivo”.

“Procesal y conceptualmente, es incorrecta la gestión de los defensores del señor presidente Alvarado Quesada”, agregó.

Silvia Artavia

Silvia Artavia

Periodista en la sección de Política. Licenciada en Periodismo Social de la Universidad Internacional de las Américas (UIA).

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.