Gerardo Ruiz R.. 30 enero, 2016
Flores fue acusado por la Fiscalía salvadoreña el 30 de abril del año pasado por peculado y enriquecimiento ilícito
Flores fue acusado por la Fiscalía salvadoreña el 30 de abril del año pasado por peculado y enriquecimiento ilícito

Medios internacionales y de El Salvador confirmaron este sábado, a las 10:30 p. m., la muerte del expresidente de ese país, Francisco Flores.

A las 10:45 p. m., el diario La Prensa Gráfica informó a través de sus redes sociales de que el exmandatario había fallecido en un hospital privado de San Salvador.

El político de 56 años, quien gobernó a El Salvador entre 1999 y el 2004, sufrió un derrame cerebral el pasado 24 de enero. Ese accidente vascular lo dejó en estado de coma y conectado a un respirador artifical.

El deceso se produjo a menos de una semana de sufrir una obstrucción arterial en su casa, donde guardaba arresto domiciliario, por los delitos de peculado, enriquecimiento ilícito y desobediencia a terceros.

La muerte del exjefe de Estado también fue confirmada por el presidente del partido Arena, Jorge Velado, y otros miembros de este instituto político que llevó a Flores al poder.

"En estos momentos de dolor por la pérdida del expresidente Francisco Flores, nos solidarizamos con su familia, con sus hermanos areneros y con el valiente pueblo salvadoreño que ha perdido uno de sus mejores mandatarios", publicó en sus redes sociales.

El Partido Alianza Republicana Nacionalista (Arena), al que pertenecía el expresidente Flores, lamentó la noticia en su cuenta oficial de la red social Twitter.

"Lamentamos el fallecimiento de presidente Francisco Flores, nos solidarizamos con su familia en estos momentos", se lee en un tuit colgado junto con una esquela.

Cerca de dos horas después de que se diera a conocer la muerte del exjefe de Estado, personal del Instituto de Medicina Legal llegaron hasta el referido hospital para realizar el reconocimiento del cadáver.

Al centro médico, custodiado por agentes de la Policía salvadoreña, comenzaron a llegar amigos de la familia y miembros del partido Arena.

Cuestionado. Desde el año pasado, la justicia salvadoreña perseguía a Flores por los delitos de malversación de fondos públicos donados por Taiwán.

Según los Tribunales de esa nación, el expresidente habría participado en el mal uso de entre $10 millones y $15 millones de donaciones taiwanesas destinadas a obras de reconstrucción y de atención a víctimas de dos terremotos que afectaron al país en 2001.

El abogado de Flores, Edgar Morales Joya señaló este sábado, en declaraciones a la agencia EFE, que con la muerte de Flores el proceso penal que quedaría "definitivamente suspendido", para dar paso a un "proceso civil que tendría que ser determinado" por el juzgado correspondiente, en caso de existir.

Explicó que el Tribunal Quinto de Sentencia de San Salvador debe de emitir un fallo en donde se establezca que la obligación civil queda en discusión dentro de un juicio.

Por su parte, Ramón Villalta, director ejecutivo de una de las organizaciones con representación en la querella, quien coincidió con la defensa de Flores, explicó este viernes que "la responsabilidad y el proceso penal en su contra concluyen", pero no su "obligación civil" por los cargos de corrupción en su contra.

"La responsabilidad civil tendrá que ser determinada" y "en caso de existir, tendrá que seguirse un procedimiento para la recuperación, por parte del Estado, de esos bienes", amplió Villalta.

Especialistas del hospital Rosales (público) realizaron el pasado miércoles un chequeo al exjefe de Estado, a petición de la querella, y determinaron que sufrió un infarto extenso con edema cerebral severo de la arteria media izquierda y que esto provocó un deterioro neurológico irreversible.

El expresidente, quien sufría de trombosis en su pierna derecha y problemas de vesícula, también fue hospitalizado de urgencia el pasado 22 de diciembre, tras sufrir un sangrado interno, pero en esa ocasión no llegó a perder la consciencia.

El mismo ya había sido hospitalizado durante 19 días en octubre de 2014 por la trombosis que padece y los problemas biliares.

El exmandatario guardaba arresto domiciliar en su casa y esperaba un juicio que fue aplazado por el Tribunal Quinto de Sentencia de San Salvador, el pasado 7 de enero, quedando pendiente una nueva fecha hasta que se resolviera el sistema de declaración de los testigos que viven en el extranjero.

Flores enfrentaba acusaciones por lavado de dinero que podrían haberlo llevado a permanecer entre 8 y 10 años en prisión.