Política

Estados Unidos se compromete a dar prioridad al combate del cambio climático

‘Esta es una crisis existencial global. Todos sufriremos las consecuencias’, manifestó el presidente Joe Biden.

Washington. Estados Unidos regresó oficialmente el viernes al Acuerdo de París sobre el clima y el gobierno del presidente Joe Biden prometió hacer de la batalla ambiental una prioridad máxima.

Un mes después de que Biden asumiera el cargo, Estados Unidos -primera economía del mundo y segundo mayor emisor de carbono- volvió a ser parte del pacto global del 2015 para enfrentar el peligroso aumento de las temperaturas del planeta.

Este reingreso significa que el Acuerdo de París nuevamente incluye prácticamente a todos los países del mundo, después de que el predecesor de Biden, Donald Trump, abandonó el convenio argumentado que era injusto con la mayor potencia.

En un discurso ante la Conferencia de Seguridad de Múnich, Biden pidió a los países europeos que redoblen sus compromisos para combatir el cambio climático.

“Ya no podemos retrasar ni hacer lo mínimo para abordar el cambio climático”, dijo. “Esta es una crisis existencial global. Todos sufriremos las consecuencias”.

En un comunicado saludando el regreso, el secretario de Estado, Antony Blinken, expresó que “el cambio climático y la diplomacia científica nunca podrán volver a ser ‘agregados’ en nuestras discusiones de política exterior”.

“El cambio climático y la diplomacia científica nunca podrán volver a ser ‘agregados’ en nuestras discusiones de política exterior”, dijo el secretario de Estado, Antony Blinken, en un comunicado en el cual saludó el regreso de Estados Unidos al acuerdo.

"Abordar las amenazas reales del cambio climático y escuchar a nuestros científicos está en el centro de nuestras prioridades de política nacional y exterior. Es vital en nuestras discusiones sobre seguridad nacional, esfuerzos de salud internacional para la migración y en nuestras negociaciones comerciales y de diplomacia económica".

Tras elogiar el Acuerdo de París, negociado por el expresidente Barack Obama, Blinken expresó que la diplomacia climática será crucial.

Biden planea una cumbre climática para el 22 de abril, en coincidencia con el Día de la Tierra. Y John Kerry, exsecretario de Estado y ahora enviado climático de Estados Unidos, pidió al mundo que aumentara sus ambiciones en las conversaciones sobre el clima de la ONU que tuvieron lugar en Glasgow en noviembre.

“Creo que tenemos que terminar con la expresión cambio climático y reconocer el hecho de que ahora es la crisis climática”, manifestó Kerry, en un foro virtual de Naciones Unidas celebrando el retorno de Estados Unidos.

“Creo que Glasgow es nuestra última y mejor esperanza para hacer que el mundo se ponga en marcha para tomar un rumbo más seguro”, señaló.

El compromiso de Biden es hacer que el sector energético de Estados Unidos esté libre de polución para el 2035 y pasar a una economía de emisiones cero para el 2050.

Trump, un aliado de la industria de los combustibles fósiles, había argumentado que el Acuerdo de París era injusto para Estados Unidos.

Pero los objetivos de este pacto son esencialmente no vinculantes, y cada país redacta sus propias medidas, un punto en el que insistieron Obama y Kerry, conscientes de la oposición política que enfrentaban en Estados Unidos.

El Acuerdo de París tiene como objetivo limitar los aumentos de la temperatura global a 2º Celsius por encima de los niveles preindustriales y continuar el esfuerzo para bajarlo a 1,5 ºC.

El impulso político en torno al tema ha ido creciendo en medio de señales de que el cambio climático ya se está cobrando un precio importante. Un estudio reciente halló que 480.000 personas han muerto en lo que va de siglo en desastres naturales relacionados con el clima extremo.