6 enero, 2016

(Video) Corea del Norte anuncia que ha detonado una bomba de hidrógeno

Washington

Estados Unidos, que aún no pudo confirmar una supuesta prueba de bomba de hidrógeno por parte de Corea del Norte, prometió dar una respuesta apropiada a cualquier "provocación" de Pyongyang.

"Sabemos de actividad sísmica en la península coreana en las cercanías de una conocida instalación de pruebas nucleares de Corea del Norte y hemos visto las afirmaciones de Pyongyang de una prueba nuclear", dijo el portavoz del Consejo Nacional de Seguridad de la Casa Blanca, Ned Price.

"Estamos monitoreando y continuamos evaluando la situación en estrecha coordinación con nuestros socios regionales", indicó.

"Mientras no podemos confirmar en este momento las afirmaciones (de Pyongyang), condenamos cualquier violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y llamamos a Corea del Norte a respetar sus obligaciones y compromisos internacionales", agregó Price.

Pyongyang ya había realizado tres pruebas nucleares, en 2006, 2009 y 2013, que le costaron sanciones internacionales.

El portavoz afirmó que no aceptarán a Corea del Norte como un Estado nuclear.

"Seguiremos protegiendo y defendiendo a nuestros aliados en la región, incluyendo la República de Corea, y responderemos en forma apropiada a cualquier provocación norcoreana", señaló.

Aplicar nuevas medidas punitivas contra Pyongyang podría resultar difícil, tras años de sanciones y la necesidad de coordinar entre los actores regionales con conflictos de intereses.

La Casa Blanca buscó últimamente enfocarse en el desempeño de Corea del Norte en materia de derechos humanos que en sus provocaciones militares.

No obstante, el 8 de diciembre Washington adoptó nuevas sanciones financieras contra seis individuos y varias compañías vinculadas a la proliferación de armas en Corea del Norte, así como a una dependencia del ejército norcoreano, la Strategic Rocket Force, por haber llevado a cabo "múltiples pruebas de misiles balísticos en 2014".

Asimismo, la Casa Blanca puso en duda, en diciembre, afirmaciones del líder norcoreano, Kim Jong-un, que daban a entender que su país había ultimado una bomba de hidrógeno.