afp. 26 enero

La Haya. Los servicios de inteligencia holandeses alertaron a sus colegas estadounidenses tras haber visto cómo piratas informáticos rusos transferían “miles” de correos electrónicos del Partido Demócrata antes de las presidenciales de 2016, informó el viernes la prensa holandesa.

Los servicios de inteligencia generales y de seguridad holandeses (AIVD) vigilaban al célebre grupo de piratas informáticos Cozy Bear desde 2014, según el diario de referencia De Volkskrant y el programa de la televisión pública Nieuwsuur.

Además de llegar hasta la red de ordenadores del grupo dirigido desde un edificio universitario cerca de la Plaza Roja de Moscú, los agentes también lograron acceder a las cámaras de seguridad instaladas en la sala.

Vista exterior del complejo de edificios que alberga el Servicio de Inteligencia General y Seguridad holandés en Zoetermeer, Holanda, el viernes 26 de enero de 2018. Los servicios de espionaje de los Países Bajos irrumpieron en las computadoras utilizadas por un poderoso grupo pirata ruso.
Vista exterior del complejo de edificios que alberga el Servicio de Inteligencia General y Seguridad holandés en Zoetermeer, Holanda, el viernes 26 de enero de 2018. Los servicios de espionaje de los Países Bajos irrumpieron en las computadoras utilizadas por un poderoso grupo pirata ruso.

“No solo los servicios de inteligencia pueden ahora ver lo que hacen los rusos, sino que pueden también ver quién lo hace”, explicó De Volkskrant, citando a fuentes anónimas estadounidenses y holandesas.

El AIVD alertó a su homólogo estadounidense cuando en 2015 fue “testigo de piratas rusos que acosaban y se infiltraban en (las comunicaciones de) dirigentes del Partido Demócrata, transfiriendo miles de correos electrónicos y documentos”, escribe el diario.

“Sin embargo, tuvieron que pasar meses antes de que Estados Unidos se diese cuenta de lo que significaba esta advertencia: que con estos pirateos, los rusos interferían en las elecciones estadounidenses. Y los piratas del AIVD vieron como esto sucedía ante sus propios ojos”.

El grupo Cozy Bear fue acusado de haber interferido en las presidenciales de 2016 que ganó Donald Trump.

Una portavoz del AIVD rehusó confirmar las informaciones de la prensa holandesa. “No comentamos nunca las operaciones”, respondió a la AFP.

La injerencia rusa en las elecciones no deja lugar a dudas para los servicios de inteligencia estadounidenses, mientras Trump y su equipo no cesan de desmentir las sospechas de connivencia denunciando “una caza de brujas”.