Interés Humano

Hoy hace 50 años: 25 ticos vivieron falsa alarma de bomba en el Queen Elizabeth II

Texto original publicado por La Nación el 26 de mayo de 1972

Con fecha el 20 de mayo, el Dr. Alejandro Vargas, lector de La Nación, escribió una crónica a bordo del transatlántico “Queen Elizabeth II”, amenazado con la explosión de seis bombas. Junto a Vargas, otros veinticuatro costarricenses estaban a bordo de la embarcación. A continuación citamos la crónica.

“El lunes 15 de mayo el ‘Queen Elizabeth II’ llegó al muelle 84 de Nueva York, procedente de Inglaterra. Es lógico suponer que fue en ese puerto, en que entraron dos mil valijas y toneladas de provisiones sin registrar el equipaje, fue cuando introdujeron las ‘seis bombas’ que provocaron el escandaloso susto. El miércoles 17 la tripulación del barco recibió la alarma por parte de las oficinas centrales en Nueva York.

“No nos dijeron nada, pero sí empezaron a cerrar las compuertas que dividen el barco en secciones, en caso de incendio o inundación. Estas prácticas nos hizo sospechar algo más que por el alto parlante se nos informó que el ‘Queen Elizabeth II” tenía que desviar su ruta muy al sur, porque venían ‘icebergs’ del norte, que amenazaban la navegación. Luego supimos que eran prácticas en caso de una detonación.

“El jueves 18 el comodoro Law nos informó que se sospechaba que habían seis bombas en el barco, pero que estaban en camino cuatro expertos en desarmarlas, que venían en avión militar y que caerían en paracaídas y así fue, cayeron sobre el océano Atlántico y fueron recogidos por un bote. El viernes 19 de mayo, fue un día de tensión, pero en la tarde el capitán informó que no habían encontrado ninguna bomba los expertos, y los pasajeros volvieron a su aparente tranquilidad”, narró Vargas.

Peligra parque nacional Volcán Poás por deforestación

En peligro de perderse el gran esfuerzo de diversas instituciones en el Parque Nacional del Volcán Poás por la actitud de un finquero de la zona, denunciaron funcionarios. “Se está llevando a cabo una destrucción, que es criminal a nuestro juicio, en el área del volcán.

“Hace 22 días cortaron los primeros árboles y en la actualidad tratan de destruir el hermoso bosque cercano al cráter, en los propios alrededores de la casa de administración, para meter ganado”, aseguraron los funcionarios.

El origen del problema es que, a pesar de que el lugar fue declarado parque nacional en 1955, aún hoy no se ha conseguido el dinero para pagarle al propietario del terreno expropiado su valor, una suma cercana al millón de colones. Por lo tanto, el hombre ha procedido a la tala para ampliar el área de potreros.

Políticos italianos están vinculados con la mafia

Investigadores parlamentarios que vienen tratando de determinar las misteriosas actividades de la mafia desde hace un decenio, revelaron ayer que están preparando expedientes personales de todos los políticos acusado de vinculación con las organizaciones criminales sicilianas.

Indicaron que la mafia parece haberse extendido más allá de su baluarte siciliano original, alcanzando muchos sectores de actividad provechosa de la Italia Continental. El informe ignora por completo las ramificaciones de la mafia en los Estados Unidos, porque escapan a la esfera de acción del Parlamento italiano.

La comisión integrada por legisladores de todos los partidos políticos, desde los comunistas hasta los neofascistas, informó que está perfeccionando un archivo con expediente de todos los políticos acusados alguna vez de vinculación con la mafia, así como también un análisis de los resultados de todas las elecciones celebradas en Sicilia.

Roger Bolaños Vargas

Roger Bolaños Vargas

Róger Bolaños Vargas es bachiller en Periodismo en la Universidad de Costa Rica, donde también estudia Economía.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.