Desastres Naturales

Socorristas redoblan esfuerzos en Bahamas para rescatar a supervivientes de huracán

Unas 70.000 personas necesitan ayuda de inmediato, alerta la Secretaría General para Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas

Freeport, Bahamas. Los esfuerzos para rescatar supervivientes de Dorian se redoblaron este miércoles en las Bahamas, con apoyo de Estados Unidos y Reino Unido, en medio de la gran devastación que causó el huracán en este archipiélago del océano Atlántico.

La operación de salvamento se desarrollaba en tanto que la cantidad de fallecidos subió de 7 a 20, una cifra que aún podría aumentar, anunció el ministro de Salud, Duane Sands.

Los bahameños utilizaban jet skis y botes para retirar a las personas atrapadas en sus casas inundadas y destrozadas por las intensas lluvias y vientos de uno de los ciclones más potentes de los que se tiene registro.

La Guardia Costera estadounidense y la Marina Real británica se sumaron a los equipos de socorro con helicópteros para llevar a cabo evacuaciones médicas y evaluaciones aéreas como parte de la ayuda para coordinar los esfuerzos de alivio, así como vuelos de reconocimiento para evaluar los daños.

La Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (IFRC) dijo estar preparando “un gran esfuerzo de emergencia” para aliviar la situación de unas 76.000 personas afectadas por el meteoro en Gran Bahama y en las islas Ábaco.

Unas “70.000 personas necesitan ayuda inmediata” en las islas Bahamas tras el paso de Dorian, puntualizó el secretario general adjunto para Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas, Mark Lowcock.

La organización desbloqueó un millón de dólares, dijo Lowcock a periodistas a través de un contacto telefónico desde Nassau, y habló de la necesidad de proporcionar alimentos, agua, refugios y medicamentos a los afectados.

Hasta el momento se ha informado de siete fallecidos, pero las autoridades bahameñas prevén que la cifra aumente.

El primer ministro Hubert Minnis calificó la situación como "una de las mayores crisis en la historia" del país.

Imágenes aéreas mostraban daños catastróficos, con centenares de viviendas sin techo, autos volcados, enormes inundaciones y escombros por todos lados.

En el aeropuerto de Nassau, abrumado por el ruido de las hélices de los helicópteros de rescate, las ambulancias aguardaban la llegada de heridos para trasladarlos a los hospitales.

“Todo lo que tenemos -que teníamos- está en esa isla”, expresó Meghan Bootle, de 21 años, una estudiante de Nassau cuya familia vive en el norte de la isla de Gran Ábaco. “No nos quedó nada.”

Su hermana Raevyn, de 18, indicó que muchos residentes heridos estaban esperando salir de Ábaco. "Esperamos que el gobierno habilite el aterrizaje de aviones, que envíe barcos y ayude a la gente a salir de la isla".

Martysta Turnquest, de 25 años y prima de las hermanas Bootle, señaló que provienen de una parte de Ábaco de la que no se han tenido noticias desde el domingo, cuando Dorian tocó tierra en la isla como huracán categoría 5, con vientos de poco menos de 300 km/h.

“Aún hay un sinnúmero de personas de otros asentamientos de las que no se sabe nada”, agregó Turnquest.

Stephen McAndrew, director regional adjunto para las Américas de la IFRC, afirmó que “la velocidad es esencial” para las operaciones de rescate.

"Ahora que Dorian se está alejando de las Bahamas, hay una ventana de oportunidad para salvar vidas y comenzar a aliviar el sufrimiento de estas comunidades", agregó en un comunicado.

Avance del huracán

Mientras los esfuerzos de rescate cobraban vigor, Dorian avanzaba con vientos de 165 kilómetros por hora, y a las 18 GMT (mediodía en Costa Rica) se situaba a unos 185 kilómetros de Jacksonville, en Florida, y unos 290 kilómetros al sur de Charleston, en Carolina del Sur, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC), con sede en Miami.

El huracán se desplazaba en dirección norte-noroeste, a unos 15 kilómetros por hora, añadió.

En Folly Beach, Carolina del Sur, George Hubbard, de 41 años, indicó creer que los vientos “no serán demasiado fuertes”, pero añadió: “Estoy más inquieto por las inundaciones”.

Las autoridades declararon el estado de emergencia en gran parte de la costa este del país. El Pentágono, en tanto, informó de que 5.000 miembros de la Guardia Nacional y 2.700 militares en servicio estaban listos para intervenir en caso de necesidad.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.