30 enero, 2016
Presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, se dirigió el jueves a sus seguidores en Ankara.
Presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, se dirigió el jueves a sus seguidores en Ankara.

Ankara

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, emprende este domingo una gira por América Latina para intentar ampliar la influencia de su país fuera de Oriente Medio.

Erdogan visitará Chile entre el domingo y el martes, Perú al día siguiente y cerrará su gira en Ecuador el día 4.

Esta gira "demuestra la importancia que le damos a los países de América Latina", explicó en un comunicado la presidencia turca.

Los viajes a Perú y Ecuador son los primeros que lleva a cabo un presidente turco a esos países, mientras que el último jefe de Estado turco que visitó Chile fue Süleyman Demirel en 1995.

Y, en América Latina, Erdogan ya visitó en febrero del 2015 Cuba, Colombia y México.

Además de asuntos regionales e internacionales, el jefe de Estado turco asistirá a foros de negocios para aumentar los vínculos económicos.

Turquía quiere diversificar sus relaciones económicas más allá de Oriente Medio y los Balcanes, las históricas regiones vinculadas al Imperio Otomano, según los analistas.

"La visita forma parte de la ambición a largo plazo de Turquía de expandir su presencia en América Latina, tanto para aumentar su influencia globalmente como para buscar nuevos socios comerciales", explicó Aaron Stein, un experto del centro de análisis estadounidense Atlantic Council.

Las relaciones turcas con Rusia, Estados Unidos y la Unión Europea han sufrido fuertes vaivenes en el último año.

Moscú le impuso sanciones comerciales a causa del derribo de un caza ruso en noviembre en la frontera con Siria.

"Parte de la ambición a largo plazo de Turquía es profundizar relaciones con un amplio abanico de actores, más allá de su alianza con Estados Unidos y la Unión Europea", explicó Stein.

Turquía forma parte también de la OTAN.

"Es la continuación de una tendencia en política exterior que empezó a desarrollarse a mediados de los años 2000", añadió el experto.

Estrategia. La política exterior turca también apunta hacia África, continente que Erdogan visitó en varias ocasiones en los últimos años.

El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, excanciller, es considerado el arquitecto de esta política, mediante la cual quiere que Turquía desempeñe un mayor papel en la arena internacional.

Algunos críticos la han calificado de "neo-otomana" y alejada de los tradicionales ejes de interés de la Alianza Atlántica.

Pero según el consejero presidencial turco Ibrahim Kalin, esas críticas solo demuestran que siguen viendo el mundo "de acuerdo a un sistema eurocentrista".

"Algunos creen que abrirse a los países africanos y latinoamericanos son formas de alejarse de Occidente", escribió este consejero progubernamental en el Sabah Daily el año pasado.

"Uno se pregunta qué representan ese tipo de análisis en un mundo en el que la dependencia mutua y las oportunidades geopolíticas están creciendo", añadió.

Como señal de su creciente proyección, las series televisivas turcas tienen cada vez más éxito en algunos países latinoamericanos, todo un fenómeno teniendo en cuenta la exportación durante años de las telenovelas de la región al mundo entero.