AFP. 28 febrero
El nuncio Waldemar Sommertag responde preguntas de la prensa después de que se reanudaron las conversaciones sobre la resolución de la crisis política del país, en Managua, el 27 de febrero del 2019. Foto: AP
El nuncio Waldemar Sommertag responde preguntas de la prensa después de que se reanudaron las conversaciones sobre la resolución de la crisis política del país, en Managua, el 27 de febrero del 2019. Foto: AP

Managua. La oposición nicaragüense, que negocia con el gobierno una salida a la crisis política, reafirmó este jueves su exigencia de contar con “garantes internacionales” que aseguren el cumplimiento de los compromisos.

La presencia de garantes internacionales "sigue siendo una exigencia" de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD), dijo a la prensa el jefe de la delegación opositora, el exdiplomático Carlos Tünnerman, al ingresar en la sede del diálogo.

El bloque opositor que agrupa a estudiantes, campesinos, empresarios y sociedad civil, exige garantías de que los acuerdos tomados serán cumplidos, para lo cual propuso la participación de la Organización de Estados Americanos (OEA), Naciones Unidas (ONU) y la Unión Europea (UE).

La delegación oficial no se ha pronunciado en público sobre el pedido opositor, pero medios de prensa informaron que el gobierno rechaza la presencia extranjera, argumentando que la crisis debe ser resuelta entre nicaragüenses.

Este jueves se realizó el segundo día de negociaciones a puerta cerrada en la sede el Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (Incae).

Tünnerman manifestó que una vez que logren avanzar en los aspectos metodológicos, se concentrarán en la parte sustantiva de la negociación.

La Alianza Cívica definió como su prioridad la liberación de todos los presos políticos, el restablecimiento de derechos y garantías, reformas electorales que garanticen comicios confiables, y justicia para las víctimas de la represión.

El gobierno no ha revelado su agenda, pero el presidente Daniel Ortega ha expresado que la prioridad es la estabilidad económica, afectada por las protestas opositoras.

El gobierno de España acogió favorablemente el inicio del diálogo y abogó por una “solución política y negociada” entre las partes, al tiempo que se pronunciaba a favor de continuar con la liberación de presos, iniciada el miércoles.