12 enero
El secretario de Estado, Mike Pompeo, habló sobre Irán y Al Qaida este martes 12 de enero del 2021 en el Club Nacional de Prensa, en Washington. AFP
El secretario de Estado, Mike Pompeo, habló sobre Irán y Al Qaida este martes 12 de enero del 2021 en el Club Nacional de Prensa, en Washington. AFP

Washington y Teherán. El jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, acusó el martes a Irán de ser la nueva “base de operaciones” para la red yihadista Al Qaida, “peor” que Afganistán en el momento de los atentados del 11 de setiembre del 2001.

"Al-Qaeda tiene una nueva base de operaciones. Es la República Islámica de Irán", dijo Pompeo en un discurso en el Club Nacional de Prensa una semana antes de dejar el cargo.

"Yo diría que Irán es de hecho el nuevo Afganistán, como centro geográfico clave de Al-Qaida, pero en realidad es peor. A diferencia de Afganistán, cuando Al Qaida se escondía en las montañas, Al Qaida opera hoy bajo la dura caparazón de la protección del régimen iraní", justificó.

Con ese alegato, Pompeo reclamó ejercer más presión internacional, calificando a la supuesta alianza como una "fuerza masiva para el mal por todo el mundo".

El canciller iraní, Mohamad Javad Zarif, rechazó horas después las aseveraciones de su homólogo estadounidense.

“No engañan a nadie”, tuiteó Zarif. “Todos los terroristas vinieron” de los “destinos” en Oriente Medio “favoritos” de Pompeo, en alusión a Arabia Saudí.

La mayoría de los autores de los atentados del 11 de setiembre del 2001 eran de origen saudí.

Conocido por sus posturas de “halcón”, el jefe de de la diplomacia del presidente saliente, Donald Trump, no llegó a instar a la acción militar y señaló al respecto: “Si tuviéramos esa opción, si decidiéramos hacer eso, hay un riesgo mucho mayor al ejecutarla”.

Pompeo ha defendido una línea dura contra Irán, incluidas amplias sanciones que han devastado su economía.

En esa línea, anunció sanciones a varias personas y una recompensa de $7 millones por información sobre un miembro de Al Qaida que se creía que estaba en Irán, identificado como Muhamad Abbatay o Abd al Rahman al Maghrebi.

Irán, un estado clerical chiíta, se opone ideológicamente tanto a Al Qaida como al grupo Estado Islámico (EI), movimientos sunitas extremos que son predominantemente árabes, y ha luchado en frentes en el extranjero contra ambos.

Pompeo también confirmó oficialmente por primera vez la muerte en agosto en las calles de Teherán del número dos de Al Qaida, Abdulah Ahmed Abdulah. The New York Times había informado en noviembre de que fue asesinado a tiros por agentes israelíes durante una misión secreta patrocinada por Estados Unidos.