AFP. 23 febrero
Saied Khatibzadeh, portavoz de la Cancillería iraní, destacó como
Saied Khatibzadeh, portavoz de la Cancillería iraní, destacó como "logro significativo" el acuerdo de temporal de inspección entre su gobierno y el OIEA. AFP

Teherán. Irán confirmó este martes la entrada en vigencia de restricciones a las inspecciones por parte del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en lo que concierne a sus actividades nucleares, tras expirar un plazo fijado por Teherán para el levantamiento de las sanciones estadounidenses.

“La aplicación de la ley empezó esta mañana”, indicó el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif.

“Oficialmente, anunciamos el 15 de febrero al Organismo Internacional de Energía Atómica que la ley del Parlamento entraría en vigor a partir de la mañana del 23 de febrero”, añadió Zarif, quien destacó que la cooperación de Teherán con el organismo de la ONU continúa.

Según un texto promulgado por el Parlamento en diciembre, el gobierno limitará ciertas inspecciones del OIEA a instalaciones no nucleares, incluidos sitios militares sospechosos, en caso de mantenerse las sanciones restablecidas en el 2018 por la anterior administración estadounidense, después de que el presidente Donald Trump, retiró unilateralmente a su país del acuerdo nuclear.

Desde el 2019, Irán se ha liberado progresivamente de varias limitaciones que había acordado sobre su programa nuclear a cambio de una flexibilización de las sanciones en su contra.

Reino Unido, Francia y Alemania expresaron este martes su preocupación por la restricción “peligrosa” de las inspecciones del OIEA.

“Instamos a Irán a que detenga y revierta todas las medidas que reduzcan la transparencia y que coopere absolutamente con el OIEA”, manifestaron los jefes de la diplomacia de estos tres países en un comunicado conjunto.

Subrayaron que su “objetivo continúa siendo preservar el acuerdo y apoyar los esfuerzos diplomáticos en busca de una solución negociada, que permitan a Irán y Estados Unidos regresar al respeto pleno de sus compromisos” asumidos.

Inspección temporal

Irán y el OIEA anunciaron el domingo un acuerdo “temporal” para mantener un control de las actividades nucleares, aunque reducido, en tanto empiezan las conversaciones diplomáticas entre las partes integrantes del acuerdo internacional, que brindara un marco al programa nuclear iraní concluido en Viena, en el 2015, en un intento de romper el bloqueo.

El director general del OIEA, el argentino Rafael Grossi, afirmó que su organización sigue “siendo capaz de mantener el nivel necesario de vigilancia y constatación” tras las conversaciones con funcionarios iraníes, el domingo en Teherán.

Por su lado, el portavoz del gobierno de Teherán, Ali Rabii, dio este martes la bienvenida a la conclusión de un acuerdo “eficaz y tranquilizador” con Grossi, el cual evitaría “dañar las relaciones, la confianza mutua y la cooperación positiva entre Irán y el OIEA”.

En virtud de este "acuerdo técnico bilateral", que dura tres meses pero puede suspenderse en cualquier momento, el número de inspectores sobre el terreno no cambia y los controles sin previo aviso siguen siendo posibles.

"El núcleo de este acuerdo es que las cintas grabadas sobre nuestro programa nuclear (...) se conservarán y no se facilitarán a la Agencia", dijo Zarif.

La Organización de la Energía Atómica de Irán afirmó el domingo que las cintas serán "retiradas" si las sanciones no se "levantan completamente en tres meses".

Concluido en Viena entre Irán y el grupo 5+1 (los cinco miembros del Consejo de Seguridad de la ONU -Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Rusia y China- más Alemania), el pacto prevé un levantamiento gradual de las sanciones a cambio de una garantía de que Irán no adquirirá armas nucleares.

El periódico reformista Etemad, por su parte, calificó el acuerdo temporal como una “iniciativa de tres meses para ayudar a la diplomacia”, y el diario ultraconservador Kayhan se congratuló de una “victoria definitiva” para la República Islámica.

A pesar de sus desmentidos, Irán es acusado de querer adquirir armas nucleares, en particular por Israel.