Conflictos

Ejército sirio pide a los últimos rebeldes que abandonen Alepo

Damasco

El ejército sirio urgió este martes a los últimos rebeldes y civiles a abandonar Alepo para obtener así su mayor victoria desde el inicio de la guerra, con la conquista total de la segunda ciudad del país.

Al mismo tiempo, Rusia e Irán, aliados del régimen de Bashar al Asad, y Turquía, que apoya a los rebeldes sirios, se declararon este martes favorables a extender el alto el fuego en Siria, y a ser "garantes" de negociaciones de paz, en una declaración común tras mantener sus ministros de Exteriores conversaciones tripartitas en Moscú.

En virtud de un acuerdo patrocinado por estos tres países, al menos 25.000 personas ya han sido evacuadas de Alepo desde el jueves, según el Comité Internacional de la Cruz Roja(CICR).

LEA: Rusia, Irán y Turquía quieren extender alto el fuego en Siria

Una vez terminadas las evacuaciones, el régimen de Damasco proclamará sin duda la "liberación" de la ciudad.

Su reconquista supone la mayor victoria para el régimen en esta guerra que ya ha causado 310.000 muertos.

Esta victoria es también la de Rusia e Irán, dos aliados indefectibles del poder sirio, al que ambos países han suministrado un apoyo militar crucial.

Este martes, el ejército sirio llamó a través de altavoces a los insurgentes y civiles para que abandonen el reducto rebelde de la ciudad, indicó una fuente militar. Añadió que el ejército quiere "limpiar la zona tras la salida de los hombres armados".

Según una portavoz del CICR, Ingy Sedky, "miles" de personas más esperan dejar la ciudad.

El jefe de la diplomacia rusa, Serguei Lavrov, afirmó que la evacuación de los civiles del sector rebelde de Alepo finalizará "de aquí a uno, dos días como máximo".

Ocho autobuses llegaron procedentes de la zona rebelde este martes, con personas evacuadas a bordo, según el director de la Unión de Organizaciones de Socorro en el sur de Alepo, Bashar Babur.

"Su estado es lamentable, todo el mundo tenía frío. Había un anciano que tiritaba", dijo.

Antes de ser evacuados, muchos tomaron fotos de Alepo con sus teléfonos móviles. "Quizá nunca volvamos a ver nuestra ciudad", dijo uno de ellos, desolado, mientras un anciano rompía a llorar.

Devastados por el hambre, muchos de ellos se encontraban tan demacrados que ni siquiera eran reconocidos por sus amigos, tras haber sufrido meses de asedio, enclaustrados en sótanos para protegerse de los incesantes bombardeos del régimen.

A cambio de las evacuaciones de Alepo, 750 personas dejaron Fua y Kafraya, dos localidades chiitas asediadas por los yihadistas en la provincia de Idlib, vecina de Alepo, y casi enteramente en manos de los rebeldes.

Tras un mes de intensa ofensiva aérea y terrestre del ejército sirio, que destrozó el reducto rebelde del este de Alepo, la operación de evacuación se inició el pasado jueves.

El sector oriental de la excapital económica de Siria había caído en manos de los rebeldes en 2012, solo un año después de iniciarse el conflicto en este país.

En el plano diplomático, a iniciativa de Francia el Consejo de Seguridad aprobó el lunes de forma unánime y con el apoyo de Rusia, un rápido despliegue de observadores de la ONU en Alepo para supervisar las salidas e informar sobre la situación de los civiles.

Por su parte, el emisario de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, anunció su intención de convocar negociaciones intersirias el 8 de febrero en Ginebra, pero aún se ignora la respuesta de los actores.

El apoyo ruso al régimen de Asad se inició en setiembre de 2015, y fue determinante para cambiar el curso de la guerra. Irán anunció además el martes que compartía una base en Siria con Rusia.

Por su parte, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan afirmó este martes que acordó con su homólogo ruso, Vladimir Putin, continuar su cooperación, incluso respecto a Siria, a pesar del asesinato del embajador de Moscú ante Ankara por parte de un policía turco que dijo querer vengar el drama de Alepo.

El conflicto sirio se desencadenó en marzo de 2011 con la represión de manifestaciones pacíficas en favor de la democracia. Luego se convirtió en guerra abierta, con la implicación de múltiples beligerantes apoyados por diferentes potencias regionales e internacionales.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.