AFP. 14 julio
Qatar Airways se vio muy afectada por la decisión de cuatro países árabes de impedirle sobrevolar sus espacios aéreos. AFP
Qatar Airways se vio muy afectada por la decisión de cuatro países árabes de impedirle sobrevolar sus espacios aéreos. AFP

La Haya. La Corte Internacional de Justicia (CIJ), el máximo órgano judicial de las Naciones Unidas, se pronunció el martes en favor de Catar en el diferendo que lo opone desde 2017 a cuatro Estados, la mayoría del golfo Pérsico, por un “bloqueo” aéreo contra Doha.

Los jueces de la CIJ “rechazaron por unanimidad” la demanda de Arabia Saudí, Baréin, Egipto y Emiratos Árabes Unidos para que anulase una decisión que la Organización de la Aviación Civil Internacional (OACI) adoptó en el 2018 en favor de Catar.

En junio del 2017, estos cuatro países cortaron sus relaciones con Catar al que acusaban de “financiar el terrorismo” y apoyar a Irán -pese a los desmentidos de Doha- y le impusieron sanciones, entre ellas la prohibición a los aviones cataríes de aterrizar en sus aeropuertos y pasar por sus espacios aéreos.

La OACI estimó en el 2018 tener competencia jurídica para resolver un conflicto a petición de Catar, que acusa a sus vecinos de violar un acuerdo que regula la libertad de circulación de los aviones comerciales.

Los cuatro aliados expresaron inmediatamente su desacuerdo. Alegaban que la OACI no es la instancia apropiada para juzgar el litigio y que su decisión de hacerlo era "manifiestamente errónea y contraria a los principios fundamentales de un procedimiento regular y al derecho a ser escuchado".

Pero 15 jueces de la CIJ frente a uno, también le dieron la razón a la OACI al asegurar que "tiene jurisdicción" en este caso y que la demanda de Catar es "admisible", declaró el martes el presidente de la Corte, el magistrado Abdulqawi Ahmed Yusuf.

Tras conocerse el fallo, Catar aseguró que los países que le impusieron el bloqueo tendrán que explicarse ante la Justicia “por violar la normativa aérea internacional”, dijo el ministro de Transportes y Comunicaciones catarí, Jassim Saif Ahmed al-Sulaiti, en un comunicado.

El origen de la disputa se remonta a junio del 2017, cuando ademas de impedir a los aviones cataríes el sobrevuelo y aterrizaje, los cuatro Estados también cortaron los vínculos comerciales y marítimos y cerraron las fronteras.

Asimismo, en junio del 2018 Catar presentó una demanda ante la CIJ contra Emiratos Árabes Unidos, al que acusa de discriminación racial y violaciones de los derechos humanos después de la expulsión de ciudadanos cataríes.

La CIJ -que se pronuncia sobre los litigios entre Estados, pero carece de medios vinculantes para hacer cumplir sus decisiones- ha ordenado a Emiratos Árabes Unidos proteger los derechos de los ciudadanos cataríes, víctimas colaterales, según la Corte, de la larga disputa entre Catar y sus vecinos del Golfo.

Estos últimos afirman haber aplicado medidas de castigo de acuerdo con su derecho soberano a proteger la seguridad nacional.

Catar reiteró las acusaciones en junio. Sostiene que los cuatro aliados, liderados por Arabia Saudí, se niegan a esforzarse para resolver la disputa que, según Doha, conviene a Estados Unidos.