Agencia AP, El País / GDA / Uruguay. 22 abril, 2018
Un peatón camina cerca de la entrada de Toys R Us en Wayne, New Jersey. (AP Photo/Julio Cortez)
Un peatón camina cerca de la entrada de Toys R Us en Wayne, New Jersey. (AP Photo/Julio Cortez)

Berlín. La cadena Toys R Us acordó vender más de 90 de sus jugueterías en Alemania, Austria y Suiza a la rival Smyths Toys, con sede en Irlanda.

Toys R Us anunció en marzo que liquidaría sus negocios en Estados Unidos.

La filial alemana informó, el 21 de abril, en un comunicado, de que Smyths Toys firmó un acuerdo para adquirir sus tiendas en los tres países, un total de 93 tiendas físicas y cuatro en línea.

Smyths Toys –que según el comunicado opera 110 tiendas físicas y en línea en Irlanda y Gran Bretaña– dijo confiar en establecer y expandir su marca en Europa continental.

El pacto requiere la aprobación de un tribunal estadounidense y de otras autoridades. Se prevé que Smyths Toys retenga a los empleados regionales de Toys R Us y de la sede local en Colonia, Alemania.

No se dieron detalles financieros de esta transacción.

'Retail' no levanta cabeza

Las malas cifras del retail (venta al detalles) estadounidense siguen sumando víctimas a su larga lista de despidos, cierres y quiebras, en un fenómeno que, pese a las esperanzas de algunos, parece estar lejos de terminar.

La semana pasada, la cadena de tiendas minoristas Bon-Ton anunció el fin definitivo de sus operaciones y la liquidación de sus más de 200 locales; Toys R Us rechazó una millonaria oferta para salvar algunas tiendas en su país de origen; mientras que Sears informó despidos de cientos de sus trabajadores, profundizando aún más la crisis que vive el sector minorista en el país, desde hace al menos dos años y medio.

Estados Unidos se mantiene como una de las naciones líderes en metros cuadrados de espacio comercial por habitante (con 2,2 metros cuadrados por cada persona), pero datos recolectados por la firma de análisis de bienes raíces comerciales CoStar Group Inc., este año los cierres de tiendas alcanzarán números récord, y podrían superar ampliamente los 9,7 millones de metros cuadrados perdidos por el retail, en el 2017.

En lo que llevamos del 2018 ya se han desocupado más de 7,1 millones de metros cuadrados de uso comercial.

Pero lo que ha sido una tormenta para unos, se está convirtiendo en una importante oportunidad de negocios para otros. Los empresarios inmobiliarios han aprovechado el mal momento del retail para adquirir un gran porcentaje de los establecimientos vendidos por las cadenas para solventar sus deudas.

Con esto, ya son una decena de firmas las que han volcado todos sus esfuerzos en esta nueva faceta del negocio. Así se benefician no solo de menores precios de arriendo debido a los apuros económicos de las compañías, sino también de locales ubicados en importantes plazas comerciales que en otro escenario no estarían disponibles.