25 junio, 2005
 Con el inmueble de Bicsa, Recope dejará de alquilar seis edificios. | ARCHIVO
Con el inmueble de Bicsa, Recope dejará de alquilar seis edificios. | ARCHIVO

La Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) defendió ayer la compra del edificio del banco Bicsa por el que pagará al Banco Nacional cerca de ¢4.740 millones.

La Dirección de Tributación realizó el avalúo de la estructura, en barrio Tournón, que tiene 13 pisos y dos sótanos para parqueo.

Autoridades de Recope justificaron la inversión ante críticas de sindicatos y cámaras empresariales en torno a la conveniencia de la compra ante el alza de ¢84 del litro de gasolina en un año.

Litleton Bolton, presidente ejecutivo de Recope, indicó que la entidad paga anualmente ¢200 millones de alquiler por seis edificios en diferentes puntos de San José.

Según Bolton, con un aumento promedio anual del 15% en el costo del alquiler, la empresa pagaría $26 millones en los próximos 30 años.

Dijo que si la inversión no se realiza y el dinero se usa para disminuir el impacto del alza del petróleo, la baja para el consumidor sería de ¢1,87 por litro de gasolina.

La compra se realizará dentro de unos tres meses. El Banco Nacional debe disolver primero un fideicomiso que incluye el inmueble para poder efectuar la venta.

Recursos. El dinero para comprar el edificio fue incluido dentro del presupuesto del 2005 de la entidad.

Para que el precio de los combustibles no se afecte, la institución venderá el edificio en el que se ubican actualmente sus oficinas central, en barrio Tournón.

También se deshará de un terreno contiguo a ese edificio y otro inmueble en San Antonio de Goicoechea. Por esas tres propiedades calcula recibir unos ¢2.300 millones. Con esos ingresos y los recursos que dejará de pagar por concepto de alquiler, la institución planea recuperar la inversión por el edificio de Bicsa en 15 años.

En el nuevo edificio se ubicarán los 500 trabajadores de Recope de San José, de los 1.700 que forman su planilla total.

La entidad presupuestó alrededor de ¢150 millones para remodelar los 12.000 metros cuadrados del nuevo inmueble y mejorar la condiciones laborales de los empleados y del servicio al cliente.