Marvin Barquero. 31 julio
El sello
El sello "Costa Rica Artesanal" certifica la autenticidad de las piezas, su calidad y su origen, tanto las tradicionales como las contemporáneas. Rigoberto Conejo, de Sarchí, ya logró la distinción. Foto: Cortesía ICT

El país protegerá la identidad de los productos de la artesanía mediante el sello Costa Rica Artesanal creado mediante un decreto y coordinado gracias a la labor de varias instituciones estatales.

La distinción se otorga tanto a los artesanos tradicionales como a los contemporáneos, informaron este viernes 31 de julio los ministerios de Economía, Industria y Comercio (MEIC) y de Cultura y Juventud, así como el Instituto Costarricense de Turismo y el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA).

El sello pretende la protección de la autenticidad de la producción nacional y es otorgado por la Comisión Costarricense del Sector Artesanal, luego de una trámite en el MEIC a cargo de la secretaría técnica de la Dirección General de Pequeña y Mediana Empresa (Digepyme).

Se establecieron una serie de requisitos para obtener el sello, el cual se otorga luego de un proceso de revisiones.

El artesano solicita ante la Digepyme del MEIC el otorgamiento de ese sello. La Secretaría Técnica del ministerio ordena la visita al taller por parte de un evaluador especializado. El informe de este especialista será la base para que la comisión finalmente apruebe o rechace el uso da la distinción.

Las entidades explicaron que el sello Costa Rica Artesanal certifica también la calidad de los materiales y su origen, de tal manera que los compradores, entre ellos una gran cantidad de turistas extranjeros, tengan garantía acera de las piezas.

Según un estudio realizado en el 2017 por la Universidad Nacional (UNA), para el MEIC, el país importa anualmente alrededor de $50 millones -unos ¢30.000 millones- en artesanías y productos similares, provenientes principalmente de Asia, Norte América, Sur América y América Central.

Además, se desprende del estudio que el 80% de los turistas nacionales y extranjeros preferirían comprar artesanías con un sello que garantice su origen, calidad, identidad, diseño y cuido del ambiente.

El nuevo sello también reconoce la diversidad multiétnica y pluricultural de las artesanías costarricenses y visibiliza el aporte de la artesanía al desarrollo socioeconómico y cultural del país, explicaron las entidades participantes en el programa.

Las piezas se distinguen mediante una calcomanía. Actualmente, 39 artesanos ya lograron esa distinción, que rige para un periodo de tres años, tras los cuales se debe renovar.

Los artesanos certificados tendrán prioridad de participación en ruedas de negocios y en asesoría para su registro en los sistemas de información institucionales, tales como el Sistema de Información Empresarial Costarricense (SIEC del MEIC) como emprendedor o Pyme certificada.

Además, tendrán prioridad en capacitaciones, asesorías y asistencias técnicas organizadas por las cuatro instituciones relacionadas con el sector artesanal (MEIC, MCJ, ICT e INA).