Marvin Barquero, Óscar Rodríguez. 31 julio
El aeropuerto Juan Santamaría se prepara para recibir a los turistas cumpliendo los protocolos, como la señalización en todas las áreas para el distanciamiento social. Iberia será la primera en reiniciar servicios, con un vuelo previsto para el lunes 3 de agosto; Lufthansa llegará el 5 de agosto. Foto: Alonso Tenorio.
El aeropuerto Juan Santamaría se prepara para recibir a los turistas cumpliendo los protocolos, como la señalización en todas las áreas para el distanciamiento social. Iberia será la primera en reiniciar servicios, con un vuelo previsto para el lunes 3 de agosto; Lufthansa llegará el 5 de agosto. Foto: Alonso Tenorio.

Costa Rica se convierte desde este 1.° de agosto en un destino mucho más caro para los turistas extranjeros.

El encarecimiento se da porque, a partir de este sábado, todo viajero que quiera ingresar debe contratar, ya estando en territorio costarricense, una póliza que le cubra gastos de atención médica y hospedaje en caso de desarrollar o contraer el covid-19 durante su estancia.

El Instituto Nacional de Seguros (INS) cobra por esa póliza desde $275,4 para menores de edad, a más de $964,9 para las personas mayores de 70 años, por una estadía de dos semanas.

Esa es la cotización hecha en el portal del INS, único autorizado hasta ahora para venderla en el país.

Pero el costo de más para el turista no llega hasta ahí. Además, debe hacerse en su país una prueba de que no es portador del nuevo coronavirus para presentarla al ingresar a los aeropuertos Juan Santamaría o de Liberia.

El valor de esa prueba oscila entre los $150 y los $200, de acuerdo con las estimaciones de la Asociación Costarricense de Agencias de Viajes (ACAV).

Estos nuevos costos se unen a otros existentes como el impuesto de salida de $29 y al gasto promedio de $1.438 durante los 12,6 días promedio que cada turista está en Costa Rica, según una encuesta del Instituto Costarricense Turismo (ICT).

Las aerolíneas y los empresarios del turismo temen que estos costos tan altos desmotiven a los turistas extranjeros a venir.

El ministro de Turismo, Gustavo Segura, afirmó que se hace consultas sobre distintas alternativas para reducir el costo de las primas de viaje.

Por ahora, una posibilidad es que más aseguradoras autorizadas para operar en el país presenten ofertas ante la Superintendencia General de Seguros (Sugese) y compitan con las tarifas del INS.

“La realidad de la pandemia a la cual se enfrenta el mundo nos obliga a incluir nuevos requisitos para que la apertura sea lo más segura posible”, añadió el ministro.

Condiciones

Esta póliza solo se puede comprar en una aseguradora autorizada por la Superintendencia General de Seguros (Sugese), lo cual limita su venta al ámbito de las compañías inscritas en Costa Rica.

Así se desprende de los lineamientos incluidos en el documento Protocolos para la operación paulatina del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría durante la pandemia por covid-19 posterior a la apertura de fronteras, Costa Rica.

En este protocolo se establece la obligatoriedad del seguro y las condiciones en las cuales se debe presentar. En el apartado de lineamientos generales, en el inciso C, se establece lo relativo al seguro.

Dice textualmente: “Todos los pasajeros extranjeros deberán contar con un seguro de viaje aprobado por la Superintendencia General de Seguros de Costa Rica (Sugese), a través de una aseguradora local, que cubra los gastos médicos en que incurra el viajero por la enfermedad de covid-19, así como alojamiento.

“Este seguro deberá tener una cobertura de al menos $20.000 (veinte mil dólares americanos) por concepto de gastos médicos y al menos $4.000 (cuatro mil dólares americanos) por concepto de alojamiento”, dice el documento.

El costo adicional de estos requisitos se convertirá en un freno a la llegada de turistas extranjeros, dicen los empresarios del sector, en momentos en que la reactivación es urgente, luego de cuatro meses y medio de “temporada cero”, pues las fronteras se cerraron desde el 18 de marzo.

Los empresarios turísticos y los representantes de las líneas aéreas señalaron como un problema que el Gobierno obligue a los turistas a adquirir el seguro aprobado en Costa Rica y no permita pólizas compradas en el exterior.

Edad y tiempo de estancia

Gerardo Vargas, jefe de Mercadeo de INS, explicó que el costo de la póliza se establece con base en la edad del cliente y el tiempo de estancia en el país.

“El remozamiento que le hicimos al seguro de viajeros fue incorporar una cobertura nueva de alojamiento, precisamente por si el turista se infecta acá o si hay cierre de frontera”, afirmó Vargas.

Destacó que el seguro brinda un monto de hasta $4.000 al asegurado para cubrir el costo del hotel. Esta póliza ya contaba con la cobertura hospitalaria, indicó.

“Detrás del costo de la póliza hay mucho cálculo actuarial para fundamentar que la prima sea suficiente para cubrir los riesgos”, aseveró Vargas.

El jefe de Mercadeo de la aseguradora estatal dijo que en el formulario electrónico de requisitos de ingreso de turistas al país, dictado por el Gobierno, se incluirá un vínculo para redireccionar al sitio web del Instituto.

Tomás Soley, jerarca de la Superintendencia General de Seguros (Sugese), confirmó que el INS es, hasta el momento, la única aseguradora que ha planteado una póliza especial para turistas extranjeros.

“En el país hay libertad de tarifas. El producto se registra en la tesitura que es un producto voluntario. Hoy en día hay muchas pólizas en el extranjero que cubren el hospedaje, por el asunto de la pandemia, a otros precios”, detalló Soley.

Reconoció que, para sorpresa de la Superintendencia, los requisitos del seguro para turistas anunciados por el Gobierno, fueron idénticos a la póliza registrada por el INS.

Entrabamiento

Sary Valverde, presidenta de la Asociación Costarricense de Agencias de Viajes (ACAV); Rubén Acón, presidente de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur) y los empresarios Rolando Campos, director de ventas de Swiss Travel, y José Tomás Batalla, gerente general del hotel Hacienda Guachipelín, coincidieron en su previsión de que habrá un freno al interés por venir a Costa Rica.

En la tarde de este jueves 30 de julio se les unió en la queja la Asociación de Líneas Aéreas Internacionales (ALA).

En todos los casos se respeta y se apoya la necesidad de exigir el seguro por la covid-19 y por alojamiento, pero se reclama el alto costo de esta póliza y que se haya limitado a empresas autorizadas en Costa Rica.

Según Valverde, el Gobierno debería autorizar pólizas adquiridas en el exterior con cobertura de la pandemia y e incluir –por ejemplo en el formulario de salud– la decisión de que el turista corra con los gastos si la póliza no lo cubre.

ALA se quejó en un comunicado de que no la hicieron partícipe de las discusiones donde se tomaron esta decisiones.

“Un único proveedor ha sido avalado en Costa Rica para la venta del seguro a los turistas y, lamentablemente, a costo excesivo”, advirtió la asociación.