Óscar Rodríguez, Esteban Ramírez. 10 febrero
Rodrigo Chave, ministro de Hacienda, ante los diputados en Asamblea Legislativa. Foto: Jorge Castillo.
Rodrigo Chave, ministro de Hacienda, ante los diputados en Asamblea Legislativa. Foto: Jorge Castillo.

Rodrigo Chaves, ministro de Hacienda, informó, este 10 de febrero, de que la agencia calificadora Moody´s redujo la nota de riesgo de Costa Rica, anuncio que se hará de forma oficial esta misma tarde, en Nueva York.

La información fue presentada por el jerarca, esta mañana, durante una comparecencia ante el plenario de Asamblea Legislativa, para explicar a los diputados el aumento registrado en el déficit fiscal en el 2019, así como una serie de medidas extraordinarias que el Gobierno tomará para enfrentarlo.

Chaves afirmó que este lunes, antes de acudir al Congreso, recibió la llamada de la agencia estadounidense donde le informaba de que la nota crediticia de Costa Rica pasó de B1 negativo, a B2 estable, un escalón más abajo. Horas más tarde, hacia el mediodía, la calificadora hizó oficial la rebaja en el indicador de riesgo.

(Video) Ministro de Hacienda anunció que Moody's redujo calificación de riesgo de Costa Rica

“El (costo) promedio ponderado de la deuda son 7,9%. Si nos subieran la calificación en un grado donde estamos, B1 con perspectiva negativa, a la calificación que sigue, el gasto de intereses bajaría por ¢100.000 millones al año. Si nos bajan la calificación, sube ¢150.000 millones, y si llegamos a ser grado de inversión, Costa Rica economizaría ¢300.000 millones al año", explicó el Ministro ante los diputados.

“Aquí me obliga a darles una mala a noticia. Esta mañana recibí el reporte de Moody’s, la agencia calificadora, que se va a hacer público a las 4 horas (cuatro de la tarde) de Nueva York, donde Moody’s dice que le baja la calificación de riesgo a Costa Rica, de B1 negativo, a B2 estable. Eso le va a a costar a la población de Costa Rica, al Estado, alrededor de $250 millones al año. Ese el contexto en el que venía a conversar con ustedes y desafortunadamente soy mensajero de malas noticias”, añadió.

Según la metodología de la agencia estadounidense, esta calificación de riesgo significa que las emisiones de Costa Rica son clasificadas como especulativas, y que el país es de alto riesgo crediticio.

Chaves lamentó que uno los aspectos que resaltó Moody’s dentro de su reporte de calificación a Costa Rica, es que “no hay la confianza que Costa Rica merece sobre sus finanzas públicas”.

Moody‘s publicó el informe de calificación de riesgo del país, al mediodía hora de Nueva York, donde recalca que la rebaja se fundamentó en los altos déficit fiscales los cuales promedian 6% del producto interno bruto (PIB) desde el 2015.

Aunque Moody's espera que la reforma fiscal reduzca los déficits, el efecto sucederá gradualmente.

“En 2020-2022, Moody’s pronostica solo una pequeña disminución, con déficits anuales de poco menos del 6% del PIB. Según las tendencias actuales, la deuda proyectada por Moody’s continuará aumentando hasta cerca del 70% del PIB para 2022”, destacó la agencia estadounidense.

Asimismo, el comunicado descartó que haya una mejora en la calificación del país, pues no ve signos de dicha situación.

“Dada la reciente rebaja, una mejora de la calificación es poco probable. La calificación actual se fortalecería si el Gobierno implementa efectivamente ajustes presupuestarios estructurales que reducen materialmente los déficits fiscales”, subrayó Moody’s.

Tras finalizar laa intervención del Ministro de Hacienda, una de las primeras consultas de los diputados fue sobre la repercusión del anuncio de la calificadora.

“Es claro, Moody’s piensa que hay un riesgo mayor, la probabilidad de eventos negativos la perciben más alta que antes. Entonces, el grupo de inversionistas que puede comprar papel (bonos de deuda) de Costa Rica se va achicando”, explicó el jerarca.

La última vez que la agencia Moody´s redujo la nota de Costa Rica fue en diciembre del 2018, en medio de una fuerte restricción de liquidez en el Gobierno, y a escasos días de haberse aprobado al Ley de Consolidación de las Finanzas Públicas.