Óscar Rodríguez. 16 abril
En los pagos con tarjeta hasta por ¢30.000 no será necesario la entrega de la cédula ni la firma del voucher. El Banco Central acordó, este 15 de abril, elevar el monto que era en ¢15.000, desde mayo del 2018. Foto: Jeffrey Zamora.
En los pagos con tarjeta hasta por ¢30.000 no será necesario la entrega de la cédula ni la firma del voucher. El Banco Central acordó, este 15 de abril, elevar el monto que era en ¢15.000, desde mayo del 2018. Foto: Jeffrey Zamora.

El monto de los pagos efectuados con tarjetas de crédito y débito, que no requieren la firma del voucher ni la presentación de la cédula de identidad en los comercios, se elevará de los ¢15.000 actuales hasta ¢30.000.

Así lo determinó la Junta Directiva del Banco Central de Costa Rica (BCCR), este miércoles 15 de abril, por medio de una reforma al Reglamento del Sistema de Pagos por la cual se rigen todas las transacciones efectuadas con tarjetas con chip o con la tecnología de pago sin contacto.

El monto se elevó luego de una solicitud de la Asociación Bancaria Costarricense (ABC) como una medida preventiva contra las posibles transmisiones del coronavirus.

“El Banco Central considera que una medida para disminuir los riesgos de contagio del covid-19 es que los clientes utilicen las tarjetas de pago sin contacto (contactless), en la mayor cantidad posible de transacciones”, argumentó la entidad, en el oficio JD-5929/06, enviado a las entidades financieras este 16 de abril.

Con el incremento en el monto se conseguirá que el 85% de las transacciones de pago con tarjeta en el comercio se efectúen sin requerir firma, detalló el BCCR en su acuerdo.

Asimismo, la entidad monetaria señala que, debido a la pandemia sanitaria, las marcas de tarjetas decidieron elevar el límite de pago sin contacto a $50 y 50 euros, monto que es equivalente a los ¢30.000 acordado para del país.

“Ante la situación de emergencia sanitaria provocada por la enfermedad covid-19, se destacan razones de oportunidad e interés público frente a la coyuntura económica. Por esta razón, se prescinde del envío en consulta (la decisión)”, se detalla en el acuerdo del BCCR.

La decisión del Banco comenzará a regir una vez que sea publicada en el diario oficial La Gaceta.

La institución solicitó a todos los emisores y adquirentes del mercado de tarjetas, instar al comercio a tener datáfonos que permitan los pagos sin contacto y donde el cliente no deba entregar su tarjeta.

A octubre del 2019, el país contaba con 8,8 millones de tarjetas emitidas. De estas, 5,8 millones eran de débito y tres millones de crédito, según el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC).

El BCCR destacó que, a la fecha, casi el 95% del total de las tarjetas de débito y crédito, y más de 90% de los datafonos, disponen de la tecnología sin contacto.

Alonso Elizondo, director ejecutivo de la Cámara de Comercio, consideró la decisión acertada por parte del Banco.

“Hoy más que nunca necesitamos el menor contacto posible, no entregar una tarjeta, no entregar lapiceros. Es una medida positiva”, manifestó Elizondo.

El principal reto será que todo el comercio del país sepa ahora del incremento en el monto de pago sin necesidad de firma del cliente.

El Banco Central estableció, en mayo del 2018, la medida de que para los pagos de ¢15.000 o menos efectuados con tarjeta no fueran necesarias, ni la firma del voucher ni la entrega de la cédula.