Óscar Rodríguez. 19 septiembre
El Banco Central acordó reducir sus tasas de interés ante las mayores incertidumbres en la economía global. Estados Unidos y la Unión Europea, principales socios comerciales ticos, también acordaron en la última semana medidas de estímulo monetario para enfrentar los riesgos económicos. Foto: Jorge Arce.
El Banco Central acordó reducir sus tasas de interés ante las mayores incertidumbres en la economía global. Estados Unidos y la Unión Europea, principales socios comerciales ticos, también acordaron en la última semana medidas de estímulo monetario para enfrentar los riesgos económicos. Foto: Jorge Arce.

Una “alta incertidumbre” en la economía global, junto al lento crecimiento de la producción en Costa Rica originaron que el Banco Central de Costa Rica (BCCR) redujera, por quinta vez consecutiva durante este año, su tasa de política monetaria (TPM).

La Junta Directiva del BCCR acordó, este miércoles 18 de setiembre, ubicar la TPM en 3,75% desde el 4% en que estaba desde finales del julio pasado.

“Prevalece una alta incertidumbre asociada a las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, lo cual ha incidido en la desaceleración de los flujos de comercio y de las proyecciones de crecimiento de nuestros principales socios comerciales”, destacó el ente emisor, en un comunicado de prensa de este jueves 19 de setiembre.

En la decisión de estímulo económico también pesó el lento crecimiento de la actividad del país, la tasa de desempleo del 11,9% y el lento crecimiento del crédito al sector privado.

La TPM es una tasa de referencia, la cual el ente emisor considera coherente con el costo de la liquidez, en un momento dado, y generalmente tiene un impacto en el resto de tasas de interés en colones del país.

En el transcurso de este 2019, la autoridad monetaria de Costa Rica ha reducido en 1,5 puntos porcentuales este indicador.

La decisión del BCCR se tomó el mismo día que la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) acordó la baja de sus tasas debido a los riesgos en la economía global.

El pasado 12 de setiembre, el Banco Central Europeo (BCE) también anunció un recorte en intereses así como la compra de deuda pública y privada para estimular la economía de la zona euro y alejarla de una posible recesión.

De acuerdo con el comunicado del Banco Central, en este contexto de mayor incertidumbre mundial, otros bancos centrales han optado por reducir sus tasas (Brasil, México, Chile, Perú, Nueva Zelanda, India, Tailandia y Australia), lo cual ha permitido mayor espacio para una política monetaria contracíclica en Costa Rica.

Tanto economistas locales como el sector productivo costarricense alertaron que los riesgos previstos por la FED y el BCE tendrían un impacto negativo en Costa Rica, pues ambas regiones están entre los principales socios comerciales del país.

A Estados Unidos y el Viejo Continente se exportó, entre enero y julio de este año, el 63% de los $7.000 millones de bienes producidos en Costa Rica.

Asimismo, el 59% de los 1,7 millones de turistas que vacacionaron en el país, durante el primer semestre del año, son originarios de ambas regiones.

En relación con la economía costarricense, otro factor que pesó en la Junta Directiva a la hora de decidir la reducción esta tasa de interés fue el comportamiento de la inflación, pues se ha mantenido dentro de las previsión del Banco Central en la programación macroeconómica de este año.

Adicionalmente a la baja en la TPM, se acordó reducir la tasa de interés bruta de los depósitos a un día plazo (DON) en 21 puntos base, para ubicarla en 2,26% anual, también a partir del 19 de setiembre de 2019.