Óscar Rodríguez. 27 enero
El Grupo Q vendió 213 Hyundai Ioniq eléctricos, en el 2018, y otras 130 unidades el año pasado. El vehículo, cuyo precio en el mercado va desde los $38.900, tiene una autonomía de 373 kilómetros. Mónica Ortiz muestra el cargador estándar de la batería (incluido en la compra) que puede usarse en cualquier tomacorriente de 110 voltios. Foto: Jorge Castillo.
El Grupo Q vendió 213 Hyundai Ioniq eléctricos, en el 2018, y otras 130 unidades el año pasado. El vehículo, cuyo precio en el mercado va desde los $38.900, tiene una autonomía de 373 kilómetros. Mónica Ortiz muestra el cargador estándar de la batería (incluido en la compra) que puede usarse en cualquier tomacorriente de 110 voltios. Foto: Jorge Castillo.

La entrada en vigencia de los beneficios fiscales para la importación y venta de carros eléctricos en Costa Rica dinamizó este segmento de la industria automotriz en los últimos dos años.

El ingreso de automóviles cero emisión al país, nuevos y usados, se triplicó una vez que entró en vigencia la Ley de Incentivos y Promoción para el Transporte Eléctrico, publicada en La Gaceta el 28 de agosto del 2017.

En el 2017, ingresaron a Costa Rica 221 vehículos eléctricos. Mientras que, al año siguiente, fueron 670 unidades (tres veces más que el año previo) y, en el 2019, un total de 787 (20% más en comparación con 2018), según la información brindada a La Nación por el Ministerio de Hacienda.

Empresarios del sector automotriz, así como el Ministerio, coincidieron en que la promulgación de la norma legal aceleró la venta de este tipo de vehículos.

“La aprobación de la Ley es un incentivo importante, tanto por los beneficios fiscales, como por los que incluye para la población”, sostuvo Juan Carlos Brenes, director general de Hacienda.

La legislación especial entró en vigencia en febrero del 2018 y mantendrá los privilegios fiscales hasta enero del 2023, especificó Brenes.

El texto legal estableció la exoneración para los vehículos cero emisiones (automóviles, motocicletas, bicicletas, microbuses, buses y trenes) del impuesto sobre el valor agregado (IVA), el impuesto selectivo de consumo y el impuesto sobre el valor aduanero.

El beneficio fiscal se aplica con base en el valor declarado del automóvil ante la Dirección General de Aduanas.

Los vehículos eléctricos contarán con la exención del 100%, en los tres tributos, para los primeros $30.000 del valor aduanero del bien.

Por encima de ese monto, la legislación dicta varios rangos de exoneración para cada uno de los tributos.

Composición del negocio

Los datos de Hacienda muestran que de los 787 carros eléctricos importados, durante el año pasado, el 72%, es decir, 565 unidades, eran vehículos nuevos. En tanto, el restante 28%, un total de 222 autos, eran usados.

Al comparar la información del 2019 respecto a la del año previo, se nota que el mayor incremento en la importación ocurrió en las unidades usadas.

En el 2018 se trajeron 89 carros eléctricos de segunda mano, mientras que el año anterior se elevó hasta los 222.

“El segmento de carros eléctricos definitivamente va ir creciendo y será la tendencia a ver a lo largo de los años”, destacó Carlos Aguilar, director ejecutivo de la Asociación de Importadores de Vehículos y Maquinaria (Aivema).

Para Juan Ignacio Sansó, gerente de Ventas de Bavarian Motors –representantes de BMW–, la exoneración brindada por la ley hizo que los precios de los automóviles eléctricos fueran más competitivos.

“Nosotros pasamos de vender 33 unidades, en el 2018, a vender más de 80 unidades, en el 2019, con solo el modelo i3 (un compacto para cuatro pasajeros)”, destacó el empresario.

Sansó destacó que un factor clave para el crecimiento de este segmento de negocio es la mayor oferta de modelos de automóviles de diferentes fabricantes.

Grupo Danissa comercializa en el país el carro eléctrico Nissan Leaf cuyo precio es de $42.500. El vehículo tiene una autonomía en ciudad de 389 kilómetros por carga de batería. En diciembre anterior, la empresa importó 65 de estos automóviles. En la imagen, Nilton Obregón, empleado de la compañía. Foto: Alejandro Gamboa.
Grupo Danissa comercializa en el país el carro eléctrico Nissan Leaf cuyo precio es de $42.500. El vehículo tiene una autonomía en ciudad de 389 kilómetros por carga de batería. En diciembre anterior, la empresa importó 65 de estos automóviles. En la imagen, Nilton Obregón, empleado de la compañía. Foto: Alejandro Gamboa.

En el caso del Grupo Q, representante de la marca Hyundai, se comercializa en el país el modelo eléctrico Hyundai Ioniq, desde diciembre del 2017.

Rodolfo Araya, director Comercial de Hyundia, confirmó que, en el 2018, se vendieron 213 automóviles, de los cuales 100 los adquirió el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

En tanto, en el 2019, comercializaron 130 unidades de vehículos eléctricos.

“Sin duda, ese fue un impulso importante (la venta al ICE). No obstante, son los consumidores finales y empresas como Bioland, que han comprado Ioniq para sus flotillas internas, los responsables de este crecimientos sostenido de la venta de este modelo”, explicó Araya.

Ana Lucrecia Vargas, directora de Mercadeo de Grupo Danissa, sostuvo que los beneficios legales y el apoyo del Gobierno para promover vehículos cero emisiones han impulsado este nuevo segmento del negocio automotriz.

Grupo Danissa comercializa en el país los modelos eléctricos Nissan Leaf y el Audi e-tron. Aunque la empresa no detalló la cantidad de vehículos vendidos, confirmaron que, a finales del año anterior, ingresaron 50 unidades del e-tron y 65 del Leaf.

“Sin duda alguna, los beneficios económicos y no económicos legalmente instaurados, han permitido en nuestro caso, introducir la gama de vehículos 100% eléctricos”, destacó Vargas.

Por otra parte, los ingresos tributarios generados por la importación de carros eléctricos muestran cómo el mayor beneficio fiscal recayó en las unidades nuevas respecto a las usadas; es ahí donde se percibe la mayor caída en la recaudación.

El año pasado, los 565 carros eléctricos nuevos importados significaron al fisco un pago de ¢118 millones del impuesto selectivo de consumo y tributo sobre el valor aduanero. En tanto, los 222 automóviles usados representaron el pago de ¢249 millones.

Bavarian Motors, representante de BMW, vendió 33 unidades del modelo eléctrico i3, en el 2018, y el año pasado fueron 80 carros. El vehículo tiene una autonomía de 380 kilómetros por carga y un costo de $49.900. Foto: Jorge Navarro.
Bavarian Motors, representante de BMW, vendió 33 unidades del modelo eléctrico i3, en el 2018, y el año pasado fueron 80 carros. El vehículo tiene una autonomía de 380 kilómetros por carga y un costo de $49.900. Foto: Jorge Navarro.

La diferencia radica en que los vehículos usados solo cuentan con la exoneración en el impuesto selectivo de consumo y solo para las unidades con un valor aduanero que no supere los $30.000, según el reglamento Incentivo para vehículos eléctricos usados, publicado en noviembre del 2018.

También influye que el beneficio fiscal solo aplica para las unidades cero emisión cuya antigüedad sea igual o menor a cinco años a partir del año de su modelo.