Krissia Chacón. 14 octubre, 2016
En San Pedro ya operan semáforos gracias a la energía solar. El sistema recolecta la luz y luego la almacena en un banco de baterías. Pueden funcionar con normalidad ante un eventual corte de luz. | LUIS NAVARRO
En San Pedro ya operan semáforos gracias a la energía solar. El sistema recolecta la luz y luego la almacena en un banco de baterías. Pueden funcionar con normalidad ante un eventual corte de luz. | LUIS NAVARRO

Los paneles solares le tocan la puerta a las entidades gubernamentales con el fin de atraer adeptos que busquen el ahorro y el uso de energías renovables.

Semáforos que operan con la energía del sol y ofrecer el servicio de agua potable gracias a la radiación solar, son ya una realidad en Costa Rica.

El Consejo Nacional de Seguridad Vial (Cosevi) contrató a la empresa SERC-Sistemas de Energía para instalar paneles solares en los distintos semáforos ubicados en San José.

Actualmente operan 83 sistemas que se alimentan con este tipo de energía alternativa, instalados en diferentes áreas, como San Pedro, La Uruca, Pavas, Paseo Colón, Guadalupe y en la zona sur de la capital.

Jorge Quesada y Rolando Jiménez, asesores de ventas de la compañía SERC-Sistemas, explicaron que la tecnología que alimenta los semáforos se basa en la captación de la energía del sol al tiempo que carga un banco de baterías de litio.

Durante la noche es posible que sigan operando gracias a estas baterías. Cuando la radiación solar no es suficiente, el sistema usa la red pública de electricidad como fuente auxiliar.

La utilización de esta tecnología le representa al Cosevi un ahorro del 95%.

La inversión en el proyecto se acercó al millón de dólares.

Para julio del próximo año se instalarán otros 76 paneles que trabajarán en el centro de San José (algunos puntos serán las avenidas 10, 12, 8 y 14).

“Tenemos una cartera de clientes del Estado que están buscando el ahorro con plantas de energía solar, en busca de la carbono neutralidad para el año 2021”, señaló Jiménez.

Consumo de agua. La Asociación Administradora de Sistemas de Acueductos y Alcantarillados Sanitarios (Asada) de San Rafael de Alajuela también decidió optar por la energía solar.

Con una inversión de ¢53 millones, la Asada adquirió los primeros 160 paneles que abastecen a más de 3.000 usuarios.

El sistema genera hasta 36,4 kilovatios por hora, energía suficiente para que los motores de las bombas extraigan el agua del pozo y llegue hasta el tanque de almacenamiento, para luego pasar por el proceso de cloración y posteriormente se distribuye hacia los vecinos.

Con la instalación de este sistema, la Asada se genera un ahorro de alrededor del 40% en el gasto mensual.

“El ahorro en la factura eléctrica nos permitirá recuperar la inversión en cinco años, de tal forma que esperamos seguir creciendo y trasladar el ahorro a nuestra comunidad”, manifestó Gerardo Morera, presidente de la Asociación.

Los equipos tienen una vida útil de 25 años.

Pequeños pasos. Las instituciones públicas ya están disipando los nubarrones con el tema de la instalación de paneles y poco a poco van adoptándolos como una solución de ahorro.

Según el portal del Informe de la Actividad Contractual (SIAC) de la Contraloría General de la República, entidades como la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) en Limón, el Instituto Tecnológico de Costa Rica, la Universidad Técnica Nacional y Radiográfica Costarricense (Racsa) son algunas de las que ya utilizan la energía solar.

Calentadores solares, paquetes fotovoltaicos y sistemas termosifónicos son parte de las soluciones por las que han optado las entidades públicas.