Óscar Rodríguez. 3 febrero
La empresa estadounidense Gencom adquirió, en noviembre pasado, el Hotel AltaGracia ubicado en Pérez Zeledón. Este negocio fue uno de los que destacó entre las concentraciones aprobadas por la Coprocom en el 2019. Foto: Mayela López.
La empresa estadounidense Gencom adquirió, en noviembre pasado, el Hotel AltaGracia ubicado en Pérez Zeledón. Este negocio fue uno de los que destacó entre las concentraciones aprobadas por la Coprocom en el 2019. Foto: Mayela López.

El mercado de fusiones y adquisiciones en Costa Rica redujo, durante el año pasado, el dinamismo mostrado a partir del 2016.

La Comisión para Promover la Competencia (Coprocom) resolvió 25 casos en el 2019. En tanto, en el 2018 fueron 40 procesos y, para el 2017 y 2016, un total de 37 casos en cada año.

La información brindada por la Comisión a La Nación muestra que entre las transacciones sobresalen negocios en los sectores industrial, financiero y turístico.

Prácticamente todos los casos de concentraciones de mercado fueron avalados porque no generaban problemas de competencia o daño a los consumidores.

La excepción fue la adquisición de Gessa por parte de Walmart de México y Centroamérica. La Comisión rechazó esta adquisición, pues encontró que había riesgos de incidencia en precios y afectación a la competencia en el mercado costarricense.

El detalle brindado, así como las resoluciones publicadas, no detallan el valor de cada una de las operaciones autorizadas por la Comisión, pues se considera información confidencial.

Mariana Castro, presidenta de la Coprocom, comentó que la merma en el dinamismo de la economía podría sería una de las causas de que se presentaran menos procesos de fusiones o adquisiciones de empresas.

Entre los casos reportados hubo operaciones de carácter internacional de compañías que operan en el país. Un ejemplo fue el negocio conjunto creado entre las farmacéuticas GlaxoSmithKline y Pfizer.

Castro explicó que, aunque los negocios sean internacionales, si alguna de las compañías tiene al menos dos años de operar en Costa Rica debe notificar la transacción.

“Coprocom analiza las posibles repercusiones que pueda tener la concentración económica en el territorio nacional y establece las medidas que puedan contrarrestar cualquier perjuicio al mercado. Así las cosas puede pedir para el país, las condiciones que considere pertinentes (...) Las empresas deben aceptar esas condiciones o no fusionarse, al menos en el país”, destacó Castro.

Desde el 2011, las adquisiciones o fusiones que deben ser aprobadas por la Coprocom. Dicha entidad puede vetar operaciones que afecten a los consumidores.

Principales transacciones

El sector de industrial fue el que más destacó entre los casos tramitados por la Coprocom. Entre los casos está la adquisición de Industrias BioQuim Centroamericana por parte de la firma india UPL Corporation.

Por otra parte, las empresas de la industria alimenticia Roma Prince, de capital costarricense, y Alimentos S.A., de origen guatemalteco, compraron la empresa panameña Kolicox Holding.

Esta empresa es la propietaria de marcas como Pro, Pa’ Picar y Papi Fress y precisamente estas fueron el objetivo principal de la transacción, según se detalla en la resolución 30-2019, en la cual Coprocom aprobó la adquisición.

Sergio Wiernik, director general de Capital Financial Advisors, empresa dedicada a la asesoría de banco de inversión, destacó que la actividad de fusiones y adquisiciones aún es dinámica en el país.

“Sin bien se mantiene el apetito, el estancamiento económico de los últimos años ha causado que los compradores apliquen valoraciones más conservadores a las empresas objetivo”, destacó el especialista.

Sin embargo, Wiernik consideró que aún hay compradores extranjeros interesados en efectuar inversiones a largo plazo en el país.

En la industria vinculada con el turismo, destacaron la adquisición hecha por Garnier & Garnier Desarrollos y Enjoy Group, del Hotel Punta Islita, en Nandayure de Guanacaste.

En tanto, el hotel Hacienda AltaGracia, ubicado Pérez Zeledón, fue comprado por la empresa estadounidense Gencom, dedicada al negocio hotelero.

Gencom es copropietario, desarrollador y administrador de hoteles en la Península Papagayo, que incluyen el Four Seasons Resort Costa Rica y Andaz Costa Rica Resort.

La aprobación del negocio se dio a finales de noviembre del año pasado por la Coprocom. En tanto, Gencom la confirmó en un comunicado de prensa, pero sin detallar el costo de la transacción.

Por otra parte, las empresas Inversiones El Trueno, propiedad de Purdy Motor y Centriz Costa Rica, que opera la franquicia Budget Rent a Car, adquirió la compañía Interbusess Uno de Costa Rica.

Esta última está dedicada a prestar servicios de transporte turístico, principalmente a visitantes foráneos, se detalla en el voto 11-2019, en el cual Coprocom aprobó la concentración.

En el caso del sector financiero, la Comisión avaló la venta de cartera incobrable hecha por Banco Davivienda a Recuperadora de Crédito Indecom; y de Credomatic a Consultores Financieros.

Asimismo, en agosto del año anterior, se aprobó la compra de Kuiki Credit Costa Rica por parte de las empresas Grupo San Juan y Lulinkados, ambas de origen panameño.

El 2019 también se caracterizó por la decisión de la Coprocom de rechazar la compra de Supermercados Gessa por parte de Walmart para lo cual adujo, por primera vez, la existencia de riesgos a la competencia.

“La resolución es un hito porque fue la primera vez que la Comisión intervino en una transacción tan grande, y con tantas consecuencias para los jugadores involucrados y el mercado en que operan”, recalcó Theo Mills, director general de Valeo Capital Partners, firma dedicada a la asesoría de banca de inversión.

Yanina Montero, directora de la Coprocom, informó que no pueden referirse a este caso, pues se encuentra impugnado ante los Tribunales de Justicia.

A finales del año pasado, Grupo Comeca, propietario de Gessa, informó de la venta de los supermercados Peri, Súper Compra y Saretto a la compañía Grupo Empresarial de Retail (Gersa). El proceso aún está bajo el análisis de la Coprocom.

Coprocom establece $23 millones como límite para conocer compra de empresas

La Comisión para Promover la Competencia (Coprocom) estableció el monto de $23 millones como el referente para que los procesos de fusiones o adquisiciones de empresas deban ser autorizadas por este órgano.

La entidad pública, órgano desconcentrado del Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC), dictó el nuevo parámetro en una resolución de noviembre del año anterior.

Mariana Castro, presidenta de la Coprocom, detalló que el umbral para conocer casos de concentraciones pasó de $15 millones a $23 millones a partir de noviembre del 2019. Foto: John Durán.
Mariana Castro, presidenta de la Coprocom, detalló que el umbral para conocer casos de concentraciones pasó de $15 millones a $23 millones a partir de noviembre del 2019. Foto: John Durán.

Mariana Castro, presidenta de Coprocom, explicó que la forma de calcular los umbrales para conocer los casos de concentraciones de mercados se modificó el año pasado con la promulgación de la Ley Fortalecimiento de las Autoridades de Competencia de Costa Rica.

“Si la suma de las ventas brutas o la suma de los activos productivos en Costa Rica de las empresas involucradas superan los umbrales establecidos, deben previamente notificar dicha intención de concentración a Coprocom”, explicó Castro.

Previo a la resolución, todos los procesos de fusiones y adquisiciones cuyo valor fuera igual o superior a $15 millones debía ser revisado por la Comisión.

Dicho monto se establecía con base en los salarios mínimos mensuales. Pero con la nueva ley, se toma como referencia el salario base de un trabajador judicial.

La presidenta de la entidad pública resaltó que, para determinar la cifra límite, analizaron las transacciones presentadas entre el 2013 y junio del 2019.

La conclusión del análisis fue que las concentraciones cuyo valor de ventas o activos conjuntos eran inferior a $15 millones no habían tenido efectos perjudiciales en el mercado costarricense.

* Nota del redactor.

En el pie de foto donde aparece Mariana Castro, presidenta de la Coprocom, se consignó que el umbral para conocer casos de concentraciones pasó de $15 millones a $12 millones, cuando lo correcto fue de $15 millones a $23 millones.