Negocios

Maverick Yachts construye yates de lujo en playa Herradura y negocio avanza viento en popa

Maverick Yachts ha construido 27 yates; la mayoría de los clientes son estadounidenses. El yate más grandes fabricado fue uno de 50 pies cuyo costo rondó los $3,2 millones

Garabito. En Herradura, Puntarenas, se ubica Maverick Yachts, una empresa que se dedica a la construcción de yates en Costa Rica y que emplea a 85 personas en la fábrica. En 2023 esta compañía cumplirá 20 años de estar en el mercado nacional, pero sus operaciones no empezaron en Herradura, sino que en las cercanías del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría.

El comienzo de Maverick Yachts es realmente particular y “todo una aventura”. Daniel Espinoza, gerente de operaciones de Maverick Yachts y accionista menor de la firma, comentó que desde los 17 años se desempeñó como capitán. Alrededor de ocho años antes de la creación de la empresa, él trabajaba como capitán para un “americano” que quería un barco más grande.

“Él primero tenía una lanchita pequeña de 25 pies, después compró uno de 32 y después cuando quería comprar uno más grande los costos de importación (a Costa Rica) eran demasiados, porque un barco en ese tiempo pagaba de un 35% hasta un 55% del valor real. Entonces traer un barco era muy complicado, muy caro”, describió Espinoza.

Ante esto, Daniel comenzó a buscar una opción para construir un barco en Costa Rica. “Había una fábrica en San José antes que hacía una marca de barcos Greenfish. Esa era una empresa que ya varias personas habían salido de ahí. Uno de los constructores estaba haciendo lanchas en Quepos, pequeñas, de 32 o 33 pies. Hablé con él y le dije que si podía hacer un barco de 40 pies, me dijo que sí. Íbamos a hacer un 40, pero después decidimos que uno de 42, y Richard (el jefe en aquel entonces de Espinoza) contrató a un ingeniero naval en Estados Unidos para que le hiciera los planos del 42”, dijo.

En un principio la idea nunca fue crear una empresa constructora de yates en Costa Rica: “Era más que todo construir un barco para mi jefe y que yo se lo anduviera como capitán”. Sin embargo, el barco quedó “tan bien, tan vistoso y tan costoso”, que hasta otros “americanos” mostraron su interés por comprar la embarcación.

Es por eso que Daniel y su jefe se dieron a la tarea de empezar a escribir la génesis de esta historia. Al principio, los barcos se fabricaban cerca del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría, en Saret, allí construyeron cinco yates –incluido el yate de 42 pies que dio inicio a la empresa–; sin embargo, desde el 2008, se desplazaron a Herradura, lugar donde ya han construido 22 yates.

“Estar más cerca del agua obviamente tiene muchos beneficios”, comentó el gerente de operaciones de Maverick Yachts, quien mencionó que la fábrica se ubica como a cuatro kilómetros antes de la Marina Los Sueños.

En Maverick Yachts se construyen barcos de madera tanto para pesca deportiva como para paseos, “todos son de lujo”. Los yates son personalizados, entonces el cliente tiene la ventaja de seleccionar cómo quiere el barco, qué distribución quiere, la cubierta, el color, etc.

Con respecto a los tamaños, estos pueden ser de 32, 36, 39, 40, 45, 50, 60 y 66 pies. De momento, la empresa nacional no ha fabricado embarcaciones ni de 60 pies ni de 66 pies, sin embargo, afirman que están en negociación en estos momentos para un proyecto de esta envergadura.

El tiempo de fabricación varía dependiendo del tamaño, pero para tener una idea, el tiempo de construcción de una embarcación de 36 pies es de 12 meses y el de uno de 50 pies, de un año y medio.

El rango de precios de los yates de esta marca nacional se estima que va desde los $600.000 hasta superar los $3 millones. El valor de cada embarcación depende del tamaño, si es para pesca deportiva o para paseos, y de los accesorios.

Mucha gente no se imagina o no sabe que en Costa Rica se fabrican barcos de alta calidad. Los barcos que construimos son competitivos con muchas marcas conocidas en Estados Unidos y superiores a muchos que se construyen en Europa.

—  Daniel Espinoza, gerente de operaciones de Maverick Yachts

Daniel dijo que el yate más caro que se ha construido en Maverick es uno de 50 pies, para paseos, “con un montón de lujos”, cuyo costo ronda los $3,2 millones.

“Hay montones de accesorios que se le pueden incluir (a los yates), sin embargo todos los precios que damos por un barco son para entregar un barco completo, listo para navegar, con los equipos electrónicos, con el equipamiento que requiere el barco”, detalló Espinoza.

Otro dato importante es que la mayoría de clientes de Maverick Yachts son estadounidenses, pero un suizo y un brasileño también han comprado embarcaciones de la marca. ¿Y costarricenses? Pese a que hay varios barcos en la Marina Los Sueños que son propiedad de ticos, “ninguno ha confiado” en la compañía para que le haga un barco.

“El tema es que los más millonarios de Costa Rica compran barcos en otros lugares como Europa o Estados Unidos”, resaltó Espinoza.

Además, el accionista menor de la empresa costarricense no ocultó que este mercado de la construcción de yates es muy competitivo, más que todo porque como la mayoría de los clientes son estadounidenses tienen que sobresalir con cada producto para que ellos prefieran comprar barcos Maverick.

Según relató el gerente de operaciones de la empresa, les ha ido muy bien e incluso barcos que han construido han ganado torneos en Costa Rica y en otros países como Panamá, Guatemala y El Salvador, por lo que los considera “barcos ganadores”.

Esta empresa se promociona en revistas como Marlin Magazine, redes sociales, referencias y en la participación en torneos.

Hemos tenido una muy buena acogida, y esos buenos comentarios que hemos tenido nos han hecho crecer. Gracias a Dios empleamos 85 personas ahorita en la planta.

—  Daniel Espinoza, gerente de operaciones de Maverick Yachts

Por otro lado, actualmente, la empresa cuenta con cuatro socios (Daniel y tres estadounidenses) en la parte de construcción de yates. En esta cifra no está contemplado el fundador principal de la empresa (el jefe de Espinoza cuando se construyó el barco), pues por razones de salud dejó la firma hace “varios años” atrás.

Uno de los retos persistentes de la empresa es la capacitación del personal. Espinoza comentó que ni en Costa Rica ni en Centroamérica existe una compañía que construya este tipo de barcos, “somos únicos”. De manera tal que no hay otra empresa donde se pueda capacitar al personal ni una institución que imparta una carrera de construcción naval.

“Obviamente cada empleado que tenemos se nos vuelve muy valioso para nosotros. Un empleado que viene y contratamos sin ninguna experiencia, pues hay que formarlo y hay que enseñarle (en la fábrica)”, agregó.

Los tres departamentos principales de Maverick son: carpintería, preparación y pintura, e instalación. Por su parte, otro gran reto fue enfrentar el impacto de la pandemia.

Por el covid-19, la empresa no realizó ninguna venta en año y medio, empero “por dicha” tenía tres contratos: “tres proyectos caminando”. Pese a que la fábrica de Maverick trabajó “al límite”, la compañía no despidió a ningún empleado.

Además, por la pandemia hubo retrasos en la llegada de materiales importados como motores y electrónicos. De acuerdo con Espinoza, la empresa costarricense importa accesorios de barcos de China y Estados Unidos, aunque el “90% se compra de Estados Unidos”.

Otro negocio principal que tiene Maverick es el del alquiler de barcos. A las personas que compran yates de la marca nacional, se les ofrece la parte de administración de los barcos. Entonces, se administra el barco, se alquila y con las ganancias de la renta se mantiene el yate en funcionamiento y en “perfectas” condiciones. Este negocio deja ganancias de alrededor de $200.000 al año.

Actualmente, la firma tiene 11 barcos Maverick bajo su administración en la Marina Los Sueños (lugar donde emplea a 47 personas), los cuales están disponibles para alquiler para tours, pesca o para cualquier actividad.

Según comentó Daniel, alquilar un yate Maverick solo un día (de 7 a. m. a 4:30 p. m.) cuesta entre $1.600 y $3.200, el precio depende del tamaño del barco que se rente. “¿Qué incluye? El capitán, toda la cerveza que quieran tomar, frescos, fruta, almuerzo, incluye la carnada de pesca, el combustible, todo”.

En un día “normal”, en un barco grande se gastan 200 galones de combustible y “a como está el combustible anda en $5 el galón”.

Por otro lado, la compañía ha avanzado en la construcción del nuevo edificio de la tienda Maverick Marine Supply en el mismo terreno donde se ubica la fábrica; allí van a emplear a seis o siete personas más. De momento, la tienda se encuentra en un espacio dentro de la fábrica.

En el nuevo local se venderán “todo” tipo de artículos para barcos que “en Costa Rica no hay” y como la firma es constructora de embarcaciones, importa gran cantidad de materiales, por lo que “siempre” tendrá artículos disponibles.

Aunado a lo mencionado, la empresa da el servicio de certificación de balsas salvavidas. También, el certificado de extinguidores especiales para barcos “viene en la parte de las compañías Maverick”.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.