Negocios

Empresas de servicios y tecnología muestran apertura a mantener sus esquemas de trabajo híbrido

Actualmente varias firmas en Costa Rica conservan la modalidad de teletrabajo completo o trabajo semipresencial, por turnos grupales, cumpliendo protocolos, y de acuerdo con la evolución de la pandemia.

Empresas costarricenses de servicios, en áreas como comunicación, legales y tecnología, convencidas de los beneficios del teletrabajo, muestran apertura en conservar esquemas de trabajo híbrido en el futuro próximo.

Por el momento, mantienen a la mayoría de los colaboradores en teletrabajo y algunas implantaron asistencia a la oficina por grupos, de acuerdo a la evolución de la pandemia de la covid-19.

“Con los aumentos de contagio, procedimos a volver a enviar a todos al teletrabajo”, dijo Alberto Porras, socio de GCF Consultores, una firma especializada en asesoría fiscal, contable y financiera.

En Costa Rica, desde el 3 de abril, el promedio de casos semanales se incrementó hasta 2.248 (en la primera quincena de este mes de mayo), de acuerdo con los datos del Ministerio de Salud. Entre setiembre del 2020 y enero del 2021 se mantuvo entre 1.219 y 1.098 y había descendido hasta 336, a principios de marzo anterior.

La finalización de la pandemia, que se espera ocurra con el avance de la vacunación, dejaría un nuevo panorama. La encuesta trimestral de expectativas de empleo de Manpower Group mostró que casi la mayoría de las firmas optarán por el teletrabajo, la flexibilidad y una combinación de trabajo remoto y en oficina. Los niveles de empleo se recuperarían a finales del 2021 o durante el 2022.

La empresa WeWork Costa Rica resaltó que el trabajo híbrido favorece la productividad y la satisfacción laboral, así como la reducción de los costos de oficina (alquiler e insumos), pero hay desafíos relacionados con la ciberfatiga, la mayor dependencia tecnológica, el trabajo en equipo a distancia y en el diseño de instalaciones.

“Si bien un modelo híbrido es el que hace más sentido, y el que la mayoría de las organizaciones adoptarán, es complejo de implementar y gestionar”, advirtió Fernán Gallegos, socio y director de Nework Rules, firma especializada en trabajo remoto.

Por turnos

El teletrabajo ya se aplicaba en varias compañías, al menos un día por semana. A partir de marzo del 2020, se adoptó totalmente en los puestos donde era posible.

Después del confinamiento inicial, algunas posiciones retornaron a la presencialidad. Son puestos de mantenimiento y limpieza, atención al cliente, mensajería y recepción, ejemplificaron Ramón Arroyo y María José Castro, gerente y especialista senior de capital humano de BD Consultores, respectivamente.

Posteriormente, varias empresas establecieron, según la evolución de la pandemia, grupos de colaboradores que se turnaban para trabajar en la oficina.

Según Manpower, que apoya a empresas en el campo laboral, indicó que el 80% de sus clientes adoptaron alguna dinámica de trabajo remoto. “En el restante 20% vemos modelos híbridos”, dijo Natalia Severiche, gerente de Manpower Costa Rica.

En Porter Novelli, por ejemplo, se teletrabaja cuatro días y se va a la oficina uno según roles establecidos hasta este mes de mayo, por el incremento de contagios de la covid-19.

En todos los casos donde se mantiene labores presenciales se aplican las medidas de seguridad sanitaria, como medición de temperatura al ingresar, lavado de manos, uso de mascarilla, desinfección de áreas de trabajo y aforo, con asistencia entre el 5% y el 30% de la planilla.

“En el mismo flujo se incluyó al personal de seguridad outsourcing, quienes realizan la primera etapa del protocolo”, dijo Alejandro Trejos Gómez, socio de BDS Asesores.

Para la implementación del teletrabajo varias compañías reportan haber brindado escritorio, silla y computadora a los colaboradores que no contaban con las condiciones mínimas en sus hogares .

De forma complementaria, fortalecieron la flexibilidad en la jornada laboral, el trabajo por objetivos, los indicadores de rendimiento y productividad, y los programas de salud ocupacional. Entre las iniciativas impulsadas, en algunos casos con apoyo de firmas externas y profesionales especializados, se incluyen planes de coaching, apoyo psicológico, capacitación en prácticas preventivas y actividades virtuales (ejercicios y eventos de cultura organizacional e integración de equipos).

Al regreso

El retorno será un escenario laboral muy diferente al que existía antes de la pandemia. “El covid-19 muestra que es posible implementar el teletrabajo en un 100%. Las ventajas son múltiples. Valoramos mantenerlo y que el regreso a la oficina sea dosificado”, dijo Betsy Rojas, directora de Imacorp.

Las firmas tendrán más días de trabajo remoto que el que otorgaban antes de la pandemia, para lo que fortalecerán las prácticas y procesos de esta modalidad, continuarán la digitalización de sus operaciones o realizarán ajustes en instalaciones.

“Estamos previendo un cambio en el comportamiento de los colaboradores, en el sentido de que el teletrabajo será más fluido y, por ende, más común Los colaboradores van a requerir espacios más abiertos y amplios”, dijo Daniel Samper, gerente general Universidad Cenfotec.

GCF no aplicará cambios de ocupación de instalaciones, debido al crecimiento de la planilla, pero sí aumentará la infraestructura digital y el ancho de banda.

BD ya renovó las oficinas con el objetivo de lograr “un ambiente más amplio y moderno” que promueva la innovación e integración de los equipos.

BDS analiza la posibilidad de disminuir el espacio físico de una oficina periférica, para lo que tendría que aumentar el equipo tecnológico y fortalecer la comunicación virtual.

Imacorp buscará un sitio que cumpla con los requerimientos y se ajuste a los cambios que se realizarán.

También se implementar otras alternativas, especialmente en grupos empresariales. “Estamos compartiendo espacio con otras empresas hermanas, con lo cual hemos reducido el gasto hasta en un 30%”, dijo Rodrigo Castro, director de Porter Novelli.

Grupo Babel, dedicada a servicios de transformación digital, analiza ajustes, pues en Costa Rica prácticamente no requeriría ni la mitad del espacio que ocupaba en su edificio de San Pablo de Heredia.

“Estamos realizando un proceso de planificación para reducción y optimización de espacio físico”, dijo Édgar Oviedo, socio y director de negocios y relaciones corporativas de Grupo Babel.

La firma tiene 300 colaboradores en Costa Rica, Colombia, Panamá, El Salvador, Guatemala, México y República Dominicana. Mantener el teletrabajo, que se facilita por su giro de negocios en el área de consultoría, dependerá de la decisión de los clientes a los que brindan servicios de tecnologías digitales.

En el área gerencial y de soporte se tendrán días de trabajo remoto y otros presenciales. “A partir de ahora más bien el teletrabajo será la norma y la presencialidad será la excepción”, afirmó Oviedo.

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero es periodista especializado en temas tecnológicos. Escribe para El Financiero y es autor del blog "La Ley de Murphy".