Esteban Ramírez. 18 septiembre
Procesos de trabajo de la empresa Metalub, ubicada en La Uruca (San José). La compañía recolecta aceite usado a domicilio y los procesa para convertirlo en nuevos lubricantes y otros productos derivados. Foto Adrián Soto/Archivo
Procesos de trabajo de la empresa Metalub, ubicada en La Uruca (San José). La compañía recolecta aceite usado a domicilio y los procesa para convertirlo en nuevos lubricantes y otros productos derivados. Foto Adrián Soto/Archivo

La empresa costarricense Metalub Soluciones Verdes recibirá un crédito del BID Lab por $3 millones para apoyar el financiamiento de una planta de recuperación de aceites de Centroamérica, un proyecto que tendrá un costo total de $12 millones.

Por medio de un comunicado de prensa, enviado este miércoles 18 de setiembre por el laboratorio de innovación del Grupo Banco Interamericano de Desarrollo (BID Lab), se anunció la aprobación del crédito para desarrollar esta instalación, que procesará, de forma segura y sostenible, aceites lubricantes y filtros de aceite usados, y con ellos producir nuevos lubricantes y otros productos derivados.

De acuerdo con el comunicado enviado por el grupo financiero multilateral, el impacto esperado de este proyecto será de 3.600 tonelada de filtros de aceites recuperadas, 4 millones de galones de aceites recuperados y refinados, y 300.000 toneladas de gases efectos invernadero (GEI) reducidas.

Metalub es pionera en Centroamérica en aplicar un modelo de economía circular aplicado al sector de los lubricantes. La compañía recolecta aceite usado y recupera el aceite base mediante un proceso avanzado y sostenible de re-refinación, indica el comunicado.

Según contó la empresa a La Nación, en el 2017, el aceite se recolecta a domicilio con un cisterna y se almacena en su centro de acopio, ubicado en La Uruca, San José, hasta que haya una cantidad significativa para ser enviada a Estados Unidos donde se refina.

Para ello se mezcla con aditivos de última generación y producir así lubricantes con licencia del American Petroleum Institute (API), que son vendidos y utilizados por empresas de Costa Rica.

“Costa Rica ha sido líder en conservación y protección del medio ambiente con iniciativas como el Pago por Servicios Ambientales y el Sistema Nacional de Áreas de Conservación. Ahora agrega a estas fortalezas históricas un nuevo enfoque en la gestión de residuos y en economía circular: convertimos un desecho tóxico en productos valiosos, destacó Bill Abraham, director general de Metalub.

La empresa además está estudiando la manera de fomentar nuevas actividades empresariales en zonas de bajos ingresos mediante la promoción de centros vecinales de recolección de aceite usado. A largo plazo, se prevé que este modelo pueda ser replicado en países centroamericanos vecinos, con lo que se multiplicarán sus efectos y beneficios, señaló BID Lab.