Krisia Chacón Jiménez. 1 junio
Aplicaciones como Uber Eats potencian la creación de cocinas virtuales, debido a que es más sencillo para los restaurantes ampliar su área de cobertura, al tiempo que ahorran costos al solo instalar su cocina. Fotos: Mayela López
Aplicaciones como Uber Eats potencian la creación de cocinas virtuales, debido a que es más sencillo para los restaurantes ampliar su área de cobertura, al tiempo que ahorran costos al solo instalar su cocina. Fotos: Mayela López

Hoy en día abrir un local de comida es tan sencillo como instalar la cocina y utilizar Internet para hacérsela llegar a sus clientes.

A esta tendencia se le llama “cocinas virtuales”, es decir, la apertura de locales de venta de comida, pero que no tienen un restaurante físico, sino que se enfocan en atender los pedidos que ingresan por plataformas virtuales, como apps de entregas tipo Uber Eats, Hugo, Go Pato o Glovo, o bien, por sus propios medios digitales.

Con esto se deja atrás la inversión en mesas, sillas, saloneros, el alquiler de un local amplio, entre otras. Todo se maneja detrás de la pantalla de un celular.

La rápida adopción de las redes sociales, sitios web e incluso las aplicaciones de entregas de comida, han contribuido a que más restaurantes opten por este modelo de negocio.

La tendencia que existe alrededor es que los locales instalen su cocina en las áreas de cobertura que ofrecen las aplicaciones de entregas.

“Esto representa un escenario de ganar-ganar para los restaurantes y comensales, ya que por un bajo costo los restaurantes asociados pueden ofrecer incluso menús múltiples desde una misma cocina, haciendo su operación más eficiente. Y al mismo tiempo, los comensales pueden disfrutar de más variedad de comida dentro de su área”, explicó Carolina Coto, gerente de comunicación de Uber Centroamérica.

“Siempre quisimos facilitarle la vida a nuestros clientes y llevarles los alimentos hasta la puerta de su casa u oficina”. Viviana Rodríguez, nutricionista y copropietaria de Nutrition to go

Uber Eats afirma que en su plataforma existen más de 1.600 cocinas virtuales en el mundo registradas.

La app afirma que su objetivo es ayudar a los restaurantes de todos los tamaños a impulsar su potencial, por medio de conceptos virtuales guiados por el uso de datos.

Para que una cocina virtual sea incluida en la plataforma, deben cumplir con los mismos estándares de calidad y procesos establecidos en la regulación que cualquier otro restaurante.

“Aunque estas tendencias aun están iniciando, en Uber Eats creemos que la información y el análisis de la data que nos permite la tecnología de la plataforma, junto con la energía y creatividad de los restaurantes asociados, permitirán que las cocinas virtuales y muchas más innovaciones sean la receta para el éxito de muchos más negocios alrededor del mundo”, añadió Coto.

Para los empresarios y dueños de restaurantes, una de las mayores barreras para despegar son los costos y riesgos tradicionalmente altos que implica el lanzamiento de un restaurante, particularmente relacionados con el costo del local donde lo quieran establecer.

Un caso de cocina virtual en Costa Rica es Nutrition to go, un negocio que nació bajo la idea de ser un servicio de alimentación saludable a domicilio.

“Siempre quisimos facilitarle la vida a nuestros clientes y llevarles los alimentos hasta la puerta de su casa u oficina”, afirmó Viviana Rodríguez, nutricionista y una de las propietarias de Nutrition to go.

Uno de los ganchos para atrapar a los clientes es brindar un servicio personalizado de alimentación que llega hasta la puerta de la casa u oficina de los clientes.

“Nuestros clientes, en general, lo que buscan es ahorrar tiempo, dinero, comer rico y saludable, además de cumplir con planes de alimentación estipulados por sus nutricionistas”, añadió Rodríguez.

Como parte de los retos de Nutrition to go es continuar con la culturización para que más clientes opten por adquirir el servicio completamente virtual, ya que este negocio brinda las opciones para hacerlo.

Esta marca tiene dos años de operar en el mercado costarricense y entre sus planes están aliarse con aplicaciones de entregas.

Modelo global

Al utilizar una combinación de datos e información para identificar la mejor ubicación para servir un menú o una cocina en particular, los restaurantes pueden apostar por la creación del modelo virtual.

“Estamos trabajando con varios restaurantes para ayudarlos a realizar sus sueños al lanzar restaurantes totalmente virtuales en la aplicación Uber Eats”, aseguró Coto.

Uno de los pioneros de este negocio es la firma Deliveroo, una compañía británica de entregas a domicilio que decidió ampliar sus vías de ingresos y crear cocinas compartidas.

El negocio trata de alquilar esos espacios a terceros en donde se dedican a cocinar los pedidos exclusivos que ingresan por la aplicación.

Deliveroo Editions –nombre del servicio– opera en Reino Unido, Singapur y París.

Esta firma ofrece la cocina equipada para quien desee vender platillos, además de una flotilla de repartidores –los mismos que trabajan en la aplicación convencional– y se encarga de preparar campañas de mercadeo.

La ubicación de las cocinas se escoge luego de analizar el perfil socioeconómico de los potenciales clientes, así como sus hábitos de consumo.