Negocios

Autoprueba para covid-19 podría llegar en tres semanas a farmacias de Costa Rica, según Cefa

De momento, la distribuidora, parte del grupo que también posee farmacias Fischel y La Bomba, dice desconocer el rango de precios con los que pondría a la venta el producto

La empresa distribuidora Cefa afirma que trabaja de lleno para importar pruebas “rápidas” para la detección de la covid-19. La empresa espera traer el producto en un plazo de aproximadamente tres semanas, aunque también afirma haber encontrado una alta demanda del producto y pocos oferentes en el mercado internacional.

Cefa es parte de la división de salud del Grupo Cuestamoras, el cual incluye a farmacias como Fischel y La Bomba.

La información la confirmó a La Nación Felipe Nodleman, director de Compras de Cefa. “Nos anticipamos a contactar proveedores de pruebas ‘rápidas’ de covid-19 desde hace algunos meses y esos contactos se intensificaron a partir de la aprobación reciente de las autoridades”, comentó.

El Ministerio de Salud recién publicó su hoja de Lineamientos generales para el uso de autopruebas de tamizaje para la COVID-19, el 24 de diciembre pasado. Con esta autorizó un procedimiento extraordinario para la importación y el uso de las pruebas rápidas.

El proceso contempla un plazo máximo de 10 días hábiles para la respuesta de solicitudes por parte de droguerías y otras entidades interesadas. La institución aprobó, la tarde de este viernes 7 de enero, la primera importación de las autopruebas a la compañía Equitrón S.A., que solicitó permiso para traer 1.500 kits de SARS-CoV-2 Antigen Self Test Nasal, informó La Nación.

En Estados Unidos, las unidades de estas pruebas de aplicación casera se ofrecen por precios que rondan entre los $20 y los $30, por kit de dos unidades, es decir, entre los ¢12.900 y los ¢19.350. Por su parte, la prueba en una cadena de laboratorios local, ronda los ¢59.000 más el IVA (unos ¢66.000), según una consulta de La Nación.

Sin embargo, Cefa prefiere no adelantar eventuales precios para el mercado costarricense todavía. “Al estar en negociaciones con diferentes fabricantes, aún no conocemos el precio final del producto”, comentó Nodleman; quien además señaló que el trabajo de la empresa se centra en “ofrecer las mejores condiciones de acceso posible a estas pruebas, que son un recurso muy útil, como complemento del resto de recomendaciones y medidas sanitarias”.

Hasta ahora, la utilización de pruebas ‘rápidas’ de covid-19 en Costa Rica únicamente se han realizado en centros hospitalarios y en espacios como aeropuertos.

Solicitudes en curso

El Ministerio de Salud confirmó que tramita procesos para la autorización de importación y venta de pruebas rápidas en el país, desde el 28 de diciembre pasado.

La cartera declinó brindar los detalles sobre los procesos. Indicó que hará públicos los resultados hasta contar con las primeras aprobaciones.

El plazo máximo de resolución impuesto por las propias autoridades para estos procesos es de 10 días hábiles, según indicaron; lo cual quiere decir que los resultados de las primeras solicitudes deberían publicarse a más tardar el próximo 11 de enero.

Salud subrayó que, una vez aprobada cualquiera de las solicitudes, las autoridades “no tendrían relación” con el tiempo de importación de la empresa que gestione los permisos, ni con los precios que imponga.

Para esta nota también se intentó contactar a Jorge Galvez, gerente de Farmacias Saba. Sin embargo, no respondió a diversas llamadas telefónicas, ni mensajes de texto que se le enviaron, hasta el cierre de esta publicación.

Nodleman, de Cefa, comentó que desde el momento de la apertura de Salud para tramitar procesos de autorización la empresa no ha enfrentado mayores inconvenientes para los trámites de importación.

El proceso

Las autoridades del Ministerio de Salud recién autorizaron la importación y el uso de pruebas ‘rápidas’ para detectar casos de covid-19 en el territorio costarricense.

La autorización se giró el 24 de diciembre, ante la presencia de la variante ómicron en el país, que ha demostrado ser más contagiosa.

Las autopruebas llegan tarde a Costa Rica, en comparación con otros países del mundo. Salud rechazó su aplicación en el país por considerar que eran poco convenientes, al dejar en manos del usuario la toma de la muestra y la interpretación del resultado, que puede ser erróneo en algunos casos.

No obstante, la nueva ola pandémica del virus que se avecina, impulsada por la variante ómicron, llevó a las autoridades a replantearse su posición, “tomando en cuenta el momento epidemiológico país”.

Salud sí puso una serie de requisitos para garantizar la mayor certeza posible de las pruebas que ingresen al país. Por ejemplo, las que se importen deberán contar con el visto bueno de la Organización Mundial de la Salud (OMS) o haber sido autorizadas por autoridades reguladoras estrictas para la precalificación de pruebas in vitro.

También deberán contar con una sensibilidad (capacidad de detectar casos positivos reales) igual o superior al 80%; y una especificidad (capacidad de detectar casos negativos reales) igual o superior de 95%.

Las autopruebas no funcionarán como método de diagnóstico definitivo, según el Ministerio de Salud. Más bien, se emplearán como medio de testeo casero rápido, para orientar a las personas eventualmente infectadas. Los resultados de estas pruebas suelen obtenerse en cuestión de minutos, a través de muestras nasales o de saliva, y en la mayoría de países en que se han implementado son sustancialmente más baratas que las pruebas de laboratorio.

Según Salud, la intención es que las personas con resultados positivos en autopruebas puedan aislarse oportunamente, si obtienen un resultado positivo; y acudir a centros de salud para confirmar el resultado y recibir la orientación médica, cuando la requieran.

En una entrevista con La Nación, el 6 de diciembre pasado, el investigador en sistemas complejos de la Universidad de Illinois, Santiago Núñez, afirmó que las pruebas pueden servir como un mecanismo de apoyo para la toma de decisiones. Por ejemplo, si asistir o no a actividades sociales o de trabajo.

Sin embargo, como la carga viral de la enfermedad es menor en los primeros días de infección es posible obtener falsos negativos. Por esa razón, se recomienda realizar más de una aplicación del test, con periodos de espera entre la primera y la segunda prueba, si se sospecha sobre la fiabilidad del primer resultado.

Josué Alfaro

Josué Alfaro

Periodista de la sección de Economía y Política de El Financiero. Graduado de la carrera de Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo de la Universidad de Costa Rica.