Marvin Barquero. 16 diciembre, 2019

(Video) Dispositivos médicos lideran las exportaciones

Elieser Feliciano, un puertorriqueño quien es gerente país de Medtronic en Costa Rica, presentó con un dejo de orgullo, desde la ventana de la sala de sesiones de la compañía, unos movimientos de tierra realizados por dos maquinarias. Lo diferente de esos trabajos es que ahí, donde estaba una montaña, en Coyol, Alajuela, estará en el 2021 la segunda planta de esta empresa elaborando producto terminado.

Solo dos años después llegar a Costa Rica, esta empresa del sector médico de origen estadounidense apostó por pasar de hacer componentes a productos terminados. “Y si de nuevo nos va bien, como yo creo, la instalación en Costa Rica está para más”, sentenció Feliciano. Medtronic elaborará aquí equipos para operaciones de columna vertebral.

¿A qué se debe ese éxito?, era la pregunta obligada. A tres razones fundamentales, responde Feliciano: La estabilidad política del país, que sea una democracia y con ambiente de negocios saludable; a la situación privilegiada en educación, “ahí están las bases”; y a los costos de producción aún accesibles con respecto a lugares que tengan iguales calidades de mano de obra y estabilidad política.

Al otro extremo de la Gran Área Metropolitana, en La Lima, Cartago, Josué Campos, el gerente en Costa Rica de Edwards Lifesciences, ya tiene una segunda planta recientemente puesta en funcionamiento, para elaborar producto terminado (válvulas cardiacas). La firma se prepara para hacer los envíos a cerca de 100 países a partir del próximo año. En estos logares se podrán usar las válvulas para salvar vidas, recordó Campos.

Presencia en Costa Rica

Compañías dedicadas a la fabricación de dispositivos para el cuidado de la salud y que eligieron al país para establecer su manufactura.

FUENTE: CINDE Y PROCOMER.    || C.F. / LA NACIÓN.

El secreto: “tener gente con valores, con ganas de aprender y con mucho nivel de responsabilidad”, declaró Campos.

Mientras Edwards pasará de 630 a 1.100 empleados hacia finales del 2020, la nueva planta de Medtronic llevará su personal de los actuales 540 puestos a alrededor de 1.100 en el 2021. Esos son ejemplos del éxito del sector de equipo de precisión y médico en el país.

En el
En el "cuarto limpio" de Edwards Lifesciences, en La Lima Cartago, se elaboran válvulas cardiacas que se instalarán en corazones de pacientes de todo el mundo. La firma recientemente abrió una segunda planta, en ese lugar, en la cual invirtió más de $100 millones. Foto: Rafael Pacheco

Desde Costa Rica salen 436 diferentes dispositivos y equipos médicos para uso en pacientes de todo el mundo, elaborados por costarricenses en una industria que desde finales del 2018 pasó a liderar las exportaciones nacionales.

El sector produce en el país equipo para los sectores de neuromodulación, dental, cardiovascular y vascular, dispositivos quirúrgicos, ostomía, neuroendovascular, óptico, estética, endoscopía, cuidado de la salud femenina, ortopedia y medicina deportiva.

Las industrias de esa rama elaboran aquí productos como válvulas para el corazón, implantes mamarios, agujas y catéteres, espirales de platino para atención de aneurismas, prótesis e implantes, dispositivos para la salud de la mujer, asas para la extracción de pólipos y lentes de contacto, de acuerdo con información suministrada por la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde).

Al ser equipos y productos que se usan en el cuerpo de personas, su elaboración requiere de extremos cuidados, algo que en Costa Rica se cumple a cabalidad, coincidieron Campos y Feliciano. Esto es una de las ventajas comparativas de Costa Rica para atraer a este tipo de empresa.

Otras ventajas son la mano de obra y su rendimiento, como lo expresaron tanto los representantes empresariales, como Jorge Sequeira, director general de Cinde, que se encarga de atraer las inversiones a Costa Rica.

“Hoy por hoy, este sigue siendo el principal diferenciador para las empresas que confían en Costa Rica para instalar sus operaciones. Su capacidad de análisis, rápido aprendizaje, creatividad y compromiso, son fortalezas que los hacen destacar en su día a día”, manifestó Sequeira al describir el talento humano costarricense.

En general, la competitividad del país para atraer compañías se sustenta también en ser uno de los destinos de inversión más competitivos del mundo, gracias a su propuesta de valor, agregó el director general de Cinde. “Hablamos de una trayectoria comprobada, un talento humano altamente calificado, localización estratégica, un excelente clima de negocios, infraestructura y calidad de vida. El país se caracteriza por ser un destino estratégico a nivel mundial para el establecimiento de proyectos de inversión que requieren alcanzar eficiencia de procesos”, enfatizó.

Los equipos y dispositivos médicos se exportaron a 64 países, de acuerdo con el informe estadístico del 2018 de la Promotora del Comercio Exterior (Procomer). Un 63% del valor de las exportaciones de este sector se envió a Estados Unidos, seguido por Bélgica con un 11%, Holanda con un 8% y Japón con un 6%.

Fuerte crecimiento
Natasha Barquero en plena tarea de inspección visual de los productos en Medtronic. Los componentes fabricados en Coyol, Alajuela, por esta firma, se usan para productos finales que se instalan en la columna vertebral de las personas. Foto: Jorge Castillo
Natasha Barquero en plena tarea de inspección visual de los productos en Medtronic. Los componentes fabricados en Coyol, Alajuela, por esta firma, se usan para productos finales que se instalan en la columna vertebral de las personas. Foto: Jorge Castillo

Luego de la instalación de firmas pioneras, como Baxter, en el país desde 1987, o Allergan que llegó en 1999, el sector de ciencias médicas se comenzó a gestar como un cluster o conglomerado empresarial. Según Cinde, en el año 2000 había ocho empresas del ramo y en el 2018 ya eran 72 las compañías, mientras que en el tema de empleos la cantidad pasó de 1.500 a 26.400 en ese periodo.

Junto con el crecimiento se comenzó a establecer poco a poco el conglomerado de ciencias médicas. “Un clúster es un grupo de empresas de un sector que no solo se instalan y producen sino que también crean el entorno para que se afinque en Costa Rica el pensamiento de la investigación, el desarrollo y el diseño de toda el área de dispositivos médicos”, resaltó la ministra de Comercio Exterior (Comex), Dyalá Jiménez.

Para la existencia de un verdadero conglomerado, recordó la ministra, se deben identificar permanentemente necesidades y oportunidades para el sector. En ese sentido y como ejemplo explicó que las empresas necesitaban el servicio de esterilización y se logró traer una compañía para prestar ese servicio.

En el 2018 y según el portal de estadísticas de Procomer, las exportaciones de equipo de precisión y médico significaron un 29% ($3.356 millones) de las exportaciones totales del país, ya bastante por encima de las del sector agrícola, que contribuyó con un 24,5% del total ($2.859 millones). Más atrás están otros sectores, como el alimentario con un 13,50% del total de las colocaciones al exterior en el 2018.

En el acumulado del valor de las exportaciones de enero a setiembre del 2018 se presentó que, por primera vez, el sector de equipo y precisión y médico superó al agrícola (banano, piña, café) como el principal del país en las ventas al exterior. A partir de ahí la distancia entre ambos se sigue ampliando.

La explosión del ‘cluster’ se inició en el año 2000

El año 1987 fue el punto de inflexión de la industria de dispositivos médicos en Costa Rica, con la instalación de la compañía Baxter, pero fue hasta el año 2000 cuando se presenta la explosión de lo que hoy es el “cluster” o conglomerado de empresas de ese sector.

La importancia de Baxter es que abrió camino para que, posteriormente, en 1994, llegara Smith Sterling (antes conocida como Glidewell Labs Co.) y en 1999, ICU Medical, recordó la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde), entidad encargada de atraer inversión extranjera directa a Costa Rica.

Hacia el 2000 se habían instalado en Costa Rica ocho empresas del sector de ciencias de la vida, para la fabricación de equipo de precisión y médico. El número de empresas creció a nueve veces el año pasado (2018) cuando Cinde registró 72 firmas que se pueden calificar como de ese sector.

Mientras tanto, la cantidad de empleados se elevó desde 1.500 puestos en el año 2000 a 26.417 en el 2018.

La exigencia de servicios y productos de este tipo de compañías llevó paulatinamente al establecimiento de lo que se denomina un “cluster” o conglomerado de compañías, donde entidades estatales y privadas atienden necesidades y se ofrece un ambiente donde existen las condiciones idóneas para el tipo de actividad.

También surgieron los parques empresariales que, sin dejar de lado otros sectores, ofrecen las condiciones especiales para este tipo de producción.

Carlos Wong, gerente general de la Zona Franca Coyol, explicó cómo ya hay 29 empresas del tipo en ese parque y cómo se ha dado una actividad de proveedores dentro de la misma unidad, lo cual genera notables encadenamientos.

En el área cardiovascular, desde Coyol se envían al mundo desde catéteres hasta válvulas del corazón; en el tema de la óptica se producen lentes de contacto, un subsector de crecimiento muy dinámico; para el área endovascular se elaboran dispositivos que son colocados en el cerebro y una amplia variedad de equipamiento para medicina deportiva y cuidado de la salud de la mujer, detalló Wong.

Agregó que en la salud de la mujer la variedad va desde productos para trata el cáncer de seno hasta las endometrías.

El gran polo de mano de obra especializada de Alajuela, Heredia y San José, el ecosistema apropiado para estas empresas y el robusto servicio de electricidad están entre las fortalezas de este parque empresarial, desde donde se exportan más de $2.000 millones al año.

De más reciente instalación, el parque Zona Franca La Lima, en Cartago, también pretende atraer a firmas productoras y suplidoras del sector de equipo médico, sin dejar de lado otros sectores, explicó Carolina Umaña, gerente comercial.

La fortaleza en electricidad (el parque está conectado a dos subestaciones), la facilidad en telecomunicaciones (contacto permanente con la casa matriz), el apoyo de la Zona Económica Especial de Cartago y la existencia amplia de mano de obra, se cuentan como fortalezas de La Lima, detalló Umaña.