Indicadores

BID destaca recuperación del crédito en Costa Rica, pero alerta de efectos por guerra en Ucrania

Conflicto bélico ralentizaría la recuperación económica prevista durante el 2022

El financiamiento a empresas y hogares muestra señales de recuperación en Costa Rica y la Centroamérica, según un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), a dos años del inicio de la pandemia. Sin embargo, la misma entidad advirtió en otro reporte sobre los efectos en las economías de la guerra en Ucrania.

“La región demostró su resiliencia al salir de la pandemia en 2021 más fuerte de lo que se proyectó inicialmente”, dijo Mauricio Claver-Carone, presidente del BID. “Confío en que podremos hacerlo nuevamente”.

El estudio En búsqueda de mejores condiciones de endeudamiento para empresas y hogares del BID indicó que el crédito en ambos segmentos se recuperó después de la pandemia por efecto positivo de las medidas gubernamentales adoptadas, como la moratoria en el pago de créditos y la flexibilización regulatoria, implementadas desde marzo de 2020.

De acuerdo con el BID, entre el 20% y el 43% de los hogares en Centroamérica y República Dominicana recibieron flexibilidades de pago para sus préstamos. El informe indica que Panamá, Costa Rica y Belice lideran la región como los países con mayor crédito a los hogares. De hecho, en el caso de Costa Rica, según datos del Banco Central de Costa Rica (BCCR) al 30 de junio del 2021, el 45% de las deudas en el país se concentran en las familias.

En Costa Rica, las flexibilidades en pago de créditos durante la pandemia alcanzaron a casi un tercio de los hogares. El BID indicó que sin esas medids el 28% de los hogares en el país no habría podido hacer frente al pago de préstamos.

En el parque empresarial, el informe advirtió que la pandemia afectó la capacidad de pago de las empresas de menor tamaño y que dependen del financiamiento mediante créditos personales a sus propietarios, que suelen registrar tasas de interés superiores que los créditos corporativos. Con la pandemia, el crédito a las empresas experimentó una contracción de 2,4% en términos nominales, una reducción menor a la de la actividad económica.

El BID indicó que en Costa Rica se reporta que el 91% de las empresas sufrieron una reducción de sus ingresos. Según el informe, las empresas reconocen que la readecuación de créditos y otros beneficios permitieron mantener la liquidez sin afectar su calificación crediticia.

En el frente fiscal, la guerra incrementaría el índice de endeudamiento de la región desde el 72% en relación al PIB, en 2021, al 74% en 2024, en promedio, con diferencias en los países exportadores de materias primas (68%) y los dependientes del turismo (87%). También se tendrían tasas de interés más elevadas que aumentarían el endeudamiento al 79% del PIB en promedio en 2024, al 89% en los países dependientes del turismo y 74% para los exportadores de materias primas.

Las empresas ya están resintiendo los efectos de la nueva situación. La firma La Terminal Express, dedicada a entregas de mercadería, advirtió que los aumentos del precio del barril de petróleo (88% de marzo 2021 a marzo 2022) y de los combustibles en el país (28% en gasolina regular y un 35% en diésel) generan una afectación a las empresas e industria de distribución. En su caso, La Terminal Express el incremento de los costos de operación es entre 5% y 7%.

“Estamos atravesando un momento difícil. Ahora más que nunca las empresas deben ser muy creativas en buscar modelos productivos eficientes que permitan atenuar el efecto del alza en los combustibles”, explicó Isaac Pérez, gerente de La Terminal Express. Entre las medidas adoptadas se incluyen monitoreo de flotilla por GPS, planificación de rutas y búsqueda de formas de energía alternas de distribución.

La situación de la guerra en Ucrania altera la tendencia que se venía mostrando la economía.

El presidente del Colegio de Ciencias Económicas, Ennio Rodríguez, advirtió que la guerra ralentizaría la recuperación prevista durante el 2022. Indicó que para el primer trimestre del 2022 se cerraría con un crecimiento interanual de 6,9%, según el Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Se espera que este crecimiento sea más lento al cierre del 2022, con una proyección de crecimiento por parte del BCCR de 3,9% respecto al 2021. “El shock externo y la vulnerabilidad de nuestra economía condicionan estas proyecciones”, dijo Rodríguez.

El economista agregó que para prevenir un deterioro mayor se requiere tomar medidas como la reducción de tasas de interés, mayor agilidad en la utilización de los fondos del Sistema de Banca para el Desarrollo, capitalización del sistema financiero para la atención de las necesidades y requerimientos de las empresas en dificultades.

Asimismo, sería necesario la exoneración o reducción de impuestos a las materias primas y bienes de capital importados, la reducción de trámites para las operaciones y transacciones de las empresas, agilizar el sistema de compras públicas a las pymes, alinear los programas de promoción y financiamiento de las pymes existentes para definir un plan de salvamento, que se enfoque en las actividades y empresas más necesitadas en la coyuntura actual.

Por su parte, el BID —en su informe Macroeconómico de América Latina y el Caribe 2022 publicado el pasado 8 de abril— recomendó robustecer las redes exportadoras, infraestructura y logística, fortalecer acuerdos comerciales actuales y establecer pactos comerciales tanto entre países de la región y con nuevos mercados.

El BID señaló que se deben reducir las ineficiencias técnicas en el gasto, equiparar salarios públicos y privados para ocupaciones similares, reducir las fugas en las transferencias públicas, optimizar las compras públicas, educir la evasión tributaria por medio de la digitalización, el reemplazo de exenciones impositivas costosas y medidas para enfrentar los desafíos de la economía digital y el cambio climático.

El informe también recomienda medidas para reducir la alta informalidad y la baja cobertura de los sistemas de pensiones, reforzar la digitalización del sistema de seguridad social y ofrecer incentivos a la formalidad, entre otras medidas.

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero es periodista especializado en temas tecnológicos. Escribe para El Financiero y es autor del blog "La Ley de Murphy".

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.