Óscar Rodríguez. 24 octubre, 2019
El presidente Carlos Alvarado anunció el plan de salvamentos para deudores, el pasado 11 de octubre, junto con Pilar Garrido, ministra de Planificación y Rodrigo Cubero, presidente del Banco Central. Foto: Alonso Tenorio.
El presidente Carlos Alvarado anunció el plan de salvamentos para deudores, el pasado 11 de octubre, junto con Pilar Garrido, ministra de Planificación y Rodrigo Cubero, presidente del Banco Central. Foto: Alonso Tenorio.

La agencia calificadora estadounidense Moody’s sostuvo, este jueves 24 de octubre, que el programa de salvamento de deudores que promueve el Gobierno tendría un efecto negativo en la banca pública.

La calificadora advirtió que prestar a clientes sobreendeudados a largo plazo y a una tasa de interés limitada sería riesgoso para el Banco Nacional y el Banco de Costa Rica (BCR).

Si la cantidad de recursos del programa es muy extensivo se generaría una fuerte presión en los bancos estatales, destacó Moody’s.

“Los grandes programas de alivio de la deuda afectarían negativamente la calidad y la rentabilidad de los activos de los bancos, y potencialmente presionarían su posición de capital a medida que aumentan los préstamos”, sostuvo la agencia, en un comunicado difundido en los mercados internacionales.

(Video) Presidente firma directriz para que banca otorgue préstamos a personas sobreendeudadas

La agencia sostuvo que el potencial efecto dependerá de cómo las entidades financieras implementen el programa, pues la directriz presidencial brinda espacio para adaptarlo para evitar un deterioro significativo.

“Aunque esta tasa no está lejos de las tasas de interés promedio de préstamos de los bancos, considerando el perfil de riesgo potencialmente más alto de las personas elegibles para estas líneas de crédito, la tasa estaría por debajo de las tasas de mercado y afectaría negativamente la rentabilidad de los bancos”, sostuvo la calificadora.

Douglas Soto, gerente del BCR, confirmó a La Nación que estudian los modelos de riesgo y los programas de crédito con los cuales cuenta hoy la institución, comparado con el plan de salvamento impulsado por el Gobierno.

“Es claro para el Banco que el programa de salvamento tiene implícito un mayor riesgo crediticio, de manera que nos encontramos evaluando los mitigadores correspondientes, como a qué clientes dirigirse, qué tipo de condiciones adicionales debe solicitar el Banco, así como las garantías correspondientes”, explicó el gerente.

El Gobierno anunció, el pasado 11 de octubre, un programa especial en la banca pública de créditos de salvamento para personas sobreendeudadas en condiciones especiales.

La directriz propuso operaciones crediticias hasta de 20 años con un interés preferencial de tasa básica pasiva (TBP) más 5,5 puntos porcentuales (11,15% a este jueves).

Cynthia Zapata, Directora de Apoyo al Consumidor: Los problemas con deudas de tarjetas de crédito

Asimismo, quien opte por un préstamo de salvamento deberá recibir un curso de educación financiera por tres años y debe comprometerse a no endeudarse de nuevo hasta cuando haya amortizado el 50% del crédito.

El Gobierno también instó al Banco Popular a adherirse al programa especial para atención de personas sobreendeudadas.

Los tres bancos públicos respaldaron el programa y los jerarcas de estas entidades financieras estuvieron presentes durante la firma del decreto por parte del mandatario Carlos Alvarado.

Bernardo Alfaro, jerarca de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) advirtió que la implementación de dicho programa no será fácil y descartó modificar normativa crediticia para impulsarlo.

Igual posición tuvo Alberto Dent, nuevo presidente del Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif), órgano encargado de dictar las reglas del mercado financiero costarricense.