Finanzas

Inmobiliarias aplican descuentos y ofrecen más servicios en proyectos habitacionales

Algunas desarrolladoras bajan el ritmo de construcción ante menor dinamismo de mercado de vivienda, y elaboran mejor su propuesta de valor para atraer a más clientes

Clientes más cautos y mayor incertidumbre económica han obligado a las desarrolladoras inmobiliarias a redoblar acciones para convencer a las familias de comprar una casa nueva.

Las opciones para lograr la venta van desde descuentos en el precio, financiamiento de la primas, o reducción del precio; incluso alquilar la vivienda al interesado hasta que logre obtener el crédito. Además, se incluye una gama más amplia de acabados en los proyectos.

Sin embargo, una de las opciones cada vez más utilizadas es brindar mayores beneficios cuando los proyectos son en condominio. Por ejemplo, piscina, gimnasio, rancho, zonas verdes, áreas de juego para niños y mascotas, entre otras.

Precisamente, las denominadas amenidades están entre las principales formas en que las inmobiliarias buscan diferenciar sus proyectos.

Mantener los descuentos especiales brindados en las ferias de vivienda por mayor tiempo es otra de las tácticas de las empresas.

La búsqueda en la diferenciación en oferta y precio se incorporó ante el menor dinamismo económico, que se refleja en un caída de la construcción de viviendas en todo el país.

Las ofertas y beneficios se detallan en las de redes sociales y páginas web de empresas inmobiliarias; entre la revisión hecha por La Nación están empresas como CasaMax, Rocca Development, Grupo Faro, EuroHogar, Fomento Urbano y Concasa, entre otras.

"Hemos bajado el ritmo de construcción en ciertos proyectos como medida responsable ante nuestros clientes, pero no hemos frenado ni tenemos planes de hacerlo”, comentó Rodrigo Cedeño, director de Mercadeo de Rocca Development Group.

Cedeño reconoció que la incertidumbre económica ha generado mucha conciencia de los clientes en su compra.

"El periodo (de los clientes) de toma de decisiones ha aumentado. No obstante no ha sido un impedimento para el desarrollo de nuevos proyectos en nuestra empresa”, sostuvo el vocero de esta compañía.

Randall Ávalos, gerente de Desarrollo de CasaMax Inmobiliaria, reconoció que hay empresas que han sostenido aperturas de proyectos a la espera de una mejora en el panorama económico.

”Hemos seguido con los planes como estaban y estamos acelerando en la búsqueda de lograr buenos resultados a pesar de la situación país”, destacó el empresario.

Por otra parte, Ricardo Tapia, asesor económico de la Cámara de Construcción, destacó que una de las repercusiones es el efecto de esta actividad en otros sectores económicos.

”Un estudio de la Academia de Centroamérica, presentado el año anterior, mostró que por cada ¢100 de demanda en el sector, se generan ¢168 en la economía nacional producto de los encadenamientos que el genera con otros sectores”, destacó el vocero de la Cámara.

Tapia destacó que en los periodos de menor dinamismo, como el actual, también hay una influencia negativa en el resto de los sectores económicos del país.

La construcción de viviendas nuevas comenzó, desde mediados del 2015, un proceso de desaceleración que se profundizó en el primer semestre de este año.

La baja en el dinamismo se produjo, principalmente, en las viviendas que, por sus características, son dirigidas a familias de ingresos medios.

Óscar Rodríguez

Óscar Rodríguez

Periodista de Economía. Máster en Periodismo Económico de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Escribe sobre finanzas y macroeconomía. Ganador del premio Jorge Vargas Gené 2015 y Distinción del Mérito Periodístico 2011 de Canatur. Redactor del año La Nación en 2017.