Óscar Rodríguez. 15 mayo
Los motociclistas representaron el 54% del total de personas lesionadas en accidentes de tránsito en el 2017; mientras que en el 2014 fueron el 47%, según Sugese. Fotos: Jorge Navarro.
Los motociclistas representaron el 54% del total de personas lesionadas en accidentes de tránsito en el 2017; mientras que en el 2014 fueron el 47%, según Sugese. Fotos: Jorge Navarro.

El seguro de salud, administrado por la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), subvencionó un hueco de ¢9.000 millones que dejó el seguro obligatorio vehicular, en el 2017, por la atención médica de las personas lesionadas en un accidente de tránsito.

La Superintendencia General de Seguros (Sugese) reveló, en un informe de abril anterior, que la institución autónoma cubrió ese 18% del gasto total del Seguro Obligatorio de Vehículos Automotores (SOA), que fue de ¢51.111 millones.

Tomás Soley, jerarca de Sugese, alertó del impacto negativo de este desequilibrio sobre las finanzas y los servicios médicos brindados en la Caja.

Además, enfatizó que el dinero recaudado por el SOA cubre cada vez a menos asegurados.

Para el 2018 se proyecta alcance solo para el 93,3% de las personas lesionadas; mientras en los dos años previos fue del 96%.

Desde el 2016 y hasta este año la cobertura del SOA ha permanecido en un máximo de ¢6 millones por accidentado, y será este mismo monto en el 2019; pero Soley reconoció que será necesario elevarla para el 2020, lo cual subirá la prima.

Para obtener la póliza del 2018, los dueños de motos debieron cancelar ¢70.415. En el caso de los vehículos particulares, la tarifa fue ¢21.380.

La póliza no requiere una declaración de culpabilidad de las partes para que el lesionado puede optar por la cobertura de este seguro, o en su defecto para que los familiares de las víctimas por muerte puedan recibir la indemnización correspondiente.

Costo público

La preocupación de la Superintendencia es que hay un traslado de responsabilidades económicas al seguro de salud, en momentos en que dicho régimen pasa por una estrechez financiera.

Los estados financieros de la CCSS muestran un aumento en el gasto para llenar este agujero en la cobertura del SOA. En el 2016 fue de ¢7.650 millones y un año más tarde, ¢9.121 millones.

"Los accidentes de tránsito no están considerados dentro del seguro de salud. Tienen un costo financiero y generan un congestionamiento del servicio de la Caja", enfatizó Soley.

En octubre anterior, la institución autónoma proyecto que para el 2027 el Seguro de Enfermedad y Maternidad (SEM) enfrente el riesgo de insolvencia.

El costo de la atención médica en la CCSS está destinado, por ley, para la atención de enfermedades y maternidad.

Para frenar la dependencia a los servicios de la Caja y equilibrar el SOA, la Sugese propuso modificar el reglamento del seguro obligatorio y establecer que el costo total de la atención médica de los lesionados en accidentes de tránsito sea asumido por la póliza obligatoria.

Elian Villegas, presidente ejecutivo del Instituto Nacional de Seguros (INS), respaldó la iniciativa, pero primero el Gobierno deberá hacer la modificación reglamentaria.

"Estoy absolutamente claro que se debe aliviar el costo para la Caja. El SOA debe cubrir el 100% de la atención, hacia eso hay que ir", enfatizó Villegas.

El INS es hasta hoy la única aseguradora que comercializa la póliza obligatoria en el país.

Fernando Llorca, presidente ejecutivo de la CCSS, enfatizó que los propietarios de vehículos pagan una póliza anual baja en su cobertura.

"Cuando se agota la póliza la Caja asume. Lo ideal es tener primas apegadas a la realidad, eso es todo. Ese ha sido el reclamo de la Caja y hasta del INS", dijo Llorca.

Origen del problema

La dificultad del seguro obligatorio vehicular para cubrir los costos de la atención de los lesionados se fundamenta en el incremento de accidentes de tránsito, principalmente entre motociclistas.

El año pasado, el 54% de los 35.843 personas accidentadas en carretera fueron motociclistas; mientras que representaron el 47% de las 22.792 asegurados atendidos en el 2014, según Sugese.

"Los siniestros de los motociclistas son más caros, porque generalmente son politraumatizados. Mientras que en un ocupante de un vehículo las lesiones no tienden a ser así de graves", recalcó el jerarca de Sugese.

La otra variable que afecta al SOA es la inflación.

El seguro tiene tres años consecutivos en los cuales la cobertura para la atención de un siniestro es de ¢6 millones.

Sin embargo, el índice de precios al consumidor del sector salud tuvo una variación interanual del 4,26%, en el 2017; 3,76%, en el 2016 y 3,06%, en el 2015, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

Soley afirmó que los ¢6 millones alcanzan para la cobertura de un grupo de personas, pero cada vez es menor porque los costos médicos aumentan.

Tarifa del SOA comenzará a subir en el 2020
El INS atiende a los asegurados del SOA en el Hospital del Trauma (imagen); pero hay casos en que son traslados a hospitales de la Caja. Foto: Albert Marín.
El INS atiende a los asegurados del SOA en el Hospital del Trauma (imagen); pero hay casos en que son traslados a hospitales de la Caja. Foto: Albert Marín.

Para lograr que el Seguro Obligatorio de Vehículos Automotores (SOA) sea equilibrado, la única vía es elevar la cobertura de la póliza en caso de accidente por encima de los ¢6 millones actuales.

Dicha decisión significará un incremento en la prima de la póliza obligatoria, coincidieron la Superintendencia General de Seguros (Sugese) y el Instituto Nacional de Seguros (INS).

Tomás Soley, jerarca de la Sugese, confirmó que el ajuste deberá hacerse pues la cobertura del seguro obligatorio tiene una tendencia decreciente.

El Superintendente prevé que ese escenario sea en 2020, pues para el próximo año ya se acordó que la cobertura permanecerá en el monto de los ¢6 millones en gastos médicos y ¢12 millones en caso de muerte.

"Con la revisión de la cobertura, el año entrante, será necesario ver con el INS alguna gradualidad, si es necesario, para que el cambio no se haga abruptamente", explicó Soley.

Para Elian Villegas, presidente ejecutivo del INS, es necesario revisar el seguro obligatorio vehicular e irremediablemente habrá un impacto en tarifas.

Para establecer la nueva cobertura y tarifa, Sugese y el INS requieren que la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) brinde todo el detalle del costo de la atención de los lesionados una vez agotado el SOA.

"El objetivo es depurar la información de la Caja para que la institución nos brinde el detalle de la atención y nosotros poder asumir el costo mediante la póliza", afirmó Villegas.

El Instituto atiende a los lesionados cubiertos por la póliza obligatoria en el Hospital del Trauma. Pero hay casos en que por la lejanía o la urgencia del percance, los pacientes son trasladados a los hospitales de la Caja.

Fernando Llorca, presidente ejecutivo de la CCSS, aceptó que para la institución siempre ha sido muy difícil determinar con exactitud sus costos de atención médica.

"La Caja nunca ha tenido un sistema de costos efectivos. Hemos trabajado mucho en eso y esperamos tenerlo pronto", afirmó Llorca.

La Caja prevé que una vez implementado el proyecto del Expediente Digital, en un plazo de dos años, podrá brindar un seguimiento del costo total de la atención médica de cada uno de los lesionados, en un accidente de tránsito.