Marvin Barquero. 26 septiembre, 2017

San José.

El Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) tramitó en los últimos tres años un total de 95 denuncias contra tres empresas inmobiliarias en Costa Rica, casi la totalidad por incumplimientos de plazos de entrega de las casas y posteriores problemas para la devolución a los clientes de sumas adelantadas.

Un informe solicitado al MEIC indica que de las 95 denuncias, 55 se tramitaron en lo que va de este año, posiblemente porque las compañías inmobiliarias denunciadas realizaron sus ventas en los últimos tres o cuatro años, explicó Cynthia Zapata, directora de Apoyo al Consumidor del Ministerio.

Homes Grupo Inmobiliario ofrece condominios de lujo en varios sectores de la capital y sus alrededores.
Homes Grupo Inmobiliario ofrece condominios de lujo en varios sectores de la capital y sus alrededores.

Otras 23 quejas se presentaron en el 2016 y 17 denuncias se registraron en el 2015, según el informe.

Las empresas involucradas son Casas Vita, con 69 de las denuncias en los últimos tres años; Condomío, con 13 denuncias, y Homes Grupo Inmobiliario, con otras 13. Todas las quejas contra estas dos últimas empresas se presentaron en los últimos dos años, de acuerdo con el reporte generado por el MEIC, con corte al 14 de setiembre.

Las denuncias contra las inmobiliarias adquirieron relieve luego del conflicto, el 6 de setiembre pasado, entre Casas Vita y una empresa proveedora de servicios, el cual generó que, mediante el uso de una retroexcavadora, se destruyera la entrada del edificio de esa inmobiliaria.

A partir de ese día, decenas de consumidores escribieron a La Nación para denunciar problemas con Casas Vita, y también con Condomío y con Homes Grupo Inmobiliario.

Casos

Alberto Rojas, por ejemplo, escribió en su correo que Condomío "está engañando y burlando a una gran cantidad de clientes". Agregó: "Existen retrasos de más de dos años en sus proyectos, no devuelven dinero, no pagan indemnización, y su 'abogado' sólo dice que es un retraso sin un plan real para terminar estos proyectos, esto ya es una estafa".

Denia Rodríguez, por su parte, afirmó: "No he tenido problemas con Casas Vita, pero sí con Condomío, empresa que al igual que Casas Vita tiene a múltiples clientes esperando entrega de casa, asi como devoluciones de dinero (el cual es mi caso en particular). Estoy a la espera de la devolución de más de $15.000 que brindé en prima para una casa que no finalizaron y debieron haber entregado desde hace más de 2 años".

En el caso de Homes Grupo Inmobiliario, Rebeca Corrales Meléndez explicó que, en setiembre del 2015, firmó un contrato con esta empresa, para una casa en el proyecto Real Bougamvillea, ubicado en Santo Tomás de Santo Domingo de Heredia. El contrato establecía la entrega en octubre del 2016. Agregó que denunció el incumplimiento en el MEIC, que nadie de la empresa se presentó a la audiencia de conciliación el pasado 23 de junio y que también lleva una denuncia en la Fiscalía.

La directora de Apoyo al Consumidor explicó que obtuvieron, de la base de datos de denuncias, los casos de las tres inmobiliarias con más quejas, pero no descartó que al investigar más a fondo puedan surgir otras compañías con denuncias.

En la tarde del lunes 25 de setiembre se intentó buscar la versión de dos de las firmas involucradas, pero los teléfonos publicados por Homes Grupo Inmobiliario ya no existen.

El abogado externo de Condomío, Nelson Loaiza, reconoció que se han dado algunos casos de incumplimiento, pero aseguró que en todas las ocasiones se ha tratado de conciliar con los clientes, tanto con las denuncias presentadas ante el MEIC como mediante contacto directo entre la empresa y los clientes.

Loaiza mencionó que esta inmobiliaria ya entregó 700 viviendas en Costa Rica y que está cerca de entregar alrededor de otras 400 casas. El abogado atribuyó los atrasos en entregas a problemas con la excesiva burocracia y tramitomanía en Costa Rica.

José David Vargas, abogado de la Inmobiliaria Casas Vita, había dicho a La Nación que la empresa sufre atrasos por el exceso de trámites en el país y que tiene total disponibilidad para un arreglo con los clientes y devolverles los adelantos de dinero.

El modo de actuar

Según algunos de los perjudicados que escribieron al correo de La Nación, las empresas se presentan en ferias, y tienen vendedores, promotores y una estructura fuerte de comercialización.

Se les pide a los clientes una suma de adelanto como señal de trato, generalmente de $500, con posibilidad de deducción cuando se pague la prima o la suma final.

El proceso sigue y, si se llega a firmar el contrato, se solicita pago de primas, que pueden ir de $10.000 a $15.000.

En el contrato hay fecha de entrega. Si esta se incumple, el cliente inicia los reclamos y las gestiones para la devolución de las sumas adelantadas. En este capítulo se atrasan las devoluciones, se entregan cheques sin fondos y se reciben malos tratos, de acuerdo con las denuncias.

Dichas prácticas se repitieron en los casos de las tres inmobiliarias sobre las cuales pesan más denuncias en el MEIC y que son tramitadas por la Comision Nacional del Consumidor (CNC).