11 junio, 2016
Mi regreso a la vida real
Mi regreso a la vida real

Al comparar tasas de interés en diferentes monedas es necesario hacer una conversión para poner las de la moneda extranjera en equivalencia con las de la moneda local. La forma de hacerlo es con una fórmula que dice que el rendimiento o costo de un instrumento en moneda extranjera equivale a su tasa de interés, aumentada o reducida por la tasa esperada de devaluación o apreciación de la moneda local.

Si se supone que lo que se tiene es un dólar para ahorrar o para pedir prestado, al final de un año, se tendrá ese mismo dólar (principal) aumentado por la tasa de interés en dólares que pagan por el ahorro o que se debe pagar por el crédito.

Sin embargo, adicional a la tasa de interés, si esos dólares tienen en términos de la moneda local mayor o menor poder de compra, hay que sumar o restar eso a los intereses, para obtener el rendimiento equivalente del ahorro o el costo equivalente del crédito, en moneda local.

La fórmula es: (1+ i) * 100% = (1+ i$) * (1+ d) *100% ; donde i es la tasa de interés equivalente en colones de un ahorro o un crédito en dólares; i$ es la tasa de interés de un ahorro o un crédito en dólares; d es la tasa de devaluación (signo positivo) o de apreciación (signo negativo) esperada para el próximo año, del colón respecto al dólar.

Hecha la conversión, se puede comparar con la tasa en colones. Por ejemplo, en la web del Banco Central, la tasa que cobran los bancos del Estado por un crédito en dólares para vivienda es de 8,03% anual, y en colones, de 10,89%.

Primero, se debe convertir la tasa de interés en dólares a su equivalente en colones y, para ello, se requiere la expectativa de devaluación del colón respecto del dólar. Suponiendo una apreciación del colón de 3% anual, se tendría: (1+i)= (1+8,03%) * (1-3%) * 100%= 104,79%. Mientras, el crédito en colones, al final del primer año, cuesta 110,89%. Es decir, el premio por endeudarse en dólares de 6,1%.

Si hacemos lo mismo, pero desde el punto de vista del ahorro, a un año plazo, los bancos del Estado pagan por un depósito en colones una tasa neta del 5,52%, y en dólares del 2,95%. Aplicando la fórmula: (1+i) = (1 + 2,95) * (1-3%) * 100%= 99,86%. Por el depósito en colones, al final de primer año, se tiene 105,52%, es decir, una diferencia de 5,66% a favor de los colones.

La clave es la tasa de devaluación o apreciación esperada del colón, denominada riesgo cambiario. Si se espera una devaluación de 5% anual, la conclusión sería a favor de endeudarse en colones por una diferencia de 2,54%, y ahorrar en dólares, con un premio de 2,58%.