Antonio Alfaro. 20 marzo

¿Quién iba a decirlo: dentro del corajudo zaguero, todo pundonor y entrega, también se asomaba de vez un cuando un conformista sobrado y algo creído? Incluso daba ventajas, tan solo en afán de retarse.

El propio Gilberto Martínez lo confiesa, ahora a sus 40 años, mientras mira al pasado en este Diálogos y se encuentra con aquel al que llamamos el Tuma, orgullo del fútbol tico cuando no existían los Keylor Navas, Bryan Ruiz, Joel Campbell o Celso Borges en el escenario internacional.

Con él hablamos de esos instantes, repasamos cuando puso los pies en la tierra (y en el el calcio) y hasta intentamos armar a su criterio el legionario tico ideal: la técnica de Bryan, el coraje suyo...

Gilberto Martínez hace algunas confesiones a La Nación