Por: Daniela Quirós Lépiz.   11 enero, 2016
En Desamparados, la comunidad en la cual hay más partidos pujando por una alcaldía (un total de 14), solo la fórmula de una agrupación es liderada por una mujer: la ingeniera Mariana Fernández Sing.
En Desamparados, la comunidad en la cual hay más partidos pujando por una alcaldía (un total de 14), solo la fórmula de una agrupación es liderada por una mujer: la ingeniera Mariana Fernández Sing.

En sintonía con la tendencia vista en procesos anteriores, la mayoría de mujeres inscritas para las elecciones municipales del domingo 7 de febrero aspiran a ocupar puestos secundarios en los gobiernos locales.

Aunque las damas concentran la mitad de las postulaciones para alcaldía y primera vicealcaldía, solo 116 de las 582 candidatas (casi el 20%) van en busca de la silla más importante de los ayuntamientos.

En cambio, 472 de los 582 hombres nominados (81%) aspiran a ser alcaldes.

Por directriz del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), los partidos deben aplicar la paridad vertical, de modo que si proponen a alguien de un género para la alcaldía de un cantón, deben postular a una persona del otro género para la primera vicealcaldía.

Dicha norma, sin embargo, no ha permitido a las mujeres romper su encasillamiento en las papeletas municipales. Prueba de ello es que el 82% de las candidaturas femeninas son para la primera o segunda vicealcaldía.

Otra evidencia es que hay 19 cantones donde ninguna mujer presentó su nombre para ocupar la alcaldía.

Además, en Desamparados, la comunidad en la cual hay más partidos pujando por ese puesto (un total de 14), solo la fórmula de una agrupación es liderada por una mujer: la ingeniera Mariana Fernández Sing.

Fernández Sing, aspirante del Partido Republicano Social Cristiano, afirmó que es falso que sus congéneres sean apáticas con la política. “Hay mujeres. El problema es internamente en los partidos”, aseveró.

Partidos nacionales. Un análisis de datos hecho por La Nación deja al descubierto el sitio que ocupan las aspirantes femeninas para los partidos tradicionales.

Liberación Nacional (PLN), Unidad Social Cristiana (PUSC), Acción Ciudadana (PAC) y el Movimiento Libertario (ML) postularon, cada uno, entre 12 y 13 candidatas a la alcaldía, mientras les reservaron hasta 67 puestos para la vicealcaldía.

Otto Guevara, diputado del Movimiento Libertario, sostuvo que no es un tema de género, sino que corresponde a las asambleas cantonales la decisión de postular a una mujer o a un hombre.

“ Puede ser que no participen o que tienen menos tiempo en esto y por eso es más difícil. Las asambleas son soberanas para elegir a sus candidatos. Desconozco si la jerarquía del partido planea que más mujeres sean postuladas”, afirmó.

De las 116 candidatas a alcaldesa, poco más de una treintena posee alguna experiencia política en cargos como regidora, alcaldesa o síndica. No existe una diferencia con respecto a sus rivales varones en cuanto a preparación académica; la mayoría cuenta con estudios universitarios.

Para Eugenia Zamora, vicepresidenta del TSE, a pesar de la lucha por la paridad en las papeletas, aún falta mucho camino por recorrer en los partidos políticos.

“No estamos satisfechos y de allí que se avalen las propuestas legislativas que buscan no solo paridad vertical en las papeletas, sino también en el encabezamiento de las listas . El hecho de que falte camino por recorrer no demerita el resultado positivo y el espacio ganado desde 1996 ”, dijo.

Tendencia histórica. Al comparar las últimas tres elecciones municipales, en la del 2010 fue cuando más mujeres lograron una alcaldía, un total de 10. No obstante, el 80% de las candidaturas femeninas no prosperaron.

Mientras, en los comicios del 2002 y 2006 los cantones donde fracasaron más damas en su intento por convertirse en alcaldesa fueron Santa Cruz, Nandayure, La Unión, Matina, San José y Santa Cruz.

“Queda la duda de si, prescindiendo de las obligaciones legales, los partidos se preocuparían realmente por la paridad en la postulación”, enfatizó Zamora.