Gustavo Arias Retana. 1 octubre

En Costa Rica, casi 602.000 personas viven en cantones con rezagos importantes en su desarrollo social, principalmente en aspectos de seguridad, calidad del medio ambiente, derechos humanos, inclusión y acceso a la educación universitaria.

Se trata de 12 de cada 100 habitantes del país, quienes residen en los 14 municipios que obtuvieron una nota roja en el último Índice de Progreso Social (IPS) cantonal, dado a conocer este martes.

Talamanca y Matina, en Limón; Los Chiles y Upala, en Alajuela; Puntarenas, Parrita, Quepos, Garabito, Corredores, Golfito y Osa, en Puntarenas; y Nandayure, Carrillo y La Cruz, en Guanacaste; son los cantones que se ubicaron en los últimos lugares de ese ranking.

Y obtuvieron una nota roja porque en la calificación sumaron menos de 68 puntos –de 100 posibles–, que para el nivel de progreso de Costa Rica, ya es rezago.

Por el contrario, los municipios con una nota superior a 75 tienen niveles altos de progreso social y por ende, obtuvieron luz verde.

En esa categoría se encuentran como mejor ranqueados siete de los diez cantones heredianos: San Isidro, Santo Domingo, Heredia centro, San Pablo, Flores, Belén y Santa Bárbara, así como Pérez Zeledón Montes de Oca y Santa Ana, de San José, entre otros.

Mientras, "en amarillo están los cantones entre esos valores; que en general, tienen perfiles mixtos, con componentes con buen desempeño pero otros con rezagos. Por ejemplo, San José, muy bien en educación superior pero bajo en seguridad”, explicó Jaime García, director de Proyectos para Mesoamérica de Progreso Social Imperativo.

Esa organización junto con el Centro Latinoamericano para la Competitividad y Desarrollo Sostenible (CLACDS), del Incae, son los encargados de elaborar ese índice para este año y cuya última edición se había publicado en el 2016.

Ese estudio analiza 15 indicadores distintos y pone en cada uno una nota por cantón y al final saca un promedio para obtener las calificación finales.

Entre otras cosas, se analiza los avances en materia de necesidades humanas básicas, seguridad, vivienda, agua, nutrición, cuidados médicos, acceso a la educación superior, derechos personales, calidad del medio ambiente y acceso a la información y comunicaciones.

Al fondo de la tabla

Talamanca es el cantón peor ubicado en el índice, logró solo 62,84 puntos de 100 posibles. El cantón limonense también ocupó el último lugar en la versión anterior de la medición, publicada en 2016.

Ese penúltimo índice fue adaptado para ser comparado con el del 2019, pues para esta versión se eliminó algunos indicadores que se dejaron de medir en el país.

Bajo ese entendido, por provincia, el rezago se concentra en Puntarenas, ya que siete de sus once cantones, o sea el 63%, están en rojo.

En Guanacaste tres de los once municipios (el 27%) están en alerta, mientras que Limón y Alajuela tienen cada uno dos cantones en el grupo.

Heredia, San José y Cartago por el contrario, no presentan localidades entre los más problemáticos.

En 2016, el grupo de cantones en rezago lo integraron 17 cantones, 13 de ellos repitieron entre los peores evaluados de 2019, mientras que los cuatro restantes pasaron a estar en el grupo de progreso social medio. Esos cantones fueron: Turrialba, Santa Cruz, Puriscal, y San José.

El cantón que no estaba en 2016 en alerta y cayó en el grupo de rezago fue Garabito, de Puntarenas.

Geográficamente, los cantones fronterizos siguen presentando rezagos importantes: La Cruz, Upala y Los Chiles, en el norte; y Talamanca y Corredores, en el sur.

De los indicadores evaluados por el IPS, en el que en promedio salen peor evaluados los cantones en rezago es en el acceso a la educación superior. Logran en conjunto, una media de solo 33,8 puntos de 100. La peor calificación del grupo en ese parámetro la tiene Matina con una evaluación de 27,02.

En el que obtienen una mejor nota es en nutrición y cuidados médicos básicos, donde reportan en promedio 94,22 puntos. El cantón del grupo con la evaluación más baja en ese rubro es Los Chiles, con 91,51.

A los que les va mejor

Al otro lado del espectro hay 17 cantones que presentan un desarrollo social alto en el IPS cantonal 2019.

Ese es el caso de San Isidro, Santo Domingo, Heredia, San Pablo, Flores, Belén y Santa Bárbara, en Heredia; y Moravia, Pérez Zeledón, Montes de Oca y Santa Ana, en San José.

Así como, San Ramón, Sarchí y Zarcero, en Alajuela; y Alvarado, Paraíso y La Unión, en Cartago.

En conjunto en esas localidades viven cerca de 983.000 personas, es decir, 19 de cada 100 habitantes, según las estimaciones de población del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

San Isidro es el cantón mejor evaluado de la clasificación con un 79,91. Su nota más alta la registra en agua y saneamiento con un 97,98 y la más baja en acceso a la educación superior con un 47,25.

En 2016, el cantón herediano también obtuvo el primer lugar, pero con una calificación un poco menor: 79,39 puntos.

En 2016, el grupo de cantones de alto desarrollo lo integraron 13 cantones, todos repiten en 2019. Así ocurrió con San Isidro, Santo Domingo, Heredia, San Pablo, Flores, Belén, Moravia, Pérez Zeledón, Montes de Oca, Santa Ana, San Ramón, Zarcero y La Unión.

Los cambios más importantes

Si se comparan los resultados adaptados del 2016 con la medición 2019, los cantones que experimentaron un mayor avances fueron Turrubares (3,38 puntos más), Alvarado (3,18 más) y Liberia (2,61 más), mientras que los que más bajaron fueron Cañas (3,79 menos), Garabito (1,83 menos) y Buenos Aires (1,76 menos).

En total, 28 cantones reportaron disminuciones y 53 crecimientos, 24 de esos cantones crecieron menos de un punto, en cuatro años.