Irene Rodríguez. 13 febrero
Viajar y disfrutar de la compañía de uno mismo es una de las razones por las que algunas personas se deciden a una soltería de por vida. Fotografía: Shutterstock
Viajar y disfrutar de la compañía de uno mismo es una de las razones por las que algunas personas se deciden a una soltería de por vida. Fotografía: Shutterstock

“No hay mejor compañía que la propia, y la idea de tener una pareja es algo que para nada los emociona”. Quienes tienen esta consigna no son personas que sufrieron desilusiones amorosas y salieron lastimadas, por el contrario son hombres y mujeres que por elección propia decidieron permanecer solteros, pues aseguran que esa es la manera de sentirse plenos.

Un estudio de la Universidad Hebrea de Jerusalén recopiló encuestas, censos, tendencias y entrevistas a profundidad con gente de diferentes países y observó esta tendencia de soltería por convicción que, aunque no es mayoritaria, sí es creciente.

Por ejemplo, una encuesta del Centro de Estudios Pew de Estados Unidos indicó que uno de cada cinco adultos no se ve casándose ni conviviendo con una pareja. De ellos, el 60% tampoco se ve en una relación de pareja en la que se viva en casas separadas.

El estudio señala que en algunos países europeos las viviendas en las que solo vive una persona han aumentado en un 50% en los últimos 25 años.

“No, no se trata de gente que está en casa esperando a que llegue la persona indicada, tampoco personas que salieron desilusionadas después de un corazón roto o divorcio traumante, son individuos que eligen esto para su vida. Y no parecen cambiar de opinión, he entrevistado a personas de más de 65 años que nunca tuvieron pareja y dicen felizmente no quererla”, destacó en un comunicado Elyakim Kislev, investigador principal y quien recopiló sus hallazgos en el libro Happy Singlehood: The Rising Acceptance and Celebration of Solo Living (Soltería feliz: la creciente aceptación y celebración de vivir en solitario).

¿Cómo se hizo el estudio y qué encontró?
Las personas que optan por la soltería como modo de vida pasan más tiempo con sus amistades que muchas personas casadas. Fotografía: Shutterstock
Las personas que optan por la soltería como modo de vida pasan más tiempo con sus amistades que muchas personas casadas. Fotografía: Shutterstock

Para su investigación, Kislev y su equipo revisaron datos y encuestas en las que participaron 300.000 personas de 31 países. Analizaron las estadísticas de soltería en estos lugares y realizaron 150 entrevistas a profundidad.

Ellos encontraron, por ejemplo, que en Japón, el 30% de los hombres y el 26% de las mujeres no ven la soltería como una “parada” temporal antes del matrimonio; más bien es una decisión consciente, su “destino final”.

Los investigadores hallaron algo más: las personas solteras, especialmente quienes habían tomado esta decisión hace mucho tiempo, eran, de hecho, más activos socialmente que los sujetos de su misma edad que estaban casados. Los datos recavados indican que quienes están en “soltería por convicción” socializan un 45% más que los unidos en matrimonio o en una relación de hecho.

Pasa de forma similar con los divorciados o viudos que deciden no volver a tener una relación de pareja, ellos pasaban, respectivamente, 20% y 17% más tiempo con amigos y otros familiares que quienes estaban comprometidos sentimentalmente con alguien.

¿A qué se debe esto? Según Kislev, una de las explicaciones es que, al casarse, muchas personas entran a un llamado “matrimonio egoísta”, en donde las parejas se dedican tanto tiempo así mismas y a pasar tiempo juntos –y sin nadie más– que van cortando lazos con amigos y otros familiares. Como consecuencia, muchos matrimonios están más aislados y solitarios que los solteros.

“Estas parejas son como una isla y son menos proclives a participar en actividades sociales como visitar amigos, tener pasatiempos con otras personas o salir. En cambio, quienes disfrutan de su soltería se dedican a construir relaciones personales gratificantes y tienen una vida social más activa", enfatizó el especialista.

¿Es una tendencia el que haya más personas abrazando la soltería? Kislev asegura que no necesariamente hay más personas con este deseo, pero que en épocas anteriores las convenciones sociales empujaban a las personas a emparejarse aunque no lo quisieran. Y, aunque esto aún es así para algunas personas, cada vez hay más dispuestas a este estilo de vida.