Lucía Astorga. 6 junio
La Universidad de Costa Rica cuenta con un laboratorio para la docencia en cirugía mínimamente invasiva y la investigación del cáncer, con el cual se espera mejorar la calidad de vida de los pacientes. Foto: Rafael Pacheco
La Universidad de Costa Rica cuenta con un laboratorio para la docencia en cirugía mínimamente invasiva y la investigación del cáncer, con el cual se espera mejorar la calidad de vida de los pacientes. Foto: Rafael Pacheco

Un nuevo y moderno laboratorio en el que se espera descifrar las particularidades del cáncer en el país, desarrollar nuevas técnicas de diagnóstico temprano y generar formas de tratamiento especializado, funciona en la Universidad de Costa Rica (UCR).

El Laboratorio de Docencia en Cirugía y Cáncer (DCLab-UCR) se encuentra ubicado en la Ciudad de la Investigación en San Pedro de Montes de Oca, en un edificio recién construido de 2.850 m² y equipado con equipo de punta.

“La población costarricense se verá beneficiada al poder contar con personal en salud más capacitado y entrenado en materia de cirugía mínimamente invasiva pero también en el estudio del cáncer.

“Recordemos que en nuestro país el cáncer es la segunda causa de muerte y no distingue edad, género o condición socioeconómica. Por esa razón, su estudio es fundamental para nuestra universidad”, expresó Marlen León, vicerrectora de Docencia.

El laboratorio también cuenta con los instrumentos tecnológicos para que enfermeros y médicos realicen simulaciones en la práctica de cirugías mínimamente invasivas, que permitirían disminuir los posibles efectos secundarios en el paciente, así como facilitar y acelerar su recuperación.

Las obras requirieron una inversión superior a los $5.000.000 (unos ¢2.970 millones al tipo de cambio actual), financiados por un empréstito del Banco Mundial.

El laboratorio aún no está complemente operacional, ya que aún se están procesando una serie de permisos ante el Ministerio de Salud.

¿Cómo funcionará?
Las instalaciones están equipadas con moderno equipo que permite simular procedimientos quirúrgicos para entrenar a estudiantes, principalmente de posgrado y profesionales en salud. Foto: Rafael Pacheco
Las instalaciones están equipadas con moderno equipo que permite simular procedimientos quirúrgicos para entrenar a estudiantes, principalmente de posgrado y profesionales en salud. Foto: Rafael Pacheco

El laboratorio atenderá a voluntarios, remitidos por el servicio público de salud y diferentes centros de atención privada. Eso sí, aclaran que no son un centro de tratamiento, por lo que esta etapa se completaría por aparte.

“No nos vamos a meter a tratar a nadie, no vamos a competir con la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) que da servicios, ni con los consultores privados”, precisó Marco Antonio Zúñiga Montero, cirujano general y docente de la UCR.

A criterio del especialista, esta es la primera vez que los profesionales en el campo de la salud, cuenten con un apoyo tan directo de los investigadores para mejorar la calidad de vida de las personas y “hablar de nuestro cáncer”.

“Anteriormente poníamos esquemas de quimioterapia que afectaban al paciente (caída de cabello, vómitos, pérdida de peso y otros problemas gastrointestinales). Pero esa persona se murió y el tumor siguió vivo, porque esa quimio no era para ese tumor”, razonó.

Diagnósticos y tratamientos especializados
Las investigaciones que se esperan realizar en el laboratorio están enfocadas hacia brindar diagnósticos y tratamientos más especializados, que mejoren las posibilidades de las personas que sufren de cáncer. Foto: Rafael Pacheco
Las investigaciones que se esperan realizar en el laboratorio están enfocadas hacia brindar diagnósticos y tratamientos más especializados, que mejoren las posibilidades de las personas que sufren de cáncer. Foto: Rafael Pacheco

En el laboratorio se podrá investigar más a detalle las patologías oncológicas con mayor incidencia en Costa Rica, entre las cuales se encuentran el cáncer de mama, de próstata, colon, tiroides, gástrico y cérvico uterino.

Se espera que los estudios generen protocolos para una atención más especializada que permita prever la respuesta que tendrá el paciente a un determinado tratamiento. Otra de las metas es poder detectar a aquellas personas susceptibles a desarrollar tumores para hacer la intervención necesaria.

"Al inicio de este proyecto no vamos a ver tan tangible los resultados. No vamos a decirle a la gente haga fila ahí afuera para diagnosticarlo, no se trata de eso. Se trata de que aquellas personas voluntarias van a tener la posibilidad de contar con un diagnóstico temprano, personalizado.

“A nosotros nos va a permitir hacer un prototipo, por ejemplo, de una persona que tiene cáncer de cérvix inicial o avanzado; que se debería de tratar de cierta forma o se tendrían que realizar determinadas pruebas”, señaló Yamileth Angulo Ugalde, directora del laboratorio.

De acuerdo con el centro universitario, se presentó ante la presidencia ejecutiva de la CCSS, una propuesta de convenio entre el DCLab-UCR y la institución de salud pública, para que los modelos de diagnóstico personalizados de cáncer, sean entregados al sector público, una vez que estén finalizados.

La Nación consultó a la oficina de prensa de la CCSS sobre el estado de esta propuesta y si bien indicaron que se gestionaría la solicitud, al cierre de esta nota aún no se había obtenido respuesta.

Enfoque integral e interdisciplinario
Se espera integrar un equipo interdisciplinario que permita analizar distintas aristas del cáncer para encontrar mejores soluciones. Foto: Rafael Pacheco
Se espera integrar un equipo interdisciplinario que permita analizar distintas aristas del cáncer para encontrar mejores soluciones. Foto: Rafael Pacheco

Uno de los elementos más llamativos del laboratorio es su enfoque interdisciplinario. En la búsqueda para encontrar las respuestas para tratar el cáncer trabajan no solo médicos, enfermeros o microbiólogos, también ingenieros eléctricos e informáticos.

Además esperan sumar otros profesionales de distintas ramas como la física, nutrición, psicología y demás, para buscar respuestas integrales.

Pero, ¿cómo se articulan estos perfiles tan diferentes? Cuando el paciente llega a la plataforma de cirugía mínimamente invasiva, el médico a cargo y su equipo puede proporcionar a los distintos investigadores un elemento de gran valor: el acceso a muestras.

“Las muestras que ellos toman a través de cirugías y biopsias, las llevamos al laboratorio y ahí podemos hacer todo el diagnóstico molecular, es decir, buscar los marcadores que digan si un paciente va a responder o no a tal quimioterapia, por ejemplo”, detalló Rodrigo Mora Rodríguez, investigador en cáncer y virología de la UCR.

De estas muestras se puede obtener gran información que puede ser procesada desde distintas ramas. El especialista incluso espera que a futuro se pueda contar con un banco de tejidos, para así identificar marcadores más específicos de la población costarricense.

Este acceso a muestras también permitiría superar otra barrera, que según Rodríguez, han enfrentado los investigadores.

“Como es tan difícil inscribir proyectos con la Caja, el acceso a muestras ha sido muy limitado. Entonces, nuestra investigación se ha limitado mucho a líneas celulares, que esos son células que uno compra comercialmente, que crecen en el laboratorio constantemente y uno estudia procesos de cáncer similares con eso.

“Pero, esas líneas celulares no reflejan en realidad la heterogeneidad que tiene un tumor y el comportamiento. Por eso, el acceso a estas muestras representa una oportunidad inmensa para investigación del cáncer en el país”, señaló.