Salud

Ciencia busca dilucidar rara hepatitis en niños mientras casos se extienden por 11 países

Especialistas recalcan que enfermedad es muy poco frecuente y se ven de forma aislada, pero sus manifestaciones graves en niños previamente sanos llevan a investigar

La rara hepatitis que se desarrolla en niños previamente sanos y que en ocasiones desencadena síntomas agresivos ya está presente en 11 países de Europa, Asia y América. Un reporte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) divulgado este fin de semana señala que al 23 de abril se habían diagnosticado 169 casos. De ellos, 17 (el 10%) necesitaron un trasplante de hígado y al menos un menor de edad falleció producto de las complicaciones de la enfermedad.

“Todavía no está claro si se trata de un aumento de los casos de hepatitis o si más bien el aumento en la alerta haya hecho que se detecten casos que normalmente no se habrían detectado”, aclara el reporte.

Los países que ya han confirmado la presencia de la enfermedad son Reino Unido (114 pacientes), España (13), Israel (12), Estados Unidos (9), Dinamarca (6), Irlanda (5), Países Bajos (4), Italia (4), Noruega (2), Francia (2), Rumanía (1) y Bélgica (1). El rango de edades varía entre los 6 meses y los 16 años, pero la mayoría se concentra entre los 2 y los 5 años.

¿Qué se ve en estos niños? El síndrome clínico, según la OMS, consiste en hepatitis aguda (es decir, inflamación del hígado) además de una elevada cantidad de enzimas hepáticas. Muchos de estos pacientes muestran síntomas gastrointestinales como dolor abdominal, diarrea y vómito. La mayoría de los casos no presenta fiebre.

De momento, solo dos casos en Reino Unido están vinculados, es decir, proceden de menores que estuvieron en contacto antes de desarrollar síntomas. Los demás son casos dispersos. Los viajes internacionales tampoco parecen estar ligados a la aparición de esta enfermedad.

Pese a que esta hepatitis está presente en casos muy aislados, sus síntomas en una minoría de los pacientes sí preocupan a los especialistas.

“Si se han tenido niños en estado crítico, para que se haga un trasplante de hígado en algunos y se les someta a medicamentos inmunosupresores de por vida es porque no había otra opción”, señaló el profesor de Enfermería y divulgador científico John Campbell.

Una de las cosas que más llaman la atención a quienes estudian la enfermedad es que ninguno de estos casos respondió a uno de los cinco virus tradicionalmente ligados a la hepatitis: A, B, C, D o E. Todas las pruebas dieron negativas a ellas. Esto todavía es considerado dentro de lo normal, puesto que la inflamación en el hígado también puede darse por bacterias, intoxicaciones u otros virus.

Desde el pasado 15 de abril, fecha en la que se dio la primera alerta, la hipótesis principal ha sido un grupo de virus llamados adenovirus, que en su mayoría causan síntomas parecidos al catarro u infecciones respiratorias. Su transmisión ocurre de la misma forma que otros virus respiratorios.

Sin embargo, esta enfermedad se ha ligado a un adenovirus específico, el 41, caracterizado por causar gastroenteritis. En casos muy excepcionales, los adenovirus pueden causar una hepatitis fulminante.

Sin embargo, el reporte de la OMS tiene algunas reservas sobre esta hipótesis (aunque sí la considera posible) e indica que se están estudiando otras causas.

“Aunque el adenovirus actualmente es una hipótesis de la causa, no necesariamente explica la severidad de las manifestaciones clínicas. La infección con el tipo 41 no se ha vinculado anteriormente a esas presentaciones clínicas. (...) Sí se han tenido casos de hepatitis en niños inmunocomprometidos y con infección de adenovirus, pero el tipo 41 no se ha asociado con hepatitis en niños saludables”, subraya el informe.

¿Entonces por qué se considera este virus? Porque se ha visto en 74 casos a los que se les han hecho pruebas moleculares. Además, SARS-CoV-2, el virus causante de la covid-19 se ha encontrado en 20 casos. Aún más: 19 pacientes tenían coinfección de adenovirus y SARS-CoV-2.

Reino Unido, el lugar donde se ha dado la mayor incidencia ha observado un incremento de infecciones en adenovirus en su población, particularmente en niños. Los Países Bajos también han mostrado mayor circulación.

“No obstante, dado el refuerzo de exámenes de laboratorio para adenovirus, esto podría representar la identificación de síntomas muy raros que se dan a niveles tan bajos que antes no se detectaban y ahora se detectan porque se están haciendo más pruebas”, señala la OMS.

Se están buscando otra explicaciones, como el que sea causado por un virus nuevo o que sea una rara manifestación de la covid-19. También existe la posibilidad de que no todos los casos respondan a una misma causa y que se hayan juntado, en una misma ventana de tiempo, casos con las mismas características, pero diferentes orígenes.

La OMS sí deja claro que esto no es causado por las vacunas contra la covid-19. “La vasta mayoría de los niños no había recibido una sola dosis de la vacuna, la mayoría de ellos ni siquiera están en edad de vacunación”.

Lo principal, de acuerdo con los especialistas internacionales, es mantener la calma y estar pendientes de nuevas informaciones. Esta enfermedad hasta el momento ha atacado a muy pocos niños, por lo que el riesgo de un desarrollo tan grave es muy bajo.

Sin embargo, también se pide estar atento a estos síntomas para así buscar ayuda, entre más temprana sea la detección mejor será el tratamiento.

  • Dolor abdominal
  • Vómito
  • Diarrea
  • Piel y mucosas de color amarillento
  • Comenzón
  • Coloración oscura de la orina
  • Heces con poca pigmentación
  • Edad del menor: en la mayoría de los casos se presenta en menores de seis años, pero se ha visto en menores de seis meses e incluso en un par de adolescentes de 16 años.

Las medidas de prevención del adenovirus incluyen el lavado riguroso de manos, la limpieza de alimentos y, al tratarse de un virus respiratorio, también funcionan las medidas ya conocidas contra la covid-19: distanciamiento físico, mascarilla bien colocada (en los mayores de dos años), y evitar salir de casa cuando se tenga síntomas.

Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.