Édgar Chinchilla, corresponsal. 7 mayo
Los testigos afirman que el sábado comenzaron a aparecer cientos de peces muertos, entre ellos los llamados barbudos, guapote, tilapia, machaca, anguilas y sardinas. Fotos: Édgar Chinchilla, corresponsal GN
Los testigos afirman que el sábado comenzaron a aparecer cientos de peces muertos, entre ellos los llamados barbudos, guapote, tilapia, machaca, anguilas y sardinas. Fotos: Édgar Chinchilla, corresponsal GN

Los vecinos de Puerto Escondido de Pital de San Carlos están muy preocupados por la contaminación de la quebrada San Pedro, que provocó la muerte de miles de peces en los últimos días.

Aunque sostienen que desde Semana Santa han notado el cambio de color del agua, fue hasta el viernes pasado que el problema se agravó.

El agua se puso primero como celeste y luego verde, según dijeron los lugareños.

Los testigos afirman que el sábado comenzaron a aparecer cientos de peces muertos, entre ellos los llamados barbudos, guapotes, tilapias, machacas, anguilas y sardinas.

Aparte del daño ambiental, los ganaderos de la zona también dicen que se han visto afectados, ya que el ganado no consume el agua de la quebrada.

“El olor es insoportable, ya empiezan a verse brotes de moscas y zancudos, este es un problema de salud pública”, manifestó Jetty Víquez, vecina del lugar.

Gerardo Carranza, miembro del Comité de Seguridad Comunitaria de Puerto Escondido, dijo que sospechan que la contaminación la estaría provocando una de las empacadoras de piña cercanas a la quebrada.

Gerardo Carranza, miembro del Comité de Seguridad Comunitaria de Puerto Escondido, se mostró preocupado por lo que está sucediendo en el lugar. Édgar Chinchilla, corresponsal GN
Gerardo Carranza, miembro del Comité de Seguridad Comunitaria de Puerto Escondido, se mostró preocupado por lo que está sucediendo en el lugar. Édgar Chinchilla, corresponsal GN

“Estamos pidiendo a las autoridades que vengan y hagan una inspección e identifiquen a los responsables”, señaló Carranza.

Los vecinos presentaron este lunes la denuncia ante el Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) y el Ministerio de Salud y esperan que las autoridades se manifiesten lo antes posible.