Silvia Artavia. 16 enero, 2018
Uno de los consejos de los especialistas es que el destino turístico les permita a los animales disfrutar libremente de su comportamiento. Foto: Shutterstock.
Uno de los consejos de los especialistas es que el destino turístico les permita a los animales disfrutar libremente de su comportamiento. Foto: Shutterstock.

Mateo tiene ocho años y conoce buena parte de Costa Rica. Disfruta tanto de un chapuzón en el mar de playa Santa Teresa, en Puntarenas, como de una caminata en Río Celeste, en el cantón de Guatuso, zona norte. Un vida particularmente activa para un perro.

Marvin Acuña Ortega y María del Rocío Martínez Castillo, vecinos de Guayabos de Curridabat, son los dueños de este Jack Russell Terrier, que los acompaña a todos sus paseos dentro de nuestras fronteras.

Aunque su espíritu aventurero los lleva regularmente a otras latitudes, ambos tienen claro que salir del país con una mascota no es cosa fácil. Por eso, prefieren viajar con él localmente.

¿Qué fue lo primero que se plantearon cuando decidieron vacacionar con su perro? Que estuviera adiestrado, en toda la capacidad de acatar instrucciones, no solo para garantizar el bienestar del animal, sino para no incomodar a los demás vacacionistas.

“Andar de paseo con un perro significa sacrificio. En principio, debe ser socialmente adaptable, porque uno debe partir de que a muchas personas no les gustan las mascotas, y hay que ubicarse. Por esa misma razón, cuando compramos a Mateo procuramos que fuera una raza que se pudiera entrenar fácilmente”, aseguró Martínez.

Aunque pocos, en Costa Rica existen lugares turísticos especializados en la atención de mascotas; hoteles, principalmente, y un catálogo un poco más variado de comercios, como restaurantes, donde los animales son bienvenidos.

No obstante, prosiguió Martínez, no se vuelve tan complicado hospedarse en hoteles que no sean especializados en animales, siempre y cuando los amos asuman la responsabilidad absoluta de sus mascotas.

“Uno tiene que ser formal con los dueños de los lugares donde se hospeda. Ya sabemos que, por ningún motivo, el perro puede quedar solo en la habitación, que no puede andar suelto por el hotel y que debemos hacernos responsables por recoger cuando hace sus necesidades”, agregó la dueña.

Marvin Acuña Ortega y María del Rocío Martínez Castillo, vecinos de Guayabos de Curridabat, van a todos sus paseos dentro del país con Mateo, un Jack Russell Terrier de ocho años. Foto: María del Rocío Martínez para LN.
Marvin Acuña Ortega y María del Rocío Martínez Castillo, vecinos de Guayabos de Curridabat, van a todos sus paseos dentro del país con Mateo, un Jack Russell Terrier de ocho años. Foto: María del Rocío Martínez para LN.
El adiestramiento es clave

En todo caso, la fórmula del éxito para pasear con una mascota es que esta comprenda los comandos básicos de obediencia, tales como “quieto”, “sentado” y “mírame”, afirmó David Peiró, especialista en comportamiento canino y director de la Fundación Fogaus.

Pero, ¿cómo lograrlo si mi perro no ha sido adiestrado por un especialista, como es el caso de Mateo? Aunque lo óptimo es el entrenamiento profesional, enfatizó el experto, los amos pueden ir dando ciertos pasos por sí mismos.

“Por ejemplo, cuando estás en casa, cada vez que digas su nombre y el perro venga hacia ti, le das algo de comer muy rico. Que entienda que siempre tendrá una rica recompensa por atender al llamado. Eso será solo al principio. Luego se le volverá costumbre y ya no será necesario premiarlo”, expresó Peiró.

Para el experto, es fundamental detectar cuál es la motivación del perro, porque no necesariamente debe ser la comida; puede ser una bola u otro juguete.

Otra de las principales recomendaciones de Peiró es ser claro con la mascota al darle los comandos.

“Llamarlo a que se acerque siempre tiene que ser algo bueno. Si hay que regañarlo o atraparlo, tienes que ir hasta donde está el”, agregó el especialista.

Pensar en ellos como en nosotros

¿Y cómo escoger el destino para pasear con nuestra mascota? Lo primero por considerar es que sea un sitio donde se le permita al animal disfrutar libremente de su comportamiento, consideró Sofía Herra, fundadora de Amo Pro Bienestar Animal.

“Siempre debemos pensar en no exponerlos a nada a lo que no nos expondríamos nosotros. Si sabemos que es un lugar donde no los van a tratar bien, entonces mejor desistir de llevarlos”, aclaró la veterinaria.

Otra de las recomendaciones es tomar en cuenta la raza del perro, pues algunas son más tolerantes que otras al calor y a la actividad física. Foto: María del Rocío Martínez para LN.
Otra de las recomendaciones es tomar en cuenta la raza del perro, pues algunas son más tolerantes que otras al calor y a la actividad física. Foto: María del Rocío Martínez para LN.

En ese sentido, la especialista compartió una serie de recomendaciones a la hora de llevar a una mascota de paseo:

  • Conozca la raza y sus límites. Si tiene un Bulldog, Bulldog Francés, Pug o Boston Terrier, evite los lugares demasiado calientes y no los fuerce a realizar demasiada mucha física, pues a ellos les cuesta más respirar.
  • La mascota siempre debe andar identificada. Póngale el nombre en el collar o pechera.
  • Para caminar, prefiera la pechera al collar. De esta manera, cuida áreas como el cuello y la tráquea.
  • Para evitar pulgas o garrapatas, dele una pastilla contra parásitos antes de salir de casa.
  • Vigile su alimentación como siempre. Que solo consuma alimento; así evita malestares estomacales como una indigestión o gastritis aguda.
  • Hidrátelo constantemente. Proporciónele bastante agua, sobre todo si está en clima caliente. En esos casos, se recomienda agregar hielo al líquido. Recuerde que, como los humanos, los animales también pueden sufrir golpes de calor.
  • Cuídelo del sol. Si está en la playa y la arena está muy caliente, no lo obligue a caminar sobre ella. Piense siempre que sea una temperatura tolerable para usted. Tampoco lo exponga a las radiaciones más pesadas, entre 10 a. m. y 2 p. m. Si es necesario, aplíquele bloqueador en áreas sensibles como la nariz.
Si va a la playa, trate de no exponerlos a la hora en que son más fuertes las radiaciones solares, entre las 10 a. m. y las 2 p. m. Foto: María del Rocío Martínez para LN.
Si va a la playa, trate de no exponerlos a la hora en que son más fuertes las radiaciones solares, entre las 10 a. m. y las 2 p. m. Foto: María del Rocío Martínez para LN.

En cuanto a dónde hospedarse, los siguientes son algunos hoteles amigables con las mascotas, luego de una consulta realizada por La Nación a la Cámara Nacional de Turismo (Canatur):

Lugar Ubicación Contactos
Apartotel & Suites Villas del Río San Rafael de Escazú 4002-2400, reservation@villasdelrio.com
Hotel Colinas del Sol Atenas, Alajuela +506 2446-4244, 2446-5803, info@hotelcolinasdesol.com
Pacific Trade Winds Nuevo Arenal, Tilarán, Guanacaste 2694-0400 extensión 211, carlos.golcher@pacifictradewinds.com
Hotel Cacts Paseo Colón, San José 2233-0486, 2221-2928, 2221-6546, hcacts@racsa.co.cr
Hotel Blue River Resort El Gavilán de Dos Ríos, Upala 2206-5706, 2206-5506, info@bluerivercr.com
Organic Paradise Tour Chilamate, La Virgen, Sarapiquí 8372-0111, 2761-0706, info@organicparadisetour.com
Gaia Hotel & Reserve Manuel Antonio, Puntarenas 2777-9797, sandys@gaiahr.com
También merecen viajar cómodos y seguros

Tanto como nos preocupamos por viajar a gusto y seguros cuando vamos de paseo, debemos intentar proveer condiciones similares a nuestras mascotas.

Los especialistas recomiendan dos maneras de trasladarlas. Una es el kennel o caja transportadora, que funciona cuando van dentro del vehículo o cuando los sacamos de este. La otra es el cinturón de seguridad, cuando se va en carretera.

“Ellos son animales de cueva, como los lobos. Entonces, el tema del territorio es muy importante para ellos. Por eso se recomienda el kennel, no solo para pasear sino para cuando están en casa, porque ese es su territorio”, comentó David Peiró, especialista en comportamiento canino y director de la Fundación Fogaus.

Cómpreles pechera y sujételos al cinturón de seguridad. Zumba es una de las perritas oficiales de Amo Pro Bienestar Animal. Foto: Sofía Herra para LN.
Cómpreles pechera y sujételos al cinturón de seguridad. Zumba es una de las perritas oficiales de Amo Pro Bienestar Animal. Foto: Sofía Herra para LN.

En el caso del cinturón de seguridad, existen accesorios especiales, como pecheras, para sujetarlos a este de manera segura.

“A una velocidad de 50 kilómetros por hora, el impacto de un animal cuyo peso sean unos 10 kilos, puede equivaler a un golpe de hasta 300 kilos. Por eso es tan importante llevarlos seguros; no solo por ellos sino por el resto de pasajeros”, advirtió Sofía Herra, veterinaria y fundadora de Amo Pro Bienestar Animal.

Recuerde, además, que está prohibido llevarlos en los regazos. La Ley de Tránsito multa con ¢103.697 al conductor que lo haga.

Según la especialista, tampoco se recomienda dejar a las mascotas en el carro si se hace alguna parada en el camino. Lo óptimo es que salgan con los amos y, de paso, que aprovechen para caminar y liberar energía.