Lucía Astorga. 25 julio
Harys Regidor, presidente ejecutivo del Inder, y la alcaldesa de Santa Cruz, María Rosa López, firmaron el convenio para crear un Centro de Recuperación de Residuos Valorizables, en el cantón guanacasteco. Fotos: Mayela López
Harys Regidor, presidente ejecutivo del Inder, y la alcaldesa de Santa Cruz, María Rosa López, firmaron el convenio para crear un Centro de Recuperación de Residuos Valorizables, en el cantón guanacasteco. Fotos: Mayela López

El cantón de Santa Cruz, Guanacaste, recibió este jueves una inversión de ¢201 millones para la construcción de un centro especializado en separación de los residuos sólidos ordinarios, que generen las distintas comunidades de la zona.

La iniciativa es impulsada por la Municipalidad de Santa Cruz y financiada por el Instituto de Desarrollo Rural (Inder); para tal efecto, ambas instituciones firmaron este jueves un convenio, durante la sesión de Consejo de Gobierno que se realizó en Nicoya.

El documento cuenta con las rúbricas de Harys Regidor, presidente ejecutivo del Inder, y de la alcaldesa de Santa Cruz, María Rosa López.

El Centro de Recuperación de Residuos Valorizables formará parte del proyecto ‘Parque Tecnológico Ambiental’, con el que se busca dar una manejo integral a los residuos sólidos ordinarios generados en Santa Cruz, por las viviendas, comercios, gobierno local y demás sectores. Se ubica entre las comunidades de Bernabela y Cacao.

Este relleno sanitario también brinda el servicio de disposición de los residuos sólidos a los cantones de Carrillo, Nicoya, Nandayure, Hojancha y a entes autorizados por el Ministerio de Salud en la recolección de residuos sólidos en la provincia de Guanacaste.

La estructura que se piensa construir en las inmediaciones del Parque sería de 495 m², en un terreno municipal de 877 m², según Regidor.

Se espera que la iniciativa beneficie a 525 familias de las comunidades aledañas, según las autoridades involucradas. Pero no solo por el manejo integral que se haría por los residuos, sino también por la generación de empleo, considerando que el centro será administrativo por los vecinos del cantón.

Hasta el momento no se tiene una fecha definida para el inicio de las obras, pero de acuerdo con el jerarca del Inder, tendrán que iniciar antes de que finalice el año.

¿Cómo funcionará?

La idea es que el centro permita dar un mejor tratamiento a los desechos, por medio de la separación entre residuos sólidos no aprovechables y los valorizables. Estos últimos corresponden a materiales como cartón, aluminio y plástico.

Al centro únicamente se llevarán los residuos sólidos valorizables para los cuales existirá recolección selectiva por ruta y día. Los camiones llegarán cargados al área de descarga del centro y depositarán los materiales.

En las instalaciones, los residuos serán clasificados por tipo; también se prevé darles un tratamiento inicial para reducir volumen y facilitar su manipulación. Seguidamente, se pesarán para su comercialización, prolongando así el ciclo de uso.

El centro también contará con las facilidades para la implementación de un programa de educación ambiental, que estará a cargo de la municipalidad.

Acciones similares

Pero Santa Cruz no es el único cantón que ya cuenta con un ‘Parque Tecnológico Ambiental’.

El pasado 10 de julio el Inder amplió un convenio ya existente con las Municipalidades de Siquirres y Guácimo, para la adquisición de dos camiones encargados de recolectar exclusivamente residuos reciclables.

Lo anterior como parte del proyecto ‘Parque Tecnológico Socio Ambiental del Territorio Rural Siquirres-Guácimo’, conocido como Patesa.

“Esta es una alternativa regional para la recolección y selección de residuos valorizables, que incluye un programa de educación ambiental, procesos de separación de fuente y recolección de residuos reutilizables, incluye también un centro de Transferencia Tecnológica ambiental, plantas de producción de abono orgánico y hasta viveros para mitigar el impacto del carbono”, indica un comunicado de prensa.

Para la compra de los camiones se acordó una transferencia de ¢33 millones del Inder al Municipio de Guácimo, mientras que el gobierno local puso una contrapartida de ¢34 millones.

Durante la primera etapa del proyecto se invirtieron ¢464 millones, de los cuáles el Inder aportó ¢169 millones; la Municipalidad de Siquirres, ¢162 millones, y la de Guácimo, ¢133 millones.