Veterinarios y Senasa admiten que norma que regula eventos taurinos carece de medidas específicas para garantizar el bienestar de toros y equinos.

Por: Silvia Artavia Hace 6 días
Al menos tres lazadores, a caballo, intervienen en una corrida. Fotografía ilustrativa de una corrida en el redondel de Zapote, en el 2014. José Cordero.
Al menos tres lazadores, a caballo, intervienen en una corrida. Fotografía ilustrativa de una corrida en el redondel de Zapote, en el 2014. José Cordero.

Un caballo corriendo por todo el redondel, ensangrentado, mientras el público, asombrado ante la dantesca escena, rompe en gritos. De fondo, música de fiesta.

El equino que tuvo que ser sacrificado tras la cornada de un toro en las fiestas de Zapote, el pasado domingo 7 de enero, lanzó al ruedo la eterna interrogante que suponen las actividades de este tipo en todo el mundo: ¿cultura popular o maltrato animal?

A este debate se suma una reglamentación que, aunque fue creada para regular las corridas y montas de toros, poco ahonda sobre el manejo responsable que debe dárseles a los animales involucrados en estos eventos, consideran algunos veterinarios y especialistas en el área consultados por La Nación.

“La exhibición de animales en espectáculos públicos, como circos, la cubre la Ley de Vida Silvestre. En cuanto a los animales domésticos, las exposiciones caninas están reguladas por la Ley de Bienestar Animal. Incluso en el tema de topes, hay un reglamento de cómo se debe proceder. Sin embargo, la normativa para actividades taurinas necesita actualizarse”, afirmó Juan Carlos Murillo, presidente del Colegio de Médicos Veterinarios de Costa Rica.

Si bien la Ley de Bienestar Animal protege, en general, a todas las especies, esta se enfoca en animales de compañía, como perros y gatos.

La recomendación del Colegio de Médicos Veterinarios es que se revise la normativa existente para incorporar los elementos que garanticen la protección de los animales en estos eventos. Juan Carlos Murillo, presidente del Colegio de Médicos Veterinarios de Costa Rica.

Muere caballo 🐎 en las corridas de toros, lastimosamente los medios no cubren eso por que me imagino que mala publicidad. Por lo menos debería velarse por la seguridad de los animales que no están trabajando ahí por gusto.

Posted by Allan Andres on Sunday, January 7, 2018
Reglamentación obsoleta

Por el momento, el único instrumento especializado en la materia es el Reglamento de Actividades Taurinas Nº 34489, creado en 1989 y reformado en el 2008.

Esta normativa dicta acciones concretas con respecto a la seguridad que deben proveer los organizadores al público que asiste a estos eventos, así como a los toreros y montadores. Sin embargo, no especifica cuáles son las condiciones básicas que deben proveérseles a los animales que participan en estas actividades, de manera que se garanticen su integridad y sus derechos.

Por ese motivo, aseveró el representante del ente profesional, urge renovar la legislación existente sobre esa materia.

El mismo sentir tiene Mauricio Jiménez, director del Hospital de Especies Menores y Silvestres de la Universidad Nacional (UNA), quien dijo que es necesario establecer un protocolo de atención de emergencias en los redondeles.

“Debemos velar por una mejor cultura de bienestar animal en estos lugares. Antes de arrancar una corrida, se deben decir cuáles son las reglas con respecto al manejo de los animales, y tratar de hacer conciencia entre los toreros de por qué no deben golpear y lastimar a los toros”, afirmó.

Debe haber un protocolo de emergencias para los animales que participan en corridas y montas, porque ellos son un trabajador más del redondel, como el resto de personas que laboran en esos espectáculos. Mauricio Jiménez, director del Hospital de Especies Menores y Silvestres de la Universidad Nacional.
Las partes implicadas

El reto de llevar a cabo una corrida o monta responsable es una ecuación en la que intervienen una serie de actores. Por un lado, está el organizador de la actividad; por otro, el ganadero, quien alquila los toros y aporta los caballos con sus lazadores.

La otra parte de la fórmula la complementa el Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa), que debe garantizar el bienestar de las especies involucradas.

El mismo director de Senasa, Bernardo Jaén, es consciente de que el Reglamento de Actividades Taurinas no es específico en relación con el resguardo de toros y caballos en corridas y montas.

Senasa vela por que el animal sea bien manipulado, que no esté herido, que la infraestructura donde lo tengan sea la adecuada…. Eso no está escrito exactamente en la ley; está en otros términos. Bernardo Jaén, director de Senasa.

Asimismo, admitió que los toros, más que los caballos, son los más amparados por la reglamentación.

“La normativa no habla sobre el manejo de caballos dentro del redondel. Por ejemplo, la distancia que debe haber entre ellos y el toro, la indumentaria que deben usar”, explicó el funcionario.

No obstante, enfatizó Jaén, siempre hay un regente veterinario de Senasa en cada corrida, quien da fe del bienestar de los animales y atiende accidentes.

El Reglamento de Actividades Taurinas se refiere a la seguridad que deben tener los toreros y el público. Fotografía ilustrativa. Zapote, 2015. Jorge Navarro.
El Reglamento de Actividades Taurinas se refiere a la seguridad que deben tener los toreros y el público. Fotografía ilustrativa. Zapote, 2015. Jorge Navarro.

En este panorama, surge una interrogante: ¿es Senasa la única responsable del resguardo de los animales?

Warner Bolaños, administrador del redondel de Zapote, consideró que el protocolo de seguridad de los organizadores está representado por el regente veterinario.

Nosotros no administramos animales. Nos venden un servicio: caballos y ganado. En caso de que un animal se lesione, siempre está el veterinario regente a cargo, pero el cuido, en general, le corresponde al ganadero. Warner Bolaños, administrador del redondel de Zapote.
Medidas de protección

En otros países, como en España, los equinos empleados en actividades taurinas se protegen con unas cubiertas llamadas petos, las cuales evitan cornadas en la parte toráxica del animal.

No obstante, aseguran los organizadores de las corridas, en nuestro país no se utilizan porque ello le restaría velocidad al caballo.

“Los petos no sirven para enlazar los toros acá. Se usan cuando se van a sangrar.

El caballo que utiliza peto es un animal lento, que espera el golpe del toro. Si se les pusiera peto a los caballos de aquí, no podrían ser rápidos (para escapar del toro). La montura que usan debe ser ágil”, comentó Roberto Hidalgo, organizador de montas y corridas.

Con respecto a un protocolo de seguridad para los animales en estos eventos, no veo un norte mas allá que no sea que los caballo sean ágiles y los lazadores, conocedores. Roberto Hidalgo, organizador de montas de toros.

Según dijo Hidalgo, en las actividades de este tipo realizadas en el país, se emplean dos tipos de toros: los de casta, como algunos de Zapote, y los criollos, muy comunes en Guanacaste.

“La mayoría de toros bravos que se usan en Zapote se ensañan con la presa, su bravura los hace atacar todo. En cambio, el toro bravo de Guanacaste normalmente reconoce al caballo como un animal de su sitio”, agregó el experto.

Justo el domingo, cuando el caballo sufrió la cornada en el redondel de Zapote, la organización Save Movement Costa Rica se manifestó en contra de las corridas. Foto tomada del Facebook de la entidad.
Justo el domingo, cuando el caballo sufrió la cornada en el redondel de Zapote, la organización Save Movement Costa Rica se manifestó en contra de las corridas. Foto tomada del Facebook de la entidad.
Un reto de educación

En tierras guanacastecas, donde la monta es base de la cultura popular, trabaja Karla Carvajal, veterinaria regente independiente. Ella valora a los toros antes de las corridas en sitios como Tamarindo y Tempate, en el cantón de Santa Cruz.

Además de compartir el mismo criterio de sus colegas médicos veterinarios –en el sentido de que urge reformar la ley– la especialista consideró primordial llamar al trabajo conjunto de todos los sectores involucrados.

Entre estos, enumeró la profesional, municipalidades, comisiones, veterinarios, montadores, ganaderos e improvisados.

“Los regentes veterinarios somos asesores; la máxima autoridad es Senasa. A veces, por falta de personal de esta autoridad, no contamos con este apoyo, y el machismo y el licor, típicos en esos eventos, complican el escenario, repercutiendo en maltrato animal”, sentenció la experta.

Entre otros aspectos, los regentes revisan que los ejemplares hayan sido criados y transportados responsablemente. Por ejemplo, que no hayan viajado hacinados en el camión que los trasladó a la corrida, y que estén debidamente alimentados e hidratados.

También se encargan de hacer cumplir la normativa de uso de espuelas, la cual es enfática que en estas no deben dañar al montador ni al animal.

Asimismo, fiscalizan que no haya elementos peligrosos en el redondel, tales como vidrios o palos, que atenten contra los toros.

Adicionalmente, vigilan que los animales no sean heridos por los improvisados –quienes a veces patean a los toros– o los espectadores –que, usualmente, disfrutan tirándoles objetos a los animales; entre estos, botellas de vidrio–.

Senasa preparó un fuerte operativo para velar por la protección de los caballos que asistan al tope de Palmares este jueves 11 de enero. Fotografía del 2010. Eyleen Vargas.
Senasa preparó un fuerte operativo para velar por la protección de los caballos que asistan al tope de Palmares este jueves 11 de enero. Fotografía del 2010. Eyleen Vargas.

Ante hechos de ese tipo, la posición de organismos internacionales con presencia en Costa Rica, como Protección Animal Mundial, es contundente.

“Lamentamos que sigan existiendo espectáculos en donde se someta a un animal a altos niveles de estrés para divertir a las personas y para generar ganancias. Las corridas de toros son una práctica anticuada, sin cabida en una sociedad moderna que defiende el bienestar de los animales, como lo es Costa Rica”, fustigó la organización tras una consulta planteada por este medio.


Etiquetado como: